Imprimir esta página

Diputados 845x117

Miércoles, 08 Septiembre 2021 19:13

Vuelos de la muerte: el municipio de Gualeguaychú busca nuevos testimonios y garantiza confidencialidad

Escrito por Santiago Mac Yntyre

En acuerdo con la fiscal Minatta, que investiga los vuelos de la muerte en el delta entrerriano, el municipio de Gualeguaychú habilitó vías de comunicación para recibir datos que permitan avanzar en la investigación hallar e identificar víctimas del terrorismo de Estado, garantizando confidencialidad a los testigos. El director de Derechos Humanos, Matías Ayastuy, habló con Río Bravo sobre la incidencia del miedo residual a la hora de buscar testimonios, los avances en la investigación y las políticas y acciones que lo hacen posible.

La semana pasada, por disposición del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, a cargo del juez Pablo Seró, se realizó la exhumación de 7 tumbas NN en el cementerio de la localidad de Villa Paranacito, en el marco de la causa por los vuelos de la muerte en el delta entrerriano.

En ese marco, la municipalidad de Gualeguaychú salió a potenciar con una campaña la búsqueda de testimonios garantizando confidencialidad a quienes puedan brindar información que permita la reconstrucción del genocidio en el sur entrerriano y la identificación de las víctimas.

Reconstruir la trama del horror

En diálogo con Río Bravo, el director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Gualeguaychú, Matías Ayastuy, manifestó que si bien se sabe que gran parte de las víctimas cayó en los ríos, están a la búsqueda de información que ayude a localizar lugares de posibles enterramientos u otro tipo de  información que pueda aportar a la causa.

Por eso, el municipio puso a disposición dos vías de comunicación: una línea telefónica (3446-629285) y un correo electrónico (derechoshumanos@gualeguaychú.gov.ar) a fin de que se pueda proporcionar información "que permita a la inmensa cantidad de familias, que hace más de 40 años están esperando, poder dar una humana sepultura a sus seres queridos, como corresponde".

Ese miedo que aún acecha

A casi 40 años del fin del período más trágico de la historia argentina, el miedo aún sigue pesando y obra como un factor condicionante en el proceso de recolección de testimonios. Ayastuy contó que el año pasado, cuando se reimpulsó la causa, lo notaron: "Nos encontramos con personas que cuando se encontraban frente a la Justicia Federal para declarar tenían un poco de miedo por decir lo que pensaban porque creían que podían llegar a tener algún tipo de consecuencias legales, que alguien los podía llegar a acusar de algo y no hay nada más alejado de eso en la voluntad de la Fiscalía, pero como durante la dictadura habían sido amenazados y les decían si ustedes dicen algo les va a pasar lo mismo, nos encontramos con que hay mucha gente que sabe muchas cosas pero tiene un poco de miedo".

En razón de ello, acordaron con la fiscalía abrir un canal no convencional, por fuera de la causa judicial, con la posibilidad de preservar la confidencialidad de la fuente en caso de que la persona que se comunica así lo requiera. "No necesariamente acá se busca quién dio el dato sino información de en qué lugar poder buscar a las víctimas de los vuelos de la muerte", explicó el funcionario.

Los resultados han sido más que satisfactorios, aseguró, con gran cantidad de datos y testimonios recibidos y una gran mayoría de información que encuadra con la lógica de la investigación.

"Hay un Estado nacional que le da importancia y prioridad a los derechos humanos"

A la hora de evaluar los avances de la causa y las acciones más recientes dispuestas por el juez Seró y efectuadas por el Equipo Argentino de Antropología Forensa (EAAF), Ayastuy consideró que asa medida fue posible gracias "a un arduo, extenso y comprometido proceso de investigación en el cual se llegó a esta determinación tras haber tomado testimonios y atado cabos en el marco de la causa judicial, con la hipótesis de que estas tumbas NN contuvieran restos de víctimas del terrorismo de estado de nuestro país".

El aporte del área que encabeza, como de sus pares de Concepción del Uruguay y otras dependencias y organismos, tuvo que ver con ponerse a disposición de la búsqueda de testigos, que hayan vivido en Villa Paranacito, "que hayan visto arrojarse bultos desde aviones o helicópteros y que puedan tener básicamente información de dónde buscar esas víctimas".

El director de Derechos Humanos de Gualeguaychú señaló que existen un conjunto de razones por las cuales la investigación cobró la importancia que hoy tiene: "Algunas de ellas son el gran trabajo de investigación realizado por el periodista Fabián Magnota, el hecho de que haya habido una fiscala (por Josefina Minatta) y un juez que se pusieron la causa al hombro y viajaron al lugar donde se investiga, no cerraron la causa y tomaron medidas muy jugadas en virtud de apoyar el proceso de memoria, verdad y justicia".

Pero por otro lado, Ayastuy también puso en relieve el trasfondo político institucional sobre el que prosperó la investigación en los últimos meses: Hay un Estado nacional que le da importancia y prioridad a los derechos humanos en nuestro país y no estamos hablando de un Estado que va en la línea de cerrar todos estos juicios, decir 'son parte del pasado' y 'no hay que investigar más' sino que es un Estado que sigue reivindicando y alzando las banderas de memoria verdad y justicia".

Además, resaltó que localmente pudieron "acompañar y apoyar esa decisión política del gobierno nacional que hace que no sea un camino solitario de dos personas sueltas investigando una causa sino que se haya podido armar un equipo muy importante porque acá también es querellante la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Hijos Paraná, acompañados por el Registro Único de la Verdad en el asesoramiento legal y también el Museo de la Memoria de Gualeguaychú, desde donde apoyamos y contribuimos con algunos datos e investigaciones".

Publicado en Río Bravo el 8 de septiembre de 2021

845x117 Prueba