Diputados 845x117

Miércoles, 13 Abril 2022 15:44

"Tendría que aparecer con más fuerza el poder político", reclaman desde Santa Elena

Escrito por Santiago Mac Yntyre

El frigorífico Santa Elena sigue a la deriva en manos de Sergio Taselli. La planta permanece cerrada y sin muestras de parte del empresario de querer ponerla en producción. Hubo reuniones con funcionarios nacionales y provinciales en los últimos días y los trabajadores reclaman acciones decididas de parte del Estado. "El poder político nos metió en esto en los '90, ahora que nos ayude a salir de estos 30 años de postergación", reclamó Sergio Espinosa.

El jueves pasado, trabajadores del frigorífico Santa Elena se reunieron con el director nacional de Fábricas Recuperadas, Eduardo Murúa, a partir de gestiones de organizaciones sociales de la localidad del norte entrerriano.

Las actividades de la empresa Santa Elena Alimentos S.A. cesaron en diciembre pasado y desde entonces no sólo que no volvió a funcionar sino que es permanente el temor entre los trabajadores al desguace de la planta, basado en antecedentes de traslado de maquinaria a una industria ubicada en la localidad bonaerense de Pilar.

Leer más: Frigorífico Santa Elena: una vez más, trabajadores contra el desguace y por la reapertura

En ese contexto, los obreros apelan diferentes vías y gestiones que pongan fin a la eterna incertidumbre y a la sucesión de aperturas y cierres que caracterizaron al frigorífico desde la adquisición de Taselli, en 2005.

"Tuvimos una charla donde nosotros explicamos qué es lo que estamos pidiendo, que es volver al trabajo. Nuestro objetivo es trabajar, sea privado o como sea, nuestro objetivo es volver a trabajar y que vuelva la fuente de trabajo a Santa Elena", comentó a Río Bravo Sergio Espinosa, al referirse a la reunión con Murúa.

Los trabajadores pusieron al funcionario en conocimiento de las condiciones laborales que literalmente padecieron, con contratos mensuales y salarios por debajo del mínimo vital y móvil por jornadas laborales de 10 horas. Recibieron por parte de Murúa el compromiso de pedir que se les reconozca la equiparación salarial por todo el tiempo trabajado.

Este martes siguieron las gestiones: concejales del bloque Creer se reunieron con el ministro de Economía, Hugo Ballay, a quien entregaron un pedido de informe destinado a conocer los detalles y condiciones de las transacciones que involucraron al Frigorífico y sus bienes, desde la venta al consorcio Euromarche SA, en 1991, pasando por la adquisición por parte de Sergio Taselli en 2005 (en circunstancias que aún se dirimen en la Justicia) hasta el presente.

Volver a trabajar, el principal objetivo

Consultado sobre las posibilidades de recuperación de la fuente laboral como tal, Espinosa comenzó por descartar cualquier tipo de expectativas en Taselli: "Sabemos que de la mano del empresario no va a ser porque ya ha dado señales en ese sentido, pero tampoco tiene intenciones de venderlo o alquilarlo. Ha venido gente interesada y la terminó corriendo", aseguró.

No obstante, Espinosa admitió que la eventual gestión mediante una cooperativa de trabajadores fue una posibilidad más dentro de las tantas que pueden surgir, aunque –sin descartarlo– se mostró bastante escéptico en cuanto a poder avanzar en esa dirección: "Sería bueno si aparece algún interesado (un inversor privado) porque tanto nosotros como el Estado no estamos en condiciones de invertir en la planta; y tal vez un privado sí, pero si no hay posibilidad de trabajarlo con un privado iremos a agotar las instancias que nos ayuden a trabajarlo los obreros".

"Sabemos que la reapertura no va a ser de la mano de Taselli porque ya ha dado señales en ese sentido, pero tampoco tiene intenciones de venderlo o alquilarlo. Ha venido gente interesada y la terminó corriendo".

"Que nos ayude a salir el poder político que nos metió en esto"

Con historia en el Frigorífico Regional Santa Elena desde 1986 –discontinua por los conocidos avatares– Espinosa se mostró consciente de que quienes pelean por ver de pie al que supo ser motor de la ciudad y la región tal vez no vuelvan a entrar a la planta. Sin embargo, el porvenir de las generaciones que vienen detrás hace que no bajen los brazos: "Lo que nosotros hagamos tal vez le puede para nuestros hijos y nietos, para que los chicos de Santa Elena no se tengan que ir a buscar el futuro en otro lado".

Es por eso que siguen haciendo guardia en el acceso al inmueble, para que "no se sigan llevando máquinas a otro lado o se terminen fundiendo en los Altos Hornos Zapla".

"Así como el poder político nos metió en esto en los '90, que nos ayude a salir de estos 30 años de postergación que llevamos en esta ciudad que pasó de ser pujante y trabajadora a una ciudad subsidiada".

El obrero lamentó la planta no esté funcionando, teniendo máquinas "de semejante envergadura", con la necesidad de trabajo que hay y con inversores interesados.

Por eso es que reclaman acciones decididas desde los ámbitos de decisión del Estado: "Aquí tendría que aparecer con más fuerza el poder político que hasta hoy lo tenemos ausente. Así como el poder político nos metió en esto en los '90 que nos ayude a salir de estos 30 años de postergación que llevamos en esta ciudad del norte entrerriano que pasó de ser pujante y trabajadora a una ciudad subsidiada".

Publicado en Río Bravo el 13 de abril de 2022

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Abril 2022 16:48

845x117 Prueba