Viernes, 01 Junio 2012 19:35

De los piquetes de 1907 al paro del 8 de junio

Escrito por Ignacio González Lowy
El historiador santafesino Leónidas Cerutti pasó por Paraná para coordinar un taller de delegados en AGMER Seccional Paraná. Especialista en historia del movimiento obrero, gremialismo y lucha de clases en Argentina; su relato fue claro, contundente e intenso. Algo de eso le pedimos que nos deje en esta entrevista.

Leónidas es santafesino, de acá cruzando el charco, pero vive, trabaja e investiga en Rosario desde hace tiempo. Después de haber abandonado una carrera (que estudió, terminó y ejerció por años) de odontología, llegó al oficio de historiador que es la otra pasión que desde chico “le tiró”. Y, por elección ideológica y por cuestión de “gustos”, recaló en la historia de la clase obrera y sus luchas, del gremialismo en Argentina y de los combates populares en Rosario en particular; a la hora de construir su especialidad.

Este jueves 31 de mayo estuvo en Paraná, invitado por el gremio docente AGMER, Seccional Paraná. Más de 130 delegados se reunieron en el local para compartir un Taller de Delegados. El mismo abundó en historias, relatos, registros fílmicos, gráficos y las intervenciones de Leónidas; además de las expresiones grupales que estimuló y consiguió generar en los grupos que se formaron entre los participantes.

Una vez finalizado el taller, dialogamos con Leónidas acerca de los temas que lo atraviesan. Compartimos ese diálogo y los invitamos a acercarse al autor. Con todo lo que semejante tema seguramente despertará para el debate, hay algo que está muy en claro: la respuesta a lo que él mismo calificó como la más importante de las definiciones… de qué lado estás compañero.

Los derechos de ayer y de hoy

Se define antes que nada como un “militante”. Como parte de esa militancia ha devenido, no casualmente, en investigador y estudioso del movimiento obrero regional, nacional e internacional. “Uno está en cada lucha, con los trabajadores protestando, sea el que sea, sin hacer distingo, y así como uno luchó por los derechos humanos violados en la dictadura, en los ‘60s y ‘70s; lo hacemos hoy contra la Ley Antiterrorista, el Proyecto X y todas estas patotas que asesinan compañeros como Mariano Ferreyra, Carlos Fuentealba y tantos más.

Acerca del taller de delegados realizado en AGMER Paraná, nos dice que trató sobre “formas de lucha y de organización de la clase obrera a través de la historia. Éstas son formas de lucha y de organización que fueron creadas por los propios trabajadores. Hemos hecho un recorrido histórico desde los primeros reclamos, las primeras huelgas, primeros paros… Eso vimos, la organización sindical, recuperamos acontecimientos históricos como la Comuna de París, el primer gobierno obrero, trabajamos la lucha por la jornada de ocho horas de trabajo, trabajamos las tomas de fábrica, los piquetes obreros; que no son un invento de esta época sino que vienen de muchísimos años atrás y van a continuar; trabajamos la solidaridad obrera, los fondos de huelga; distintos aspectos que hacen a las formas de lucha y de organización de los trabajadores.

- ¿Por qué la importancia de hablar hoy sobre la historia del movimiento de obrero, incluso remontándonos siglos atrás?

- Primero porque hace a la formación de trabajadores y delegados; los trabajadores tienen que saber de dónde vienen, de dónde vienen sus luchas, debemos conocer nuestra propia historia porque hoy somos producto de todas estas luchas para poder seguir luchando por nuestros derechos, sabiendo que mucho antes de nosotros hubo otros que lo hicieron. Pero esto no es un cuentito de hadas. Esto es para que sirva los trabajadores para luchar por sus derechos: hay que formarse porque del otro lado del mostrador, también los sectores dominantes, forman a sus cuadros, a sus ejecutivos, a los que discuten las paritarias por ellos, forman sus abogados, tienen intelectuales; por eso los trabajadores se tienen que formar para discutir cotidianamente en los lugares de trabajo, en el sindicato, en las paritarias, en cada lucha, sabiendo cómo defender sus derechos.

Dialéctica histórica

- ¿Cuáles son las particularidades que distinguen a ésta época de otras en esta materia?

- Depende de la fuerza de los trabajadores y de la de los empresarios; hoy los trabajadores siguen recurriendo a las huelgas, los piquetes, a las tomas de fábrica, a las más variadas formas de protesta, legal o ilegal, haciéndose fuerte en las manifestaciones y en las plazas; en cada época histórica hubo avances y retrocesos. En los ‘80s con Reagan y con Tatcher, y en los ‘90s en Argentina con Menem y Cavallo, hubo una ofensiva del capital sobre el trabajo. Los trabajadores después fueron recuperando posiciones, pero esto es un ir y venir, un avance y retroceso; así está hecha la historia de las luchas de la clase obrera, con triunfos y derrotas. Lo que sí está claro es que si los trabajadores no luchan, el vampiro va a seguir chupándoles la sangre. Si al cómo luchar no lo deciden los trabajadores, a través de formas asamblearias, democráticas, participativas; del otro lado los van a seguir apretando.

