Martes, 20 Diciembre 2022 21:42

Primero hay que saber sufrir

La euforia y los festejos multitudinarios fueron y son la reacción inevitable ante un logro que condensa muchas cosas más que una victoria deportiva que, más allá de las ilusiones, parecía impensada antes del inicio de Qatar 2022. La frase emblemática de un viejo tango sintetiza, sin habérselo propuesto, esperanzas, decepciones y el duro camino que desde hace más de tres décadas atraviesan no sólo al deporte más popular de estas tierras sino un pueblo entero sediento de alegrías.

"Primero hay que saber sufrir", escribió el poeta y escritor Homero Espósito en 1944. Un tango (Naranjo en flor) que habla de amores, pero que dejó para la eternidad esa frase que muchos de los que nacimos y vivimos en suelo argentino experimentamos en carne propia, en mayor o menor medida, sobre todo aquellos que más padecen las penurias a que nos somete una estructura económica y social sostenida por dirigencias políticas serviles o poco audaces a la hora de poner lo que hay que poner –como se pide desde la tribuna– para que la felicidad sea algo más que unas pocas y (muy) esporádicas estrellas fugaces.

Millones de argentinos pagaron con creces y acumulan maestrías en eso de "saber sufrir". Era hora de que llegara ese grito de desahogo, que no va a poner un bife en el plato de los que viven el día a día, pero que nos hizo (y nos hace) estallar de euforia y alegría por algunos días y dejar fluir sin pruritos esas emociones que nos hacen humanos. Y para las verdaderas eminencias en materia de sufrimiento no son poca cosa unos días de alegría en medio de la rutinaria preocupación por parar la olla.

ArgentinaCampeonObelisco

En estos días (parece mentira pero pasaron sólo dos días) da la impresión, como nunca, de que los argentinos somos uno, de que eso que llaman grieta se hizo un poco más chiquita, aunque no cese totalmente el desprecio clasista por la alegría de los humildes, aunque no abdiquen de su idea los que señalan que la salida a los problemas está en un avión porque "este país es una mierda".

Pero un grupo de jugadores y su cuerpo técnico –con todo un pueblo detrás– demostraron como pocas veces se vio, en los 29 días que duró el mundial, una capacidad de recuperación y una entereza para volver a intentar y volver a creer que lo imposible es posible, aún cuando el abismo del fracaso parecía cerca. Todo un símbolo.

¿Hablaríamos de otra cosa si Emiliano Martínez no hubiera tapado ese mano a mano que paralizó los corazones a falta de segundos para terminar el segundo tiempo suplementario? Más allá de los análisis sobre las causas de la derrota que hubieran copado la prensa especializada, previo al partido se respiraba un clima de gratitud popular, independientemente del resultado.

Otras generaciones de futbolistas, otros equipos de otras disciplinas y un pueblo entero frente a sus adversidades, intentaron e intentan lo mismo que este grupo desde hace décadas, algunas veces con éxito y muchas más con derrotas que duelen. Que no es mucho más que lo que a su manera explicaron a la prensa, a su modo y con sus palabras el Dibu Martínez, el mismo Scaloni: poder llevar alegría a la gente en un momento de tanto sufrimiento. Pero si hay algo que generó identificación de millones de argentinos con este plantel fue esa tenacidad lo llevó a perseverar en la búsqueda de su objetivo, sin renunciar a sus valores, pese a que los agoreros de siempre, del deporte y de la vida, estuvieran al acecho ante cada dificultad, ante cada traspié. Más de cinco millones de argentinos en la calle, cantando, bailando y saltando juntos, llenando de alegría las plazas y las avenidas, señalan que es por ahí. Aunque "los eunucos bufen".

Publicado en Río Bravo el 20 de diciembre de 2022

Publicado en Otras yerbas
Miércoles, 14 Diciembre 2022 11:39

Por el Pelusa

Sentimientos inconmensurables atraviesan a millones de argentinos por estos días. Son parte de una trama emocional hecha de anécdotas, vivencias y recuerdos en los que la 10 celeste y blanca y la pelota son denominadores comunes de nuestras alegrías, expectativas, frustraciones y esperanzas. En este relato escrito previo al inicio del mundial de Qatar, Claudio Puntel nos habla de una espina clavada que los amantes del fútbol (y de las pasiones que despierta) soñamos con sacarnos desde hace 28 años.

