Vecinos de la zona y organizaciones ambientales encendieron la luz de alarma ante la construcción de un dique de arena de 200 metros de largo y 10 de alto que obstruye la circulación entre dos islas frente a la costa de Diamante. Advierten que se trata de un área protegida por legislación provincial, nacional y la convención internacional de sitios RAMSAR. Esperan respuestas y soluciones de autoridades provinciales.

Publicado en Pago chico