Diputados 845x117

Martes, 09 Marzo 2021 06:28

“Justicia es que no vuelva a pasar”

Escrito por Lucas Milocco

El de ayer no fue otro 8 de marzo cualquiera. En perspectiva, el movimiento de mujeres gana en profundidad y en conquistas cada año. Para amplios sectores populares es una verdadera “cabecera de playa” en defensa de sus intereses y derechos. El pus subcutáneo del machismo y el patriarcado expone su podredumbre cada vez que mujeres, lesbianas, travestis y trans expanden sus conquistas: desde lo que va del inicio del año, hubo más femicidios que días transcurridos y el Estado, en sus distintos poderes, sigue dejando desprotegidas a las víctimas (por acción u omisión) y a merced de los agresores. En Gualeguaychú, el movimiento de mujeres también se movilizó masivamente.

En el día internacional de la mujer trabajadora, la Asamblea de mujeres, lesbianas, travestis y trans de Paraná y la Multisectorial de mujeres entrerrianas, expresaron en un comunicado titulado “Justicia es que no vuelva a pasar, emergencia nacional por violencia de género y la deuda es con nosotras”, la urgencia por la declaración de “la emergencia nacional por violencia de género”.

A poco de haberse conquistado la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo la lucha continúa. Muchas veces algunas conquistas parecen más formales que reales. Desde Rio Bravo, por ejemplo, nos hicimos eco de la denuncia ante la restitución, por parte del gobierno provincial, de la matrícula profesional al médico Leandro Rodríguez Lastra, que fue condenado en la provincia de Río Negro por violencia obstétrica e institucional debido a que impidió realización de un aborto a una joven que había sido violada.

Sin presupuestos que hagan posible la creación de estructuras y su funcionamiento, los derechos son sólo deseos. Por eso las organizaciones también denuncian “que del presupuesto nacional el Ministerio de Mujeres recibe el 0,074 %, (…) cifra [que] es insuficiente para prevenir y erradicar la violencia hacia las mujeres y disidencias”. El documento también dice: “Estamos hartas de que no haya políticas integrales que contengan a las víctimas de violencia y les permitan seguir con sus vidas y tener un proyecto vital con acceso al trabajo, a la capacitación, a la salud y a la vivienda”. Además, en el mismo planteo acusan: “Estamos hartas de golpear puertas y ser desoídas. Exigimos emergencia nacional por violencia de género porque necesitamos presupuestos reales”.

Entre otros importantes puntos la Multisectorial y la Asamblea también expresaron su rechazo al “Fondo Monetario Internacional y lo que sus imposiciones significan en nuestras vidas”; exigen que “la crisis la paguen las grandes fortunas quienes se enriquecieron y fueron beneficiadas con la estafa al pueblo y no la clase trabajadora que necesita urgente un salario por encima del costo de la canasta básica”; por el fin de la precariedad laboral de “les trabajadoras que se desempeñan en las reparticiones del Estado con contrato basura”; por el cumplimiento efectivo “de la Ley de Educación Sexual Integral con visión científica y laica sobre la sexualidad y con formación gratuita para todo el sistema educativo”.

El documento: "Justicia es que no vuelva a pasar, emergencia nacional por violencia de género y la deuda es con nosotras"

Estas son nuestras exigencias en el día internacional de les trabajadoras y en el quinto paro internacional de mujeres y disidencias.

Estamos hartas de las violencias y las injusticias del patriarcado y el capitalismo en este sistema imperialista.

Estamos hartas del Fondo Monetario Internacional y lo que sus imposiciones significan en nuestras vidas. Exigimos que la crisis la paguen las grandes fortunas quienes se enriquecieron y fueron beneficiadas con la estafa al pueblo y no la clase trabajadora que necesita urgente un salario por encima del costo de la canasta básica.

Estamos hartas de la feminización de la pobreza, que no solo significa el empobrecimiento material de mujeres y disidencias, sino también el empeoramiento de nuestras condiciones de vida y la permanente vulneración de derechos.

Estamos hartas y por eso apoyamos la lucha decente y los reclamos de estatales por las condiciones laborales y la reapertura de las paritarias.

Estamos hartas y exigimos la implementación del cupo laboral trava-trans en el Municipio de Paraná y en la Provincia.

