sindicatotv

Miércoles, 22 Julio 2020 16:28

Paraná: la Asamblea Vecinalista resiste con propuestas el loteo frente a la costanera

Escrito por Santiago Mac Yntyre
El terreno está ubicado a metros del Patito Sirirí, sobre calle Alberti, entre Gregoria Matorras y De La Torre y Vera. El terreno está ubicado a metros del Patito Sirirí, sobre calle Alberti, entre Gregoria Matorras y De La Torre y Vera.

Un terreno ubicado a metros del paseo Patito Sirirí, que constituye una verdadera terraza natural sobre la costanera de Paraná, con vista al río (en pleno parque Urquiza) fue puesto en venta por una inmobiliaria. Si bien se trata de un predio de propiedad privada, desde la Asamblea Ciudadana Vecinalista expresan su “enérgico rechazo a esa posibilidad” y exigen a las autoridades que resguarden“el patrimonio cultural, paisajístico y social de todos los vecinos, en el marco del derecho al paisaje y del déficit de espacios verdes y arbolado de nuestra ciudad”.

Aunque cualquier persona, desde la lógica del libre mercado y la legalidad, podría decir que se trata de una propiedad privada y que sus dueños tienen el derecho administrarla, venderla o usarla a su antojo, lo cierto es que el terreno aledaño al Patito Sirirí de la ciudad de Paraná ubicado sobre calle Alberti, entre Gregoria Matorras y De La Torre y Vera, se convirtió en los hechos en parte del espacio público y representa parte del paisaje y el patrimonio natural que se vería seriamente afectado en caso de que allí se desarrolle un emprendimiento inmobiliario.

Sin desconocimiento de los derechos económicos que le corresponden al titular de la propiedad, lo que entra en discusión es la planificación urbana de la ciudad y la prioridad (o la indiferencia) con que las autoridades consideran la preservación de los espacios verdes para disfrute y recreación de la ciudadanía.

En este contexto, desde la Asamblea difundieron un comunicado alarmados por la situación y en el dan su parecer al respecto y ponen a consideración de las autoridades y los paranaenses una serie de propuestas a fin de evitar –en lo inmediato– que se concrete la venta y –como objetivo de fondo– que siga el avance de los negocios inmobiliarios por sobre espacios verdes.

En un marco general de defensa del rol del espacio público como “el lugar donde se socializa, el ámbito de convivencia” y “ámbito de interrelación social y por lo tanto de construcción de ciudadanía y democracia”, que incluye no sólo espacios verdes sino también calles, hospitales y escuelas, desde la asamblea poponen“revisar las normativas vigentes sobre los espacios públicos, atendiendo a una justa y adecuada planificación urbana que resguarde el patrimonio cultural, paisajístico y social de todos los vecinos”.

Asimismo piden acciones que tiendan al cuidado y puesta en valor de estos espacios, “para no repetir las históricas pérdidas de espacios emblemáticos de nuestra querida Paraná” e instan a un esfuerzo mancomunado entre ciudadanía y autoridades a fin de preservarlos y que se respete “el derecho intangible al disfrute del paisaje de todos los ciudadanos de Paraná”.

Por otro lado, expresan su apoyo a la decisión del bloque oficialista de concejales de Paraná, que propone la suspensión por un plazo mínimo de 180 días a todo trámite administrativo relacionado con el predio ubicado sobre calle Alberti y, piden incorporar a las organizaciones de vecinos a creación de una comisión evaluadora que propone el mismo bloque de ediles, en principio conformada por todas las fuerzas políticas representadas en el Concejo Deliberante, como también especialistas de áreas técnicas de la municipalidad y organismos intervinientes en la temática.

Antecedentes

No es la primera vez que Paraná afronta encrucijadas de este tipo, entre los negocios inmobiliarios y el derecho de los ciudadanos a contar con espacios públicos, amigables con la naturaleza, con fines recreativos, lúdicos y propicios para llevar un estilo de vida saludable: en la década del ‘90 la ciudad, sus habitantes y los turistas perdieron al balneario Los Arenales, que terminó convertido en un barrio privado entre muros para comodidad y protección de unas pocas familias; le siguieron, entre otros casos similares, la realización de un loteo privado sobre calle Estrada, frente al río, por parte del empresario Jorge Anadón; la disputa por los terrenos del ex Hipódromo, la intención de construir un complejo termal en la Toma Vieja y –tiempo después– en el Parque Nuevo y, más recientemente, el intento del ex intendente Sergio Varisco de vender parte del predio del Parque Botánico para que la empresa ERSA-Moreno instalara un playón y talleres para los colectivos, justo en el lugar donde miles de paranaenses disfrutan al aire libre cada fin de semana; este último, frenado como resultado de la acción conjunta y la movilización de los vecinos y organizaciones, o el frustrada entrega a un club privado de parte del Parque Gazzano.

Publicado en Río Bravo el 22 de julio de 2020

Modificado por última vez en Miércoles, 22 Julio 2020 19:28

845x117 Prueba