Lunes, 08 Junio 2015 00:05

La Carta Abierta: cómo salir de zugzwang sin ser derrotado

Escrito por Claudio Puntel

Es conocida la afición de Rodolfo Walsh por el ajedrez. Muchas veces contó que en 1956, cuando supo de los fusilamientos clandestinos de José León Suárez, estaba más interesado en el ajedrez que en la política. Aquella noche se encontraba en un café donde “se hablaba más de Keres o Nimzovitch que de Aramburu y Rojas”, recordaba. El 25 de marzo de 1977 movió las fichas en una última jugada magistral.

 

Entre la serie de cuentos que tiene como personaje al comisario Laurenzis, Rodolfo Walsh publicó Zugzwang el 12 de diciembre de 1957. Lo firmó con el seudónimo de Daniel Hernández y apareció en el número 274 de Vea y Lea. En el cuento se explica que “la posición de zugzwang es en ajedrez aquella que se pierde por estar obligado a jugar”. O, como subraya Laurenzis, “se pierde porque cualquier cosa que uno haga está mal. En la vida también". La extensión del zugzwang a la vida, da pie a Laurenzis para recordar la historia de un anciano viudo que enfrascado en una partida por correspondencia, salió de una situación de zugzwang mediante una jugada fuera del tablero.

 

Zugzwang


A partir de marzo de 1976, Rodolfo Walsh se encontraba en la peor de las situaciones. Perseguido por la dictadura y aislado por la dirección de Montoneros, estaba obligado a vivir en la clandestinidad, El quiebre de viejos compañeros que salían con los grupos de tareas a marcar militantes, la delación, las citas envenenadas hacían estragos a su alrededor. La caída en combate de su amigo Paco Urondo en junio y la de su hija Vicky en septiembre fueron los golpes más duros que pudiera recibir.

 

Ante el terror, se imponían nuevas condiciones para la producción y circulación de la información.

 

Derrote al terror

 

Consciente de que “el terror se basa en la incomunicación”, Walsh decidió crear una agencia de noticias que funcione en la clandestinidad. Eso fue ANCLA, una agencia que funcionaba repartida en varias casas; en una estaba la máquina de escribir; en otra, el mimeógrafo; en otras, el archivo.

 

Integró un equipo con periodistas de su confianza y con ellos comenzaron a formar una red de informantes. Recogían datos de parte de los estudios jurídicos que recibían pedidos de hábeas corpus, de gente de la calle que había presenciado secuestros y operativos. A cada redacción, a cada corresponsal, a cada publicación internacional llegaban sistemáticamente los cables de ANCLA.

 

Con el recrudecimiento de la represión, se necesitó resolver un nuevo mecanismo que pasó a funcionar en paralelo a ANCLA. Así nació la Cadena Informativa. El propio Walsh, mediante textos cortos y sencillos, fáciles de reproducir hacía llegar la información e invitaba amultiplicarla, “mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando”, comprometía al receptor. "Mi padre estaba tomando un recurso de la cultura popular. ¿Quién no ha recibido alguna vez alguna hoja invitando a reenviarla? Esto ya existía, era un recurso popular y conocido que él tomó para reasignarle un nuevo objetivo", recordaba su hija Patricia. Los partes se escribían a máquina con cinco o seis carbónicos para ganar tiempo y reducir costos.

 

“Cadena Informativa es uno de los instrumentos que está creando el pueblo argentino para romper el bloqueo de la información. Cadena Informativa puede ser USTED MISMO, un instrumento para que usted se libere del terror y libere a otros del terror”, se hacía constar al pie de cada parte de noticias finalizando con la invitación: “Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. DERROTE AL TERROR. HAGA CIRCULAR ESTA INFORMACIÓN".

 

Dar testimonio en momentos difíciles

 

“La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos” es la enumeración de los nefastos actos de la dictadura con la que comienza la Carta Abierta a la Junta Militar que Walsh difundió al cumplirse el primer año del golpe del 76. De inmediato señala que lo que los genocidas “llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades”.

 

Al depositar en la panza del primer buzón el sobre con el texto firmado al pie con su nombre y el número 2.845.022 de su cédula de identidad, Walsh hizo la movida que lo sacó de la situación de zugzwang y desnudó para siempre el carácter de la dictadura violo videlista.

 

No necesitó más que unos pocos meses para calarlos a fondo y acusarlos con fundamentos sólidos: “han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad Argentina”.

 

Cuarenta años después, la Carta Abierta es un texto imprescindible que gracias a la rigurosa objetividad de los datos, no ha perdido actualidad. Patricia Walsh considera que el texto “fue de gran utilidad para crear lazos de solidaridad internacional”, a pesar de que ningún medio de comunicación argentino la publicó durante la dictadura. Con la carta, a la que su hija califica como “su testamento político”, el escritor, periodista y militante revolucionario Rodolfo Walsh salió de zugzwang apuntando al enemigo y combatiendo con palabras cargadas de futuro, “sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles”.

 

El 25 de marzo, luego de despachar los primeros ejemplares en un buzón de una esquina de Buenos Aires, fue emboscado por un grupo de tareas de la Armada. Los represores habrán pensado que con plomo le darían jaque mate. Jamás comprenderían la verdad.

 

Publicado por Río Bravo el 07 de junio de 2015

 

Clic para leer la Carta Abierta a la Junta

Clic para leer Zugzwang

 

 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 08 Junio 2015 08:12