Estamos hartas de la precariedad laboral y exigimos la regularización de les trabajadoras que se desempeñan en las reparticiones del Estado con contrato basura. Demandamos el reconocimiento para les trabajadoras de la economía popular y para miles que no tienen derechos ni garantías.

Estamos hartas del trabajo doméstico no remunerado, exigimos licencia extendida por maternidad y paternidad y la creación de espacios de cuidado en instituciones públicas y privadas.

Estamos hartas de nuestra situación de vulnerabilidad y precariedad, exigimos tierra, techo y trabajo.

Estamos hartas de que no haya políticas integrales que contengan a las víctimas de violencia y les permitan seguir con sus vidas y tener un proyecto vital con acceso al trabajo, a la capacitación, a la salud y a la vivienda.

Estamos hartas de que nos nieguen las licencias por violencia de género y seguimos siendo víctimas de acoso sexual laboral.

Estamos hartas de contar feminicidios.

Según el Observatorio “Lucía Peréz” hubo 60 feminicidios en 59 días de este año y 8 travesticidios. El 17 % de los feminicidios fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad, el 29 % de las víctimas había hecho la denuncia, incluso varias veces, el 64% de los agresores eran parejas o exparejas de las víctimas, según Mumala.

Estamos hartas de golpear puertas y ser desoídas. Exigimos emergencia nacional por violencia de género porque necesitamos presupuestos reales y acordes a la situación de cada región.

Estamos hartas y denunciamos que del presupuesto nacional el Ministerio de Mujeres recibe el 0,074 %, bien sabemos que la cifra es insuficiente para prevenir y erradicar la violencia hacia las mujeres y disidencias.

Estamos hartas de que el sistema judicial machista criminalice a las mujeres y disidencias en situación de violencia de género. ¡No más presas por defenderse!

Estamos hartas y exigimos Justicia para Jéssica Dos Santos, Gisela López, NiKi “La Loba” Julieta Riera y Alejandra “Rucu” Silva cuyos crímenes de odio siguen impunes.

Estamos hartas y necesitamos que los dispositivos que existen para denunciar violencia, para el seguimiento de situación y la contención de las denunciantes sean reforzados con presupuesto real y reconocimiento remunerado a las promotoras de derechos territoriales.

Estamos hartas y no queremos más Fátimas, ni Úrsulas! El Estado con sus tres poderes son responsables de la violencia, los feminicidios y los travesticidios.

Estamos hartas de que profesionales de la salud y anti derechos insistan en impedir la interrupción voluntaria del embarazo, es ley! Y la vamos a defender con la misma fuerza con la que la conquistamos!

Estamos hartas del incumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral con visión científica y laica sobre la sexualidad y con formación gratuita para todo el sistema educativo. La ESI es fundamental para prevenir y erradicar las violencias.

Estamos hartas de los abusos infantiles. Basta de callar a las infancias. Las niñas, los niños y adolescentes no mienten. Los abusadores sí. Basta de abuso sexual en la infancia.

Estamos hartas de los grupos recalcitrantes anti derechos y exigimos la separación de la iglesia del Estado. El Presupuesto 2021 estipula $ 155 millones para la Curia, a lo que se suman las exenciones fiscales y de servicios. El Estado debe dejar de subsidiar la educación privada y confesional y además no financiar la estructura de ningún culto.

Estamos hartas de que nos fumiguen la tierra, los alimentos, las escuelas, todo tiene veneno! Tenemos derecho a la soberanía alimentaria. La utilización de agrotóxicos es un atentado contra toda forma de vida y exigimos políticas para fomentar la agroecología orgánica y regenerativa.

Estamos hartas de la violencia extractivista que es patriarcal. Exigimos políticas que nos devuelvan la soberanía sobre nuestros cuerpos y nuestra tierra. ¡Basta de minería, fracking y de incendiar nuestros humedales y bosques!

Estamos hartas de denunciar una y otra vez todas las violencias del sistema machista y heteropatriarcal!

Estamos hartas por eso queremos cambiarlo todo. Queremos un mundo feminista con otra política, otra justicia, otra ciencia, otra economía, otras palabras, otros gestos para habitar nuestros cuerpos en otras relaciones.

Estamos hartas del dolor, hartas de la indignidad, hartas de la pobreza, hartas de la injusticia ¡hartas, hartas, hartas!

