La exjueza de Faltas de Diamante fue removida de su cargo en 2010 después de una serie de licencias médicas y un pedido de tareas pasivas que derivó su cesantía, sin sumario y con un decreto del ex y actual intendente Juan Carlos Darrichón. Once años después, la Justicia entrerriana confirmó el fallo que ordena reincorporarla y a pagar gran parte de los sueldos no percibidos y de los honorarios de los abogados. Ahora, el municipio, que considera el fallo como arbitrario y contradictorio, elevó un recurso de queja ante el máximo órgano judicial de la Nación para que tome cartas en el asunto. El radicalismo habla de "violación de derechos humanos", desde el oficicialismo denuncian "uso político" del caso.

Publicado en Pago chico