Martes, 07 Marzo 2017 23:52

La Legislatura hará un “reconocimiento” a mujeres pero de la Emergencia no se habla

Escrito por Santiago MacYntire

Reconocimientos protocolares de diputados y del gobierno para las mujeres en su día. Ahora bien, de la reclamada y necesaria declaración de emergencia en violencia contra las mujeres, ni noticia.

La Cámara de Diputados de Entre Ríos realizará el 9 de marzo una sesión especial con homenajes por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora aunque, más allá de los reconocimientos formales, desde el Ejecutivo y la Legislatura se mira para otro lado cuando se trata de destinar los recursos necesarios para encarar políticas frente a la violencia de género y las desigualdades sociales entre hombres y mujeres. La Emergencia en violencia contra las mujeres, fuera de la agenda.

Demás está decir que la conmemoración oficial está desprovista de la reivindicación de clase de la fecha, de origen obrero. Se habla de Día internacional de la mujer, a secas. Sin el epíteto de trabajadora. Y eso, sin sesgos sectarios, habla del para qué de la conmemoración; si es un enaltecimiento de la mujer en general o una reivindicación de las luchas de las mujeres oprimidas por sus derechos sociales y la igualdad de género.

En ese contexto, es una contradicción inocultable que, por un lado, se pretenda “homenajear” a las mujeres (trabajadoras), a aquellas que fueron asesinadas por exigir derechos laborales básicos, cuando, por el otro, los partidos de gobierno nacional y provincial -el PRO y el justicialismo- anuncian