Por eso hoy paramos y marchamos para transformar todo nuestro hartazgo en fuerza política y colectiva, en organización y abrazo y juntes decimos:

¡No al pago de la deuda externa. Investigación y suspensión del pago y que la plata sea para el pueblo!

¡Basta de hambrearnos la deuda es con nosotras!

¡Emergencia nacional por violencia de género ya!

¡El Estado y los gobiernos son responsables!

Justicia es que no vuelva a pasar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!

¡No al pago de la deuda externa. Que haya investigación y que la plata sea para el pueblo!

¡Basta de hambrearnos la deuda es con nosotras!

¡Emergencia nacional por violencia de género ya!

¡El Estado y los gobiernos son responsables!

Justicia es que no vuelva a pasar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!

Asamblea de mujeres, lesbianas, travestis y trans de Paraná y Multisectorial de mujeres entrerrianas

En Gualeguaychú también

La ciudad del sur entrerriano fue otro de los epicentros de las movilizaciones en la provincia por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Según publicó el diario El Argentino, "la convocatoria de la Asamblea EnRedadas Feminista Gualeguaychú-Pueblo Belgrano partió de avenida Parque y Del Valle, y culminó minutos más tarde en inmediaciones del Corsódromo donde se leyó un documento".

Gualeguaychu8MEl documento

Hoy, 8 de Marzo, una vez más ¡si paramos nosotras, se para el mundo! nos encontramos una vez más en las calles para continuar con nuestras luchas. Mujeres, lesbianas, trans, travestis e identidades no binarias nos sumamos al reclamo internacional que deja en evidencia que todas las democracias del mundo tienen una deuda estructural al invisibilizar cada una de todas las tareas de producción y reproducción social que hacemos. Esta desigualdad estructural se puso de manifiesto en una de las peores crisis sanitarias de nuestra historia reciente, la Pandemia del COVID-19.

En vísperas de este nuevo 8 de marzo, Gualeguaychú fue escenario de consecutivas asambleas organizativas, cumpliendo con los protocolos de prevención vigentes, no dejamos de encontrarnos.

Los desafíos que tenemos por delante nos exigen organizarnos activamente desde cada territorio, pensando juntas y juntes cómo son nuestras maneras de luchar, qué queremos denunciar, cómo reconocemos y multiplicamos nuestras voces.

En un año de enormes desafíos ante el sufrimiento del pueblo por la crisis desatada por el COVID-19, conquistamos la Ley de Paridad Integral de Género en nuestra provincia de Entre Ríos.

Conquistamos la aprobación de nuestra histórica lucha: el aborto legal, seguro, gratuito y voluntario. Por el cual seguiremos poniendo el cuerpo para lograr su plena implementación.

Conquistamos la aprobación del Cupo Laboral Travesti Trans, en nuestro país, en nuestra provincia y nuestra ciudad.

Estas conquistas son los frutos de la lucha organizada, colectiva, incansable. Con la correlación de fuerzas de gobiernos que tienen la decisión política de avanzar en garantizar derechos históricamente relegados.

Siempre como ejemplo la lucha de nuestras madres y abuelas de Plaza de Mayo, aprendimos a resignificar el dolor, lo transformamos en lucha y avanzamos juntes. Nos solidarizamos con Estela de Carlotto y repudiamos profundamente el violento accionar de la derecha, colgando bolsas mortuorias en la casa de gobierno con su nombre. Ya lo aprendimos de ellas, “el odio no construye, destruye”.

¡La calle es nuestro lugar, es el espacio público el lugar donde denunciar las atrocidades del sistema patriarcal, capitalista, machista, racista, misógino, clasista y transfóbico que nos explota y violenta! Paramos porque el paro es una herramienta de lucha de la clase trabajadora, y los cuerpos feminizados son los más relegados en esta máquina neoliberal.

Nos reconocemos como trabajadoras no sólo por nuestros trabajos remunerados fuera de casa, sino también por lo que hacemos dentro de nuestros hogares sin reconocimiento económico. ¡Los trabajos de cuidado carecen de toda retribución económica, aún cuando son los que producen toda la fuerza de trabajo central del capitalismo! ¡Exigimos Políticas que valoricen cultural y económicamente el trabajo doméstico que recaen principalmente sobre las espaldas de las mujeres!; exigimos extensión horaria de los jardines públicos acorde a las necesidades reales laborales, licencias “en paridad” para que se extienda la licencia por paternidad, y a su vez, que la ley de contrato de trabajo ampare la decisión familiar de quien desea asumir las responsabilidades de cuidado (sea cuidados a personas menores, mayores, con discapacidad, o bien, personas que necesitan ser cuidadas por situaciones de sufrimiento mental, o personas que atraviesan violencia de género).

