Un grupo de ex trabajadores de las distintas empresas que conforman el grupo Flecha Bus se reunieron este martes a la mañana frente a los galpones que la firma posee en calle Churruarín casi Ayacucho de la capital provincial, para visibilizar su situación y denunciar arbitrariedades y presiones de las que fueron y siguen siendo víctimas.

Sólo en la capital provincial, desde principios de agosto hasta la fecha, cerca de 40 empleados de distintas empresas pertenecientes al grupo y áreas de las mismas -muchos se vieron las caras por primera vez en la protesta- fueron despedidos paulatinamente y para sorpresa de los afectados, no sólo por el hecho de quedarse sin su fuente de ingresos sino por los motivos esgrimidos.

Catriel Acuña, ex empleado de Zenit, en el sector de carrocería del taller, contó a Río Bravo que hacía 10 años trabajaba en la empresa: “De un día para otro nos encontramos con que nos despedían. Vine un día a trabajar, entré a las dos de la tarde y me llamaron a las cuatro para despedirme, acusándome, diciéndome que llegué dos días tarde, sin un aviso previo, ninguna notificación, nunca nada, de golpe y porrazo”, y agregó que “con todos los otros compañeros fue lo mismo, casi todos con la misma causa, por no ordenar el lugar de trabajo".

Las condiciones en que se producen la salida del lugar de trabajo generan bronca entre los ex trabajadores del grupo de la familia Deruder: “Nos echan, no pagan los días trabajados, el preaviso, vacaciones. Esa es la indignación que tenemos y por eso estamos convocados acá y la idea es que esto se haga visible, de que acá también hay muchos despidos y esto va a seguir. Queremos hacernos escuchar y que esto pare un poco”, señaló Acuña.

Los ex empleados informaron que en la jornada de este lunes fueron despedidas tres trabajadores con muchos años de antigüedad.

En el lugar del reclamo se vio la presencia de miembros de la conducción provincial de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) -entre ellos Oscar Muntes, Pedro Zuchuat, Víctor Sartori y Esteban Olarán- que se acercaron a brindar su respaldo a los trabajadores despedidos.

Por otro lado, durante el reclamo, ningún representante o directivo de la empresa salió a tomar contacto con los manifestantes.

Denuncia de causas inventadas, presiones y críticas a “la complicidad del Gobierno”
Otro de los ex empleados del grupo, Lucas Milocco, administrativo de la empresa Zenit, con 11 años de antigüedad consideró que la actitud hacia los trabajadores “es el chantaje” y cuestionó: “Quieren jugar con nuestro tiempo y nuestras necesidades, no nos quieren pagar lo que corresponde, juegan. Algunos podemos afrontar la realidad diaria de mejor manera y otros no, entonces ellos buscan dilatar el tema".

En cuanto a las razones esgrimidas por las empresas a la hora de despedir a sus trabajadores, Milocco denunció: “Los motivos son todos inventados, incluso raros, porque en mi caso me despiden con algo tan general como mal desempeño de funciones y yo hace 11 años que estoy. Otro de los motivos por los que me echan es por hacerle perder productividad a la empresa y siendo empleado administrativo no sé cómo se podría generar eso”.

Además denunció otra situación de extrema gravedad, como el hecho de que a otros trabajadores “los presionaron porque tenían familiares trabajando acá y les dijeron que si no renunciaban o no aceptaban lo que ellos ofrecían como indemnización echaban al hermano o familiar que tuvieran adentro”.

Además, esta situación genera preocupación también de cara al futuro laboral: “En todo caso será reducción de personal pero a todos nos inventaron causas, lo que nos llena más de bronca porque eso nos ensucia el legajo laboral. Si el día de mañana queremos ir a buscar trabajo en otra empresa eso es como una mancha".

Considerando el contexto económico actual, Milocco sostuvo que el reclamo no es sólo para la empresa "sino también para el Gobierno que es cómplice por haber permitido que esto suceda, cómplice porque jamás vino a hacer una auditoría o a ver cómo se manejaban y también por las políticas que están aplicando".

Por otro lado, cuestionó el rol de los gremios, por su silencio e inacción frente a los despidos.

Julián Chimento, ex empleado de San José, electricista en los talleres de la empresa, también señaló que no tuvieron respaldo sindical de los gremios del sector. "Yo pertenezco a UTA y jamás recibimos ni un llamado". Explicó que por eso se contactaron y decidieron reunirse para hacer visible la situación "y que la gente se entere de lo que estas empresas están haciendo".

“Son empresas muy grandes, Flecha Bus es un grupo muy grande con muchas empresas adentro. Con muchísimos compañeros hemos hablado en el momento en que teníamos trabajo por las categorías, horas extras, el tema de auxilios que se hacían en las rutas y nunca hubo una respuesta; las condiciones laborales no eran las adecuadas, teníamos aceite y gasoil en el piso, los elementos de trabajo no eran los adecuados, la vestimenta, el calzado y queremos que la comunidad sepa por lo que estamos pasando y lo que hoy le toca al sector de transporte", recordó.

