sindicatotv

Domingo, 12 Marzo 2017 15:18

El único lenguaje que entienden

Escrito por Claudio Puntel

Con la lucha extendida de toda la comunidad educativa se conquistó el inicio de las obras en la Escuela Rivadavia y en otros 15 edificios escolares del departamento Paraná. Mañana, 13 de marzo, los gurises y sus padres volverán a las escuelas y se encontrarán con escenas como éstas.

Sabíamos que lo de Rivadavia llevaría tiempo, pero teníamos expectativas de encontrar las obras en un estado más avanzado. 

¿Qué pasó durante las vacaciones? Lo de siempre, lo que no aceptamos que se haga costumbre. El gobierno no pagó a las empresas y los trabajos fueron parando en varias escuelas. Hay obras donde la provincia está debiendo tres certificaciones juntas. Ante esto, las empresas paran los trabajos; hacen un simulacro de obra manteniendo un trabajador en el lugar y privilegian las escuelas más sensibles y visibilizadas. 

Cambian los gobernantes, pero no cambian las mañas. Hace mucho tiempo que calamos sus mentiras y aprendimos que no podemos aflojar en la lucha. Con lucha, que es el único lenguaje que entienden los ajustadores, conseguimos que liciten los trabajos; con lucha logramos que arranque la ejecución de las obras; y deberemos sostener la lucha para controlar que los trabajos avancen y que no nos engañen con sus cuentos. 

Lamentamos que en la Esc 71 de Hasenkamp, en Pueyrredón y tantas otras; docentes y alumnos deberán enseñar, estudiar, convivir y jugar entre escombros, atravesando marañas de cables colgados; cruzando en puentes hechos con planchones de 20 centímetros para no pisar los charcos; corretear entre rejas de mallas cima. Todo esto porque Macri y Bordet están de acuerdo en sostener el ajuste sobre nuestras escuelas. Mientras tanto, priorizan enviar inspectores de Trabajo a vigilar quiénes luchan; comprar escáneres de rostro (mucho más necesarios que un matafuego, por lo visto) para escueles sin agua, donde se caen los revoques y se hacen las actividades escolares dentro de aulas en penumbra. 

Mañana, intentarán destinar un subsuelo para las clases de la Escuela Rivadavia. Una falta de respeto para una comunidad que lleva varios años de convivir en ambientes que son un verdadero atentado a la salud y a las condiciones pedagógicas. 

Al mismo tiempo que ocurre todo esto, el gobierno pone sus esfuerzos en operativos de prensa para intentar desacreditar nuestras luchas. No es la respuesta que exigimos. No es la respuesta que necesita el pueblo entrerriano. Nuestras escuelas demandan otra cosa. 

Una semana de lucha; una gigantesca marcha nacional; dos enormes movilizaciones en Paraná muestran la extensión y fuerza del reclamo. No pueden, no deben hacerse los desentendidos.

Publicado por Río Bravo el 12 de marzo de 2017.

Modificado por última vez en Domingo, 12 Marzo 2017 15:32

845x117 Prueba