Exigimos la habilitación de espacios de cuidado en el sector privado amparados por ley, y la implementación de políticas públicas que nos permitan poder estudiar y profesionalizarnos.

En esta pandemia, hemos sido mayormente las mujeres quienes hemos asumido las tareas de cuidado, domésticas y extra-domésticas, en los ámbitos de la salud, desarrollo social y educación, sosteniendo a otres, quedando invisibilizada nuestra labor y nuestro esfuerzo, viéndonos sobrecargadas y afectada nuestra vida cotidiana.

¡Una vez más nos encontramos juntas, libres, hermanadas y organizadas para ponerle freno a la precarización laboral, a la división sexual del trabajo, a las contrataciones informales de trabajo!. ¡Basta a la gratuidad de las tareas de cuidados, basta al abuso sexual laboral, basta al maltrato, basta a las licencias insuficientes, basta al techo de cristal!. ¡Basta de precarización de la vida!

En la Argentina y en el mundo, las mujeres, travestis, transexuales y personas no binarias; nos reconocemos como trabajadoras que, a lo largo de la historia y desde las más diversas tareas, roles, disciplinas, profesiones, oficios y cuidados, sostuvimos y sostenemos el funcionamiento de nuestros hogares, comunidades, espacios laborales en distintos países y regiones. Las desigualdades históricas nos atraviesan y hemos aprendido a verlas, nombrarlas, y actuar sobre ellas en cada espacio. Sabemos que aún falta mucho pero seguimos paso a paso, porque queremos una sociedad más justa e igualitaria para todas, todes y todos, y el camino es la defensa y la conquista de nuestros derechos.

En este y todos los días:

  • Denunciamos la violencia económica que empobrece principalmente a las mujeres, porque trabajadoras somos todas, sosteniendo el sistema de salud y realizando actividades de cuidado y asistencia, con salarios que no alcanzan a cubrir la canasta básica familiar o en trabajos no reconocidos ni remunerados.
  • Decimos ¡Basta de precarización laboral de las trabajadoras municipales, provinciales, nacionales y de entes privados!
  • ¡Exigimos que el trabajo doméstico que realizamos las mujeres en forma gratuita, sea reconocido en su aporte como valor económico!
  • ¡Reclamamos la implementación efectiva en todo el país de la Ley de Cupo Laboral de personas trans, travestis y transgénero, para mujeres con discapacidad y mujeres indígenas!
  • ¡Este año gritamos LIBRES, VIVAS Y DESENDEUDADAS NOS QUEREMOS! ¡Exigimos al Estado se investigue la ilegalidad de la deuda contraída con el FMI, juzgamiento a sus responsables y que la paguen quienes se beneficiaron con ella!. ¡Paren de saquear al pueblo trabajador y endeudar a las mujeres! ¡Nunca más un endeudamiento irresponsable a costas del pueblo, a costas de las identidades feminizadas, que somos a quienes más nos afecta la pobreza y la desigualdad, la deuda es con nosotras y nosotres!
  • ¡Exigimos que PAREN DE MATARNOS!, el feminicidio de Úrsula Bahillo deja nuevamente al descubierto que necesitamos una reforma Judicial. La corporación judicial nos sigue matando. ¡¡Democraticemos la justicia, por una reforma feminista y diversa!!. Este no es un caso aislado, todos los días nos matan por ser mujeres, lesbianas, travestis, trans o no binaries. Decimos BASTA a un sistema judicial burocratizado, palaciego, alejado del pueblo, ineficiente, patriarcal, clasista y homo-lesbo-trans-odiante!. ¡Queremos caminar por las calles libres y sin miedo! Por eso decimos: ¡Ni una menos, Vivas nos queremos!

Seguiremos visibilizando las injustas, racistas y misóginas decisiones de letrados y letradas, que alimentan este sistema judicial imparcial y machista. ¡Reforma judicial feminista ya!