Publicado en Pago chico

Otra vez una desgarradora noticia sacude al mundo del fútbol. Samuel Rebollo, jugador de las inferiores de Aldosivi, se suicidó tras enterarse que quedaba "libre", que tenía que buscar nuevo equipo. Si se reduce a una tragedia individual, se imponen las condolencias de protocolo y "el show debe continuar". Leandro Gillig, entrenador de fútbol, especializado en formación, propone "empezar a hablar de las presiones que existen sobre nuestros pibes" y una serie de preguntas urgentes.

Publicado en Pago chico

“Entender, de una vez por todas, que el fútbol es un negocio”. La frase se dio en el marco de una asamblea de socios y socias de Estudiantes de La Plata. Una de las presentes pidió la palabra para exigir más recursos para el fútbol femenino, lo que disparó esa respuesta del exjugador de Estudiantes de La Plata, Boca Junios y el Manchester United, Juan Sebastián Verón, quien actualmente es vicepresidente del club platense. Aunque la mercantilización del fútbol es una realidad al margen de toda opinión, no puede ni debería soslayarse que es, ante todo, un hecho cultural; lo otro viene después.

Publicado en Otras yerbas
Sábado, 10 Julio 2021 18:45

Para el pueblo lo mejor

Gracias por otra hazaña colectiva.

La selección argentina de fútbol ganó la Copa América frente al local Brasil, en el estadio Maracaná, después de 28 años sin títulos para la selección mayor, una alegría absolutamente necesaria que llega en un contexto muy complejo: nada más ni nada menos que una pandemia mundial que se llevó miles de vidas y costó grandes sacrificios en todo el mundo.

Una gran parte de nuestro pueblo festeja, se desahoga, está feliz y agradecido, felices por nosotros y por muchos de estos jugadores que padecieron tantas críticas despiadadas de los mercaderes de los medios.

Y nosotros partimos de la premisa de que la felicidad es colectiva o no es. Por eso, más que nunca, se hacen necesarias algunas palabras que expliquen este estado de gratitud y felicidad.

Seguramente para quienes piensan que ganar es una obligación, que no existe otra cosa, tal vez esta victoria no les parezca tan importante, ni una hazaña, ni nada; para ellos, ganar debe ser algo tan natural como respirar.

FestejosArgentinaCampeon 3

Quienes lo valoramos de otra forma, somos conscientes de lo difícil que es ganar un torneo donde juegan 10 equipos y sólo gana uno.

Y como si fuera poco, ganarle la final a un Brasil que con Tite como entrenador no había perdido partidos de local.  Y sabemos, aunque algunos se enojen, que Tite y este Brasil son de los mejores.

Más allá de los cantitos que a todos nos gustan y el folclore sabemos lo difícil que es, y estamos agradecidos. Sabemos que, hasta antes de esta final al menos, lejos estábamos de ser el papá de Brasil, de hecho la última final que la selección Argentina le había ganado a Brasil fue en 1937, después perdimos en 2004, 2005 y 2007,  claro que en el medio hay partidos muy recordados como el del mundial Italia 90 con Diego Gardel Maradona y su Lepera personal, Claudio Caniggia. Por eso la hazaña de los Messi y Di María cobra más relevancia.

FestejosArgentinaCampeon

Quizá quien piensa que al rival se lo achica con un par de patadas y un poco de actitud tal vez no valore lo suficiente la victoria de la selección, pero la mayoría estamos felices y agradecidos porque entendemos que hacer jugar mal a Brasil tiene un mérito enorme, y al que piensa que con un par de patadas basta para que el rival sienta miedo, que mire el partido de Neymar y de inmediato comprenderá que lo de intimidar al rival con patadas es un consuelo amateur.

Seguramente algunos muy cómodos, desde un sillón en su programa de la tarde, dirán que para los jugadores es un deber dar la vida por la camiseta. Tal vez a estos tipos no valoren o no les llame la atención ver a un jugador arriesgar su integridad física y jugar con el tobillo sangrando como Messi y Montiel o recuperarse en una semana de una distensión de ligamentos como Cuti Romero, y ni hablemos del esfuerzo mental de estos jugadores, aislados, sin ver a sus familias (algunos de ellos fueron padres en estos días) y que priorizaron seguir en el plantel de la selección. Se lo agradecemos. Yo en particular –que cuando refresca un poco les digo a mis compañeros que no le peguen tan fuerte a la pelota porque “quema”– les agradezco el esfuerzo.

Y le agradecemos a los defensores que les tocó marcar a estos cracks con lo difícil que es, porque el que tiene la pelota tiene las de ganar y el defensor tiene las de perder y ellos la tuvieron mucho y son buenos de verdad. Hasta el arquero Ederson, que ni siquiera se le mueve un pelo cuando lo presionan con la pelota en los pies y sale jugando, como si nada.

Y le agradecemos al Dibu Martínez, porque sabemos que atajar en la selección es algo un poquitito más complicado que decirle un par de palabrotas a unos fulanos. Eso lo hacen todos se los aseguro, pero atajar 3 penales en una semifinal lo hacen sólo unos pocos.

Y estamos felices y le agradecemos a Lionel Scaloni, que primero armo un equipo y después lo trajo a Messi para que se sume, porque con la del Messias no había funcionado, porque el colectivo es la base.

FestejosArgentinaCampeon2

Quizá a muchos nos queda la espina de pensar que la selección no se lució como nos hubiera gustado, pero también sabemos que el rival juega y acá nos enfrentamos a rivales de primer nivel que también intentan imponer condiciones y hay momentos de los partidos en los que hay que NEGOCIAR: negociar el control de la pelota, negociar la presión, negociar el desgaste físico, si achicamos para adelante o para atrás, entre otras cosas y eso no implica claudicar en todo, simplemente, como en la vida, requiere reconocer que hay un OTRO, un otro que existe, que también juega y que también tiene jerarquía y en todo caso de lo que se trata es de en un proceso construir algo que nos permita estar en mejores condiciones a la hora de negociar, al momento de reconocer al otro que también juega. Pero esto ya forma parte de un debate más profundo vinculado a la estructura de nuestro fútbol.

Hoy entre tanta pálida, y con el Diego como jefe espiritual futbolístico, nos toca festejar un rato y agradecer.

Publicado en Río Bravo el 11 de julio de 2021

Publicado en Otras yerbas
Lunes, 07 Junio 2021 05:53

Del Trinche para el Pulga

Un relato ficticio de Leandro Pipo Gillig, nuestro cronista futbolero, pero que bien podría ser real. El Trinche Carlovich le escribe una carta desde el más allá al Pulga Rodríguez. ¿Cómo, por qué y para decirle qué? Leela, no te quedes con las ganas…

Publicado en Otras yerbas

Quería juntar estas dos personas que pertenecen a dos mundos tan distintos como son el fútbol profesional y el fútbol amateur, pero que su vez nos generan la misma empatía e identificación.

Publicado en Otras yerbas

El sábado pasado, una triste noticia invadió los medios de comunicación. Se trataba del suicidio del reconocido futbolista, Santiago “El morro” García, delantero uruguayo de 30 años de edad. En un ambiente donde casi 4 de cada 10 jugadores reconoce síntomas de depresión y la ausencia de cualquier tipo de asistencia al respecto, la representación social que los medios y la cultura dominante intentan imponer sobre el “ser” futbolista pareciera centrarse solo en las ventajas sociales de esta profesión. Ansiedad, depresión, angustia y excesos, parecieran ser la contracara de un mundo donde derrota es igual a fracaso y no hay margen para el error.

Publicado en Otras yerbas
Viernes, 27 Noviembre 2020 06:48

El Diego que nos crió

“Los que transitamos nuestra infancia en los '80 sentimos que quedó atrás para siempre una parte importante de nuestras vidas”, dice Santiago Mac Yntyre en esta cálida y conmovedora evocación. Consciente de que no podría escribir sobre ninguna otra cosa, nos ofrece este video realizado con la voz de Nicolás Batalla. Y nos recuerda cuánto fue parte de su (nuestra) felicidad el pibe de Villa Fiorito que conquistó el mundo mientras “intentábamos comprender de qué se trataba la vida”.

Publicado en Otras yerbas
Miércoles, 21 Octubre 2020 23:11

El negocio por un lado, el fútbol por otro

El canal de deportes ESPN presentó su nuevo programa ESPN FC, con la conducción de Alejandro Fantino junto a Mariano Closs, Diego Latorre, Oscar Ruggeri, Miguel Simón y, en el carácter de invitado, la participación de Fernando Niembro. Esta “invitación” no es casualidad. Niembro había tenido una larga ausencia en las pantallas luego de protagonizar una serie de denuncias por corrupción en su contra que lo obligaron a renunciar a su candidatura como diputado por Cambiemos.

Publicado en Actualidad