Domingo, 03 Febrero 2019 21:41

El blindaje y el cerco

Escrito por Claudio Puntel

Más de dos mil millones es lo que el gobierno de Mauricio Macri pagó, en concepto de publicidad oficial, a los medios masivos de comunicaión durante 2018. La cifra exacta es $2.250.034.929, según datos de la Jefatura de Gabinete del gobierno de la Nación.

Cuando nos preguntamos por qué la mayoría de las luchas y protestas de los sectores populares no aparecen en los medios, en esta cifra podemos encontrar la respuesta.

Escuchar y ver a Mirta Legrand diciendo en su eterno ciclo de almuerzos “soy del PRO, de Cambiemos y deseo con todas mis fuerzas que gane en las próximas elecciones”, nos cuesta al pueblo argentino mas de 2 mil millones de pesos. Eso es lo que pagamos por las operaciones de prensa de Luís Majul y Jorge Lanata, que hace tiempo dejó en el pasado aquel tenaz reclamo de información pública (“queremos preguntar”). Más de dos mil millones de pesos es lo que gastamos para que comer de la basura pase de calificar como indigno a calificar como digno, según ocurra en Venezuela o en la Argentina.

Es una cifra escandalosa. Se magnifica si la comparamos por ejemplo con los $11,35 que el estado nacional destina para proteger de violencia y femicidio a cada mujer argentina. O con los 47 millones que el gobierno de Bordet anuncia que destinará a obras de infraestructura en las destartaladas escuelas entrerrianas.

En el reparto, los más beneficiados son los medios que mejor hicieron los deberes, los amigos de la primera hora: Clarín pica en punta con casi 400 millones; en el periodo 2016-18 el grupo de los Noble recibió de pauta oficial mas de 1,4 mil millones. En la torta, el “gran diario argentino” supera a lo que reciben juntos los América y Telefe (unos 160 millones, cada uno) por orientar sus contenidos al servicio de las necesidades oficiales. Lo siguen Canal 9 (95 millones) y la Nación (88 millones).

 

En los tres años, desde 2016 a 2018, el blindaje mediático del gobierno de Macri nos costó 7,5 mil millones (7.574.687.397) y esto también es parte del ajuste. Transfieren recursos que deberían estar en los salarios, en los hospitales, en las escuelas, en la obra pública a los grupos concentrados de prensa. Los mismos monopolios que se encargan de despotricar contra nuestras luchas, de denigrar al pueblo y a nuestros hermanos latinoamericanos, de ensalzar a los opresores y de brindarnos tips para que descubramos el oculto placer de comer milanesa de bofe, “ya que está tan barato”; entre tantas manipulaciones.

Hay que reconocer que los mejores rindes están en un sector donde el gasto llega a cerca de 44 millones. Los 22 millones destinados a las redes sociales, mas los 21,5 millones que recibe el buscador de Google hacen que entre tus posteos y tus búsquedas aparezcan de contrabando la monserga macrista. Sin embargo, ni aún así logran que millones de argentinos suavicen sus insultos contra el ajuste de Cambiemos.

Modificado por última vez en Martes, 05 Febrero 2019 10:38