La discriminación y opresión, que ejerce el Poder Judicial sobre las mujeres víctimas de violencia, pone en jaque todo el sistema de una manera tan evidente e insostenible, que entendemos como URGENTE una REFORMA JUDICIAL FEMINISTA. EXIGIMOS: capacitación obligatoria y excluyente en materia de género, EXIGIMOS tribunales especializados, EXIGIMOS recursos económicos y humanos y una real interacción con otros sectores para garantizar el acceso a una protección real, plena y urgente.

EXIGIMOS TAMBIEN: Revisiones legislativas integrales con enfoque de género y formación transversal en género en todas las fases de la formación obligatoria, secundaria y universitaria, en las distintas especialidades jurídicas, científicas y humanísticas.

LO CIERTO ES QUE: para acabar con la Justicia patriarcal hay que terminar con la cultura patriarcal, por lo cual nuestra batalla, también es cultural.

Contribuir a DERRIBAR EL SISTEMA PATRIARCAL, ES UNA OBLIGACION DEL ESTADO y de la sociedad en su conjunto.

  • Demandamos el cumplimiento de la ley Micaela en todo el ámbito estatal, y exigimos la aplicación de la misma, en el ámbito privado.
  • Exigimos el control de la fuerza policial, basta de funcionarios policiales denunciados por violencia de género.
  • También decimos ¡Basta de violencia obstétrica! Nosotras elegimos cuándo, cómo, dónde y con quién parir. Reivindicamos y pedimos la plena implementación de la ley de PARTO RESPETADO, la ley de PROTECCIÓN

INTEGRAL PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA DE GÉNERO; la LEY NACIONAL DE SALUD MENTAL; EL PROGRAMA NACIONAL DE SALUD SEXUAL Y PROCREACIÓN RESPONSABLE; y la ley de DERECHOS DEL PACIENTE.

  • Así mismo exigimos el cumplimiento efectivo de la Ley de Educación Sexual Integral en las escuelas de todo el país, para que niñas, niños, niñes y jóvenes, tengan la capacidad de elegir libremente, vinculándose en relaciones sanas sin violencia.
  • ¡BASTA DE VIOLENCIA MEDIATICA! La violencia mediática contra las mujeres y diversidades, y la discriminación por razones de género en los medios, es una forma de violencia simbólica que debe ser transformada y erradicada.
  • ¡Exigimos que los profesionales de los servicios de comunicación tengan la responsabilidad de tratar con respeto hacia la mujer, las identidades de género y diversidades!. Existen derechos legales y éstos requieren aun, de una tarea sistemática de sensibilización de la sociedad en general.
  • La formación de quienes trabajan en los medios debe ser un ejercicio hacia la erradicación de las violencias, para lograr la equidad en una ciudadanía plena para todes.
  • Por ello la comunicación debe ser democrática, plural y diversa, sin estigmatizar, sin estereotipación excluyente o modos hetero-patriarcales que juzguen desde la historia, para ello exigir la formación con Ley Micaela, llamado de atención o seguimiento de dichas actitudes por parte de la justicia.

¡Basta de VIOLENCIA que nos afecta física, psíquica y sexualmente! ¡Basta de oprimirnos y subestimar nuestro trabajo y nuestra economía! ¡Basta de la precarización de la vida!

Paramos también porque libres las queremos! No estamos todas, faltan las presas por abortar y por eventos obstétricos. Faltan las presas políticas, LIBERTAD A MILAGRO SALA!

Creemos desde el feminismo que otro mundo es posible, donde primen otras formas de vivir, estar, sentir y relacionarnos. Exigimos también acceso a la tierra para mujeres campesinas y productoras, quienes producen alimentos agroecológicos. ¡Ya basta de agrotóxicos que envenenan nuestro ambiente y nuestros alimentos! Hay alternativa y ES LA AGROECOLOGÍA!

¡Paramos multiplicando las luchas de quienes nos antecedieron, buscando la construcción de un mundo más sano, justo, amoroso y libre!!

Por eso con orgullo decimos ¡Viva el día Internacional de las Mujeres, Lesbianas, Trans, travestis e identidades no binarias Trabajadoras!.

ASAMBLEA ENREDADA FEMINISTA GUALEGUAYCHÚ – PUEBLO BELGRANO

Publicado en Río Bravo el 9 de marzo de 2021

Modificado por última vez en Martes, 09 Marzo 2021 19:08

845x117 Prueba