La mayoría de los trabajadores no tienen expectativas ni deseos de reincorporarse a la empresa después de las arbitrariedades sufridas y el principal objetivo es que se abonen los días trabajados del mes en que fueron despedidos, que otorguen la indemnización que corresponde.

Publicado en Costa del Paraná

El brutal ajuste que el gobierno de Cambiemos realiza parece no ser parejo para todos los sectores. Universidad, comedores escolares, salud, agricultura familiar… los afectados por la aplicación sistemática de las recetas del FMI son siempre los mismos: trabajadores y sus familias, comerciantes y pequeños y medianos productores.


Pablo Benetti es uno de los 20 entrerrianos (y 540 argentinos) despedidos de la Secretaría de Agricultura Familiar por el ministro de Agroindustria de la Nación y ex presidente de la Sociedad Rural, el también entrerriano Luis Miguel Etchevehere. Pablo llevaba 13 años trabajando en la SAF, así como Mario Den Daw, otro de los despedidos, llevaba 32. Se convoca a una movilización en solidaridad y resistencia para este lunes 3 de septiembre por la mañana.

A continuación, publicamos un texto escrito por Laura Benetti, su hermana, que recupera el camino recorrido por Pablo hasta aquí y pone en contexto su despido.

«El Pablo». 13 años en la SAF, por Laura Benetti

Un lugar en el mundo. Un lugar para transformar el mundo.

Hoy es viernes 31 de agosto y para nuestra familia es un día de tristeza y de rebelde indignación! El Pablo, mí hermano, con un nudo en la garganta nos contó una noticia tremenda y previsible: encontró su nombre en la lista de técnicos de terreno despedidos en la Subsecretaría de Agricultura Familiar que depende del Ministerio de Agroindustria; hoy conducido por el Oligarca entrerriano Luis Miguel Etchevehere. Él, es uno de los 540 trabajadores despedidos en todo el país en el espacio de la única política social que hoy queda para los pobres y pequeños productores del campo.

El Pablo es el cuarto de cinco hermanos y quizá nos parece mentira que aquel gurisito tímido y empacado de nuestra infancia, que disputaba poco las picardías de sus hermanos mayores; se haya convertido en un hombre tan seguro y tan firme en sus convicciones.

El Pablo cursó la secundaria en la Escuela Rural Alberdi de Oro Verde y eso le templó el carácter e hizo nacer su pasión por las cuestiones del campo que tanto añoraba el Elvio, nuestro papá, y por el que tanto luchó el abuelo Atilio. Esto hizo que definiera su carrera universitaria por Agronomía y esa experiencia transformadora de la vida universitaria posibilitó que se cruzara en el camino con la potencia constructiva del Turco Hadad. Con él y otros como el Goya, Juan Berliak, el Ratón Ayala, el Cheche… construyeron la ADEI (Asociación de Estudiantes Independientes) que en los años ’90 lograron desbancar a la Franja y construir una señera agrupación estudiantil en Agro. Eran con los de Bio «los chinos» de Oro Verde con los que tanto discutíamos desde Comunicación Social y desde los Indigentes de Trabajo Social.

La ADEI fue fundamental en las peleas del ’90 en la costa del Paraná. Cuántos Consejos Superiores y Asambleas en las que «los Chinos» disputaban con el poder central de la Universidad y también con nosotros en tantos momentos. Muchas fueron las acciones, pero se viene a mí fuertemente las marchas contra la LES y la disputa por el Comedor Universitario de Oro Verde que fue uno de los logros más importantes.

Terminó su carrera el Pablo y de la experiencia de un Proyecto de Extensión llevado adelante durante un año a través de la Cátedra de Sociología y Extensión Rural de la Facultad, fue convocado en un Programa del Estado: el Programa Social Agropecuario hoy la SAF.

Y allí hace 13 años... 13 años!! marchó el Pablo egresado de la UNIVERSIDAD PÚBLICA, con todos sus sueños a los campos de Feliciano y La Paz, a encontrarse con la tarea y a construir indudablemente SU LUGAR EN EL MUNDO: un lugar con las familias campesinas más vulneradas de tierra adentro de nuestra provincia, con los pequeños productores, con las experiencias productivas alternativas con protagonismo de las comunidades y con respeto a lo nativo.

Innumerables fueron los proyectos y los aprendizajes. Siempre construyendo experiencias colectivas, construyendo comunidad… siendo empecinadamente PCR (ja). Y cómo estatal: Delegado de ATE, Por supuesto!
Pero que este sea un relato con eje en lo individual, es totalmente injusto con el Pablo; porque sí particularmente halló en esos espacios su lugar en el mundo, encontró también desde el Estado y de las políticas públicas, la posibilidad con y junto a otros DE TRANSFORMAR EL MUNDO.

