Lunes, 23 Marzo 2020 17:09

Haciendo memoria: “Por los hombres y mujeres que mi padre hizo desaparecer”

Escrito por Río Bravo

Historias desobedientes es un colectivo integrado por familiares de genocidas que pusieron por delante su integridad como seres humanos y la empatía por las víctimas de la represión, aún a costa del quiebre de sus vínculos de sangre. A 44 años del inicio de la dictadura más sangrienta de la historia argentina renovaron su proclama por memoria, verdad y justicia y homenajearon a las víctimas con un texto y un emotivo video titulado “Haciendo memoria”.
 
“Haciendo memoria” (Memoria desde los hijos desobedientes de los represores)
 
Este 24 de marzo, recuerdo el día en que mi padre, sentado en la cocina, me dijo que estaba acusado de haber cometido crímenes de lesa humanidad durante la dictadura. Y afirmaba que no había tenido otra opción.

Hoy, “haciendo memoria”, pienso en la chica cuyo tío, policía como el mío, participó en el secuestro de sus amigos de infancia, durante una redada en la que un grupo de tareas se llevó a toda la familia.

“Haciendo memoria”, recuerdo la noche en que mi padre me admitió que había participado en los vuelos de la muerte.

“Haciendo memoria”, no puedo ni podré nunca olvidar los testimonios de las víctimas de mi padre, ni sus miradas, ni sus silencios.

“Haciendo memoria”, no quiero jamás dejar de recordar el silencio de mi abuelo, el silencio de mi padre, el silencio de mi madre.

“Haciendo memoria”, veo la imagen de mi padre en la cárcel la última vez que fui.

“Haciendo memoria”, recuerdo a mi padre en su casa; recuerdo la imagen de la impunidad.
 

Por las personas que mi abuelo asesinó,

Por los hombres y mujeres que mi padre hizo desaparecer,

Por los sobrevivientes que me abrazan y no ven en mí los rasgos de su torturador,

Por las Madres y Abuelas que mi familia despreció,

 

Por ellas y ellos; por ti y por mí,

“hago memoria”,

busco verdad,

reclamo justicia,

 

y, entre cuatro paredes,

más que nunca libre,

lucho contra el virus del silencio.

 

Como tu piel y tus ojos, nuestros corazones saben que no hay olvido. Por eso, humildes pero dignos, seguiremos “haciendo memoria”, y construyendo día a día pequeños homenajes a las víctimas de nuestros

familiares: algunas palabras comprometidas, unos cuantos recuerdos, y un puñado de Historias Desobedientes que los honran y los hacen presentes, ahora y siempre.

 

Modificado por última vez en Martes, 24 Marzo 2020 18:07