- ¿Y qué creés que de aquellos años de los orígenes de las luchas obreras, fue perdiéndose en el camino o resignificándose?

- Siempre va retomándose la lucha desde el punto en que se quedó. Los piquetes, que suele creerse que es una creación de los años ‘90s, de tiempos del menemismo, pero en la Argentina hay piquetes desde 1907, en Rosario hubo una huelga con la ciudad cubierta de piquetes entonces. Y ya en la Comuna de París de 1871, y antes, en las primeras huelgas que hicieron los trabajadores, había piquetes para que no entraran los carneros a las fábricas, los rompehuelgas. Ya en los ‘90s, sí, desde 1991, con el piquete de las mujeres de los mineros de HIPASAM, que cerró Menem y que hoy están explotando los chinos; pero el piquete existió en todas las luchas obreras argentinas. Trabajamos un texto en el que un obrero explica lo que significa un piquete y es de los años ‘30s. Por más que nos  digan hoy desde la presidencia que ya no va a haber más piquetes; sí va a seguir habiendo. Cuando en los ‘90s surgen con las privatizaciones, en Cutral Có y Tartagal, los piquetes; es porque ya había habido piquetes antes, en los ‘60s, en los ‘70s, durante la resistencia peronista, y yendo más atrás… En la memoria histórica de la clase obrera, siempre aparecen. ¿Quiénes hicieron piquetes en los ‘90s? Los hijos de aquellos luchadores de los ‘70s, de aquellas fábricas en las que se habían hechos tantos piquetes, como en el Cordobazo y en el Rosariazo, con las empalizadas de madera de las obras en construcción, era fácil con eso hacer un piquete, una barricada.

- Desde hace décadas se ha ido configurando un imaginario social acerca de la burocracia sindical y los sindicalistas traidores, que los hay y muchos. ¿Cómo influye esto en las luchas gremiales actuales?

- La burocracia sindical comienza a fines de los ‘50s, principios de los ‘60s, y es la expresión de un sindicalismo, burocrático, antidemocrático, que es para sus propios fines y los de los empresarios; y ha existido siempre también un sindicalismo combativo, clasista, protagonizado por los trabajadores, un sindicalismo realmente democrático, donde las asambleas son comunes, donde se pueden expresar las posiciones de mayoría y minoría, sin patoteadas, aunque no sea fácil bancarse las diferencias, y con cuerpos de delegados: hay comisiones directivas que fomentan y quieren que hayan más delegados; y hay comisiones directivas que no quieren que hayan delegados y quieren ser ellos quienes manden, dentro y fuera del sindicato. Son dos expresiones sindicales que en su momento se manifestaron con Vandor y Alonso de un lado, y por el otro con la CGT de los Argentinos, con Ongaro, Tosco y todos los dirigentes del cordón industrial de la zona norte del Gran Rosario, con un montón de delegados con posiciones democráticas frente a los colaboracionistas y participacionistas en los gobiernos de turno. 

Construyendo el paro nacional

- Se está construyendo un paro nacional para el 8 de junio desde CTA. ¿Qué creés que significa esto en la tan anhelada unidad de los trabajadores en lucha?

- Significa que hay un sector de los trabajadores y del sindicalismo que no se resignan a luchar contra las injusticias diarias; que éste no es el paraíso que se nos quiere presentar; acá hay una cantidad de desocupados muy importante, se pierden puestos que no se vuelven a recuperar, y hay un montón de trabajo en negro, sin derechos, y muchos motivos para seguir protestando. No es como dice la presidenta, que tenemos que protestar en la vereda y hasta el cordón: hay que protestar en las calles y en la plaza, si no no se hubiese hecho el 17 de octubre ni la Revolución de Mayo; en ambos casos el pueblo estuvo en las plazas, en el Rosariazo y el Cordobazo también. Hay muchos derechos por conquistar. Cuando leemos las proclamas de los trabajadores de 1890, en contra del trabajo de los niños, por condiciones de salubridad en las fábricas, etc.; todas esas reivindicaciones hoy tienen total vigencia. Por todo eso creo que se justifica ir al paro el 8 de junio.

Leónidas habla pausado pero firme. Concreto pero profundo. Agradece a todos la participación en el taller y destaca que los gremios (en este caso, AGMER Paraná) dispongan de salones amplios para hacer reuniones, asambleas, talleres masivos. “Es expresión de burocracia cuando uno llega a un gremio y se encuentra con que ni siquiera se pensó en un lugar para organizar reuniones de los trabajadores”. Nos ofrece una canción que nos remonta a las luchas de los mineros ingleses contra el cierre de las minas. Así, todo el día, recorriendo la historia y recorriendo las luchas de los trabajadores; que son nacionales pero también internacionales. “De qué lado estás, compañero”; dice la canción. Y más de 130 delegados docentes de Paraná se recuerdan, en gestos, palabras y miradas, la opción que en las calles y en las aulas hicieron respecto de qué lado ocupar en este pedazo de historia y de mundo que nos toca transitar. 

Publicado por Río Bravo el 01 de junio de 2012.