¿Cuántas fueron las propuestas? ¿Cuántos los proyectos? ¿Cuántos los grupos humanos que bajo la sombra rala de los espinillos con el mate compartido y en ronda pensaron experiencias transformadoras de la dura realidad vinculadas a la revalorización de la querencia?

Se me vienen sólo algunas: el cultivo del algodón como alternativa para la diversificación productiva… las primeras semillas vinieron de la Unión Campesina del Chaco¡ Hasta eso... Te acordás?; la creación de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores del Centro Norte Entrerriano (Aprocener); la llegada de la Yaviyú: cosechadora de surco estrecho para el algodón!; la idea de la chacra mixta para las familias como disputa al pool de siembra; la reapertura del Club Juventud Agraria «El Porvenir» vinculada a la Escuela Secundaria de la Colonia 3 y 14; el proyecto de las rutas 127/12; las rehabilitación de las prácticas tamberas con las cooperativas y los microcréditos; las últimas experiencias de las mesas locales y la Ferias en las plazas como la que hoy después de un año se ha instalado en la ciudad de La Paz para la comercialización de los productos de las huertas familiares y las producciones artesanales… La experiencia en Pampa del Indio Chaco y todo lo aprendido con la Unión Campesina y Mártirez López.

Si es triste quedarse sin laburo, quizá es más triste aún sentir la destrucción y el vaciamiento de esos espacios que posibilita el Estado y sus políticas; un Estado que constantemente disputamos, cuestionamos, con el que nos acercamos más o nos alejamos.... pero que en estas sociedades tremendamente desiguales sabemos que es el lugar para disputar la garantía de derechos y el acceso a posibilidades que ante su ausencia son terreno libre del Patrón de Estancia, del Oligarca, del señor Feudal de nuestro tiempo, de las lógicas excluyentes del mercado hegemónico agropecuario.

¡En estos momentos la destrucción de Cambiemos es enorme!

No vinieron a gobernar, lo sabemos, vinieron a DESTRUIR.

Pero VENCEREMOS.... quiénes ponemos los intereses colectivos sobre los individuales, en unidad de acción daremos la pelea y volveremos para construir...

Volveremos a la ronda de mate compartida y dibujaremos nuevos proyectos con los ojos puestos en el horizonte de un futuro más justo para todxs.

Surgiremos nuevamente de la grieta de la piedra Pablo, como en la milonga «El Aromo» de Atahualpa que tanto te gusta… y en estos tiempos helados haremos flores de las penas!

Te quiero y te admiro profundamente mí combativo! y tengo la maravillosa certeza de que con nuestro pueblo VENCEREMOS!

*******
El Aromo

Hay un aromo nacido
En la grieta de una piedra
Parece que la rompió
Pa' salir de adentro de ella

Está en un alto pela'o
No tiene ni un yuyo cerca
Viéndolo solo y florido
Tuito el monte lo envidea

Lo miran a la distancia
Árboles y enredaderas
Diciéndose con rencor
Pa uno solo, cuánta tierra

En oro le ofrece al sol
Pagar la luz que le presta
Y como tiene de más
Puña'os por el suelo siembra

Salud, plata y alegría
Tuito al aromo, la suebra
Asegún ven los demás
Dende el lugar que lo observan

Pero hay que dar y fijarse
Como lo estruja la piedra
Fijarse que es un martirio
La vida que le envidean

En ese rajón, el árbol
Nació por su mala estrella
Y en vez de morirse triste
Se hace flores de sus penas

Como no tiene reparo
Todos los vientos le pegan
Las heladas lo castigan
L'agua pasa y no se queda

Ansina vive el aromo
Sin que ninguno lo sepa
Con su poquito de orgullo
Porque es justo que lo tenga

Pero con l'alma tan linda
Que no le brota una queja
Que en vez de morirse triste
Se hace flores de sus penas

¡Eso habrían de envidiarle
Los otros, si lo supieran


Publicado por Río Bravo el 1º de septiembre de 2018. Carta publicada por Laura Benetti. En la foto, Pablo es el de la izquierda.

Publicado en Costa del Paraná

El nuevo ajuste del ministerio de Agroindustria, que conduce el entrerriano Luís Miguel Etchevehere, comenzó a sentirse en la secretaría de Agricultura Familiar. Entre ayer y hoy llegaron 12 telegramas de despidos, incluídos trabajadores con 15 años de antigüedad.

Publicado en Actualidad

Cansados de idas y vueltas, y con la desesperación propia del que lleva tanto tiempo sin un salario que cubra las necesidades del día a día, este lunes un grupo numeroso de trabajadores del frigorífico equino Feersa se manifestó sobre el Puente Pellegrini. 

Publicado en Noticias clandestinas