Martes, 07 Marzo 2017 00:19

Un voluntariado para gobernar

Escrito por Santiago Joaquín García

La movida extorsiva impulsada por el Gobierno Nacional fracasó antes de nacer. De todas maneras, la barrera que ha franqueado el PRO, al dar un paso más en la persecución de la protesta social, es un disparador que permite volver a discutir la cuestión política, sindical y educativa.

Todo paro es político 

El ministro de trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, aseguró que el paro docente "definitivamente tiene un carácter político". Aunque parezca ridículo explicar que todo acto que discute el bien común es político, hay que hacerlo. Más aun teniendo en cuenta que uno de los estandartes del PRO es vaciar la palabra política. Ellos hacen “política” con las necesidades de la gente, con la cultura, pero le quieren meter en la cabeza a la gente la idea de que Política es una mala palabra. Mientras bailan canciones de Gilda, endeudan al país por decenas de miles de millones de dólares que solamente van a beneficiar (para eso está hecha la deuda externa) a los bancos y los especuladores. El problema no es la política, si no los que se enriquecen con ella. 

Baradel, las caras y los programas

El dirigente de la Ctera, Roberto Baradel, es un burócrata sindical. Durante los doce años de kirchnerismo, la docencia recibió insultos, aprietes, represión, descuentos, y la conducción de la central que debería haber convocado innumerables paros nacionales hizo oídos sordos a las necesidades de los compañeros que dicen representar. ¿Eso quiere decir que se debe permitir al aparato represivo del Estado amenazar dirigentes gremiales opositores? Por supuesto que no, los trabajadores no deben ceder un paso en ese sentido. Ni siquiera con Baradel. ¿La participación de los burócratas convierte al Paro Nacional convocado para este año como ilegítimo? Por supuesto que no. Lo que decide si se participa de una lucha no son las caras, si no el programa. Aníbal Fernández, uno de los responsables políticos de la Masacre del Puente Avellaneda en la que fueron asesinados Kosteki y Santillán, convocaba a marchar los 24 de marzo por los derechos humanos, y, sin embargo, esa lucha nunca dejó de ser justa. Caso contrario, bastaría poner un oportunista en el palco del 9 de julio para anular la lucha por la Independencia. Generalmente, los que se bajan de las luchas por las caras que participan, son los intelectuales que gozan de ser distinguidos como los que nunca se mezclaron con nadie impuro. Como dijera el joven poeta bonaerense Juan Coronel, es hora de “que los intelectuales empiecen a entender de respeto y empatía”. El purismo y la anti política están en contradicción antagónica con los movimientos de masas, lo que los destina al fracaso. Y lo que es más grave, no sirven para resolver las necesidades del pueblo que sufre y necesita soluciones.

Voluntarios para la lucha 

Esta semana está marcada por las luchas de diversos sectores. Todo lo que el kirchenrismo dividió (CGT, CTA, movimientos sociales y de derechos humanos, entre otras organizaciones), el macrismo se está encargando de unirlo a fuerza de ajuste y más ajuste. Este lunes en la apertura del ciclo lectivo en la Escuela Normal “Ernesto Bavio” de Gualeguay había más funcionarios de la municipalidad y de la Departamental de Escuelas que alumnos y maestros. La contundencia del paro docente se explica, entre otras razones, en la no convocatoria a paritarias por parte del Gobierno Nacional; en la oferta ridícula por parte de la mayoría de los gobiernos provinciales (6% hasta julio en el caso de Entre Ríos); en la acertada decisión de NO INICIAR el ciclo lectivo, entendiendo que es el paro más contundente, algo que la conducción de Ctera durante el kirchnerismo parecía desconocer; en el decretazo del gobernador Bordet que aumenta los salarios por la puerta de atrás, desconociendo la discusión paritaria y sepultando el diálogo con los trabajadores; y en las provocaciones operadas desde el Gobierno Nacional del estilo “Voluntariado Docente”.

Párrafo aparte merece la decisión de la Gobernadora Vidal de convocar a los voluntarios para “apoyo escolar”. La mujer sonriente del PRO sabe que es inviable el Voluntariado Docente, pero les tiene reservada otra tarea. Los mismos que se quejaban de la militancia rentada de La Cámpora, ahora inventaron esta Beca Carnero 2017. Van a abrir el registro de voluntarios y, de paso, van armando un poco de fuerza propia, no sea cosa que los partidos tradicionales los dejen sin aparato de la noche a la mañana, cansados de los desplantes. Pero lo más grave, es que fuera de los militantes digitales del PRO que organizaron esta provocación, haya personas que desconozcan la sensibilidad que requiere el trabajo docente y el programa del paro. ¿Sabrán todos esos cyber opinadores lo que implica ponerse al frente de un curso y sentir empatía por las decenas de historias terribles que los docentes reciben año a año? ¿Estarán dispuestos a llegar a dedo, en lancha o a caballo a una escuela? ¿Comprarán zapatillas, ropa, útiles escolares para sus alumnos, con el mismo salario que un docente? ¿Se sentirán seguros en escuelas con problemas estructurales de todo tipo? Ser docente no es transferir contenidos a una masa amorfa y neutral de súbditos. Puede no ser un oficio heroico, pero definitivamente no es algo que pueda hacer un grupo de ociosos digitales. Ningún padre sensato aceptaría que esa gente educe a sus hijos.

Voluntarios para gobernar 

Lo que necesita nuestro país no son personas que avasallen los derechos de los trabajadores. Lo que hace falta es que los funcionarios cobren el mismo salario que un trabajador estatal o un docente. Así van a entender lo que vive la gran masa de personas que hacen grande este país con su faena diaria. El obrero que le hace el aguante a su compañero cuando va al baño; el camionero que lleva a un docente que va a dedo al interior de la provincia; el comerciante que le fía a una jubilada porque sabe que, aunque no tenga para un par de zapatillas, cuando pueda se lo va a pagar. Basta de esta gente que se cambia el nombre, se deja la barba, se recicla, habla con la izquierda, roba con la derecha. Nadie puede tener beneficios por ser “el papá de”, “los hijos de”, “el amigo de”. Verlo a Mauro (el hijo de) Urribarri en una reunión con docentes o dirigiendo la policía; y a Franco (el papá de) Macri teniendo los beneficios impositivos que se les niegan los pequeños productores agropecuarios, es inaceptable. Por esa razón, cuando hagan el voluntariado para gobernar, yo ofrezco a la maestra de mi hija que, haciendo este paro, le está enseñando muchísimo más con este sencillo y comprometido acto, de lo que cualquier cyber boludo pueda escribir en todos los caracteres que se le ocurran.

Publicado por Río Bravo el 6 de marzo de 17.