Diputados 845x117

Jueves, 21 Octubre 2010 22:47

Todos los que matan a Mariano

Escrito por Ignacio González Lowy
Por Ignacio González Lowy - Llamativas coincidencias con lo que ya habíamos planteado en “¿Todos? los que matan a Matías”. Las patotas sindicales se cobraron una vida y éste, como todo crimen político, tiene muchos responsables y explicaciones. Los negocios y las traiciones, las fisuras del discurso nacypop.

 

La lucha de los trabajadores ferroviarios tercerizados viene de hace tiempo. Ya en mayo algunos habían sido despedidos por las empresas de cartón que se inventan para contratar obreros (para limpieza, control de boletos, mantenimiento de vías, corte de pasto, reparaciones de cabinas…) pagándoles la mitad del sueldo que cobran sus compañeros, garantizándoles menos de la mitad de los derechos laborales que a los demás les reconocen, y llevando las condiciones de flexibilización laboral a extremos que para la propia y devaluada legislación nacional son insoportables.

 

Desde julio pasado, el reclamo por la reincoporación de 117 trabajadores tercerizados del Ferrocarril Roca, no con nuevos contratos basura sino con su pase a planta permanente, fue manifestándose de diversas formas. El gremio que debería haberlos defendido, la Unión Ferroviaria que desde hace décadas conduce José Pedraza, les dio la espalda. Ante esta realidad, que permite suponer que los negociados de Pedraza con la patronal “le rinden más” que la incorporación de 1.500 nuevos afiliados a “su” gremio, los despedidos se encontraron con que no tenían sindicato que los respalde ni empresa a la que hacerle un paro. Con el tiempo y por lo tanto, la creación de una nueva entidad gremial (no reconocida por el Estado) y los cortes de vías, se convirtieron en sus principales estrategias en la lucha.

 

El 5 de agosto pasado, los trabajadores lograron firmar en el Ministerio de Trabajo un acta-acuerdo en la que las empresas se comprometían a reincorporar el personal y equiparar los sueldos. El acta fue firmada por el subsecratario de Transporte de la Nación, Antonio Luna, el subsecretario de Relaciones de Trabajo, Adrián Caneto, y los representantes de las empresas tercerizadas. El acuerdo fue incumplido en casi todos sus puntos por los empresarios.

 

La teoría de los dos demonios

 

Poco se puede decir que a esta altura no se sepa sobre el ataque de la patota de la Unión Ferroviaria contra el grupo de trabajadores y militantes que ayer miércoles intentaba cortar las vías del Ferrocarril Roca, cerca de la Estación Avellaneda. La emboscada que los barrabrava y matones a sueldo le tendieron a los manifestantes, a cuadras de allí y luego de un primer enfrentamiento (con piedras y palos), causó la muerte de Mariano Ferreyra y gravísimas heridas a Elsa Rodríguez, que a estas horas lucha con todas sus fuerzas por su vida. También cayeron heridos, todos ellos de bala, Nelson Aguirre y Ariel Pintos.

 

Pese a que los tiros vinieron de un solo lado, a que el muerto y los heridos sólo pertenecen a uno de los sectores, los medios masivos de “comunicación” obviamente no demoraron más que unos minutos en hablar de “guerra gremial”, de “interna sindical” y hasta de “tiroteo”. La propia Unión Ferroviaria, al mejor estilo Duhalde con Kosteki y Santillán, expresó en su comunicado que desde su fuerza no habían partido disparos (lo que daba a entender, por lo tanto, que los manifestantes a favor de los trabajadores despedidos se habían tiroteado entre sí).

 

El doble discurso progre

 

El “progresismo” de Carta Abierta, por su parte, no demoró en salir a reivindicar que “desde el año 2003 se ha garantizado la plena libertad para el ejercicio de la protesta social”. Mientras tanto, José Pedraza, el más gordo de los gordos sindicalistas que envío parte de su gente al acto que organizó Moyano para Cristina y Néstor en River, hace unos días, no aparecía por ningún lado. Pedraza, que en el boletín de la Unión Ferroviaria de enero de este año aparece fotografiado tantas veces como la presidenta CFK, ahora no da la cara ni para intentar justificar lo injustificable.

 

CFK, con Moyano y Pedraza en un acto este añoPorque no podría hacerlo. Pedraza no sólo es el jefe de los matones que ayer asesinaron a Mariano. También es co-responsable directo del vaciamiento y el remate del sistema ferroviario argentino durante la década menemista. Y también es socio en los negociados ferroviarios actuales, junto al gobierno y a los empresarios (directos y tercerizados), usufructuando los jugosos subsidios nacionales que éstos reciben, mientas liquida los derechos de los trabajadores a los que debería representar. Pero también es uno de los tantos culpables del obvio despretigio que tiene, entre amplias masas de trabajadores, la actividad gremial.

 

Por crápulas como Pedraza es que cada vez que los trabajadores de todos los sectores quieren organizarse genuinamente para luchar por sus derechos, contra las injusticias y la explotación, deben antes reivindicar la pelea gremial e incluso militar por la afiliación a sus sindicatos o la construcción de otros nuevos, cuando la recuperación de los históricos ya es imposible. Por mafiosos como Pedraza, que hace décadas decidió pararse del otro lado del mostrador y ser cómplice y socio de los patrones, es que hoy volvemos a escuchar, en bocas incluso de tantos (supuestos) “progres”, la teoría de los dos demonios.

 

Asimismo, y mal que le pese a los intelectuales de Carta Abierta, el gobierno deberá explicar en algún momento y de algún modo el por qué de la zona liberada por la policía (que no detuvo a un solo agresor y que los dejó escapar por entre sus patrulleros y carros hidrantes); o de la posible presencia entre los atacantes del hijo del subsecretario de Transporte ferroviario, Antonio Luna; o del apoyo directo y evidente a diferentes facciones gremiales que actúan como grupo de choque de las patronales a lo largo y a lo ancho del país.

 

Parapoliciales

 

Mariano Ferreyra no es el primer asesinado por las burguesías enquistadas en el poder en tantos sindicatos en el país. Ya ocurrió en Rosario y en La Pampa, sólo por citar ejemplos que en los medios porteños rebotaron menos. El accionar de estas facciones gremiales, como brazo ejecutor de las políticas represivas contra las luchas populares, que el gobierno, en general, no se anima a implementar directamente (con la policía y la gendarmería); es cada vez más habitual.

 

Hace sólo días, en Córdoba, el gremio de Moyano “dispersó” un piquete que los trabajadores conductores de transportadores de caudales hacían reclamando por despidos a sus patrones. En Paraná, los choferes nucleados en la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA – CTA Paraná), ante sus reclamos contra el monopolio de Flecha Bus, recibieron represalias tanto por parte de la empresa (despidos) como por parte de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Hasta el día de hoy, la molotov que quemó la camioneta (y casi la casa) de Mauro Emeris, no se sabe de parte de cuál de los dos “patrones” vino.

 

“Reacción” oficial

 

La presidenta CFK, horas después de los hechos y al concluir un acto en Parque Norte (Cap. Fed.), en el que habló de las bondades de las frutillas orgánicas, dio rienda suelta a la teoría de los dos demonios dando a entender que los militantes agredidos estaban “buscando un muerto”. En el twitter, luego, la presidenta expresó que es “es inaceptable que un reclamo, justo o injusto (¡SIC!), pretenda resolverse a los tiros”, y que los problemas laborales deben resolverse sentados en el Ministerio de Trabajo (burlándose de los trabajadores que reclamaban por el incumplimiento del acta-acuerdo que en tan honorable recinto se había firmado). Ya hoy, más reflexiva, reconoció que los argentinos ayer vivimos “un momento amargo”.

 

Pero si hubo una reacción patética fue la de aquellos dirigentes políticos y sindicales afines al gobierno (entre ellos Moyano, Juan Cabandié, Francisco Nenna y María José Lubertino) que salieron a desparramar la versión de que la muerte de Mariano era consecuencia de una reunión mantenida entre Duhalde y Pedraza un día antes del atentado. La reunión, en realidad, había sido mantenida hace más de un año… Duhalde es quien es, lo conocemos: inimputable, ya no le caben más manchas a ese tigre. Pero pretender “limpiar” de responsabilidades al gobierno actual recurriendo a una supuesta noticia del diario El Cronista (que luego se demostró antigua) es por lo menos provocador, irritante, desvergonzado.

 

Diría el blog K “El buen salvaje”, en un lapsus de autocrítica oficial: “El victimario perfecto. La construcción de un relato cerradito, sin fisuras, para dejar tranquilas las conciencias. Los imagino a muchos googleando desesperados Pedrazza + Magnetto para lograr enhebrar la puntada final de una teoría conspirativa que los dejara, al fin, dormir por la noche.”

 

Por su parte, Yasky y el sector más oficialista de la CTA, dieron cuenta del golpe que recibieron en las últimas elecciones de la Central (que condujeron durante años, manteniendo posiciones complacientes con el gobierno nacional y no pudiendo conseguir de éste ni siquiera la personería gremial para su organización) y acompañaron la decisión de convocar a un paro nacional para el día de hoy.

 

El homenaje en la lucha

 

El paro nacional de ATE, CTERA y demás gremios de la CTA, fue contundente; mal que le pese al ministro entrerriano Adán Bahl, que salió públicamente a minimizar y boicotear el paro docente en la provincia.

 

En Entre Ríos, AGMER y la CTA Paraná movilizaron en el centro de la ciudad, tanto ayer a la noche (con la presencia de la CCC y Proyecto Sur) como hoy por la mañana (con la presencia de estudiantes –centro de Bioingeniería y Mov. 20 de diciembre de Educación y Comunicación- y de docentes universitarios de SITRADU). Por la tarde, ATE y CTA pcial. convocaban a una radio abierta. Hubo también movilizaciones en María Grande, Concepción del Uruguay y otras ciudades de la provincia.

 

Las canciones, tanto en Buenos Aires (“a Mariano lo vamos a vengar con los piquetes y la huelga general”) como en Paraná (“se va a acabar, esa costumbre de matar”), expresaron parte del sentir de quienes se movilizaron contra el asesinato de Mariano y la impunidad de sus asesinos, entre otros motivos. Parte de esas otras banderas fueron sintetizadas en un comunicado de Mauricio Castaldo, Sec. Gral. de AGMER María Grande y Sec. de DDHH de CTA Paraná, que concluye diciendo: “la adhesión al paro nacional de la CTA que realizamos, no es sólo por el reclamo de justicia, si no que también para defender el derecho a tener derechos, y el derecho a reclamar y a luchar, frente a la impunidad y los ataques de los amigos y socios del poder.”

 

Quizá, desde el escenario del imponente acto realizado en Plaza de Mayo, en Cap. Federal, haya sonado también una de las frases más sentidas en el marco de esta jornada de duelo, bronca y lucha: “Qué pena Mariano, tener que decirte tan temprano, hasta la victoria siempre compañero.”
Modificado por última vez en Viernes, 22 Octubre 2010 02:09

845x117 Prueba