Viernes, 19 Febrero 2021 09:46

Desde ATE destacaron el anuncio de Bordet y mostraron preocupación ante la extorsión de la FEMER

Escrito por Santiago Mac Yntyre

El lunes pasado Bordet anunció la devolución de los aportes patronales que el Estado, en 1995, con Moine a la cabeza, le sacó a la obra social. Tratándose de la mayor obra social de los trabajadores de la provincia, con 300.000 afiliados, el secretario general de ATE, Oscar Muntes, ponderó la iniciativa y consideró que la plata -unos 300 millones de pesos por año- debe usarse para “garantizarle los beneficios a los trabajadores y trabajadoras” y pidió no ceder a “la extorsión de la corporación médica” representada por la FEMER.

Uno de los anuncios más resonantes del gobernador Gustavo Bordet, en la apertura de sesiones de un nuevo período legislativo, fue que enviará un proyecto de Ley para restituir al Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (IOSPER) los aportes patronales retenidos desde 1995 por la nefasta Ley de Emergencia del entonces gobernador Mario Moine. Hasta ese entonces, el Estado aportaba el 6%. A mitad de su primer mandato, en 2017, el propio Bordet restituyó un 0,5% aunque la devolución no tuvo continuidad como se había estipulado.

Una vieja cuenta pendiente

El nuevo anuncio implicaría la devolución a la mayor obra social de la provincia de un 0,5% por año (300 millones de pesos) para concluir en 2023 con el 6% de hace 25 años.

“Va a cumplir con lo que él había prometido, la restitución del 2%, que lo iba a hacer en un 0,5% por año. No lo hizo, había hecho nada más que el 0,5%, le quedaba el 1,5 para completar el 2% de la nefasta Ley de Moine, la 8.706 (N. de la R.: en realidad fue la Ley de Emergencia 8.918) donde no solamente despedía miles de trabajadores del Estado, achicaba el Estado entrerriano sino que también le quitaba fondos a la obra social”, recordó el secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Oscar Muntes, en diálogo con Río Bravo.

El dirigente señaló que con esta decisión, el Estado entrerriano “viene a zanjar una pelea, demandas de los trabajadores y trabajadoras de la provincia de Entre Ríos de hace dos décadas, por eso para nosotros es muy importante el anuncio”.

Para el representante de los trabajadores de la administración pública provincial, esta incorporación de recursos “va a garantizar que se vayan distendiendo las tensiones porque necesitamos que nuestra obra social empiece a funcionar como lo merecemos”.

También valoró "que se cumpla con la obra social y se vaya pensando en mejorarla. Sería bueno también nosotros seguir avanzando en derechos que teníamos cercenados, parados y es muy importante que se abra la cancha y que podamos los trabajadores y trabajadoras participar”.

Según sostienen desde otro de los gremios más representativos de trabajadores de la provincia, AGMER, los aportes patronales que recibe el IOSPER son los más bajos del país, en comparación con otras obras sociales provinciales. El promedio de cualquier obra social provincial, entre aportes patronales y personales, ronda el 9%. El de la obra social provincial es del 7%.

“No ceder a la extorsión de las corporaciones médicas”

El anuncio de Bordet se da en el contexto de una profunda crisis con las entidades que nuclean a los profesionales de la salud, principalmente la Federación Médica de Entre Ríos (FEMER) que cortó las prestaciones al no obtener respuesta favorable al aumento que exigían, quedando decenas de miles de afiliados sin cobertura. En este sentido, Muntes expresó su preocupación sobre el destino que podrían tener los fondos y el tema fue planteado en la reunión que este miércoles mantuvieron con el directorio de la obra social: “Lo que si preocupa es si esa plata va sólo a los prestadores y no para garantizarles los beneficios a los trabajadores y trabajadoras de la obra social. Decimos esto porque la corporación médica solicitó un aumento de las prestaciones superior a la media de todo el país con respecto a porcentajes. Nos parece una barbaridad porque si a los trabajadores nos ofrecen un 16% con todo lo que hemos perdido y a los prestadores un 35,5% y lo rechazan, hay una diferencia enorme”, cuestionó.

El referente estatal también se refirió a “la locura de pedir intervención”, pedido hecho por algunos afiliados y una ONG que trabaja sobre la problemática de las personas con capacidades diferentes, y que se vieron sobrepasados ante el corte abrupto de las prestaciones resuelta por la FEMER. “La obra social es de los trabajadores y las trabajadoras y la tenemos que seguir administrando; quien tienen que rendir cuenta a los legítimos dueños es el directorio que es un directorio obrero”, remarcó.

Tras condenar los métodos de las instituciones médicas para plantear su demanda, Muntes argumentó: “La corporación médica a través de la FEMER plantea ese aumento, se les ha dicho que no, va a haber una contraoferta y cuando se presenta una contrapropuesta es intentar subir para llegar a un acuerdo. Lo que me parece muy fulero es que sea la extorsión a través de los afiliados y que los afiliados no coordinemos medidas de acción en conjunto y hagamos saber al directorio nuestro pensamiento y a la corporación médica, porque si no vamos a seguir de extorsión en extorsión”.

Muntes se mostró “muy preocupado por esto” y consideró que la plata que retorne “tiene que ser para equilibrar, para intentar buscar mejores alternativas, fundamentalmente para los que más necesitan, y que no se ha volcado en las corporaciones, que lo que hacen es apretar al director de la obra social y tener de rehenes a los afiliados para lograr sus objetivos”.

Publicado por Río Bravo el 19 de febrero de 2021

Modificado por última vez en Viernes, 19 Febrero 2021 19:11

845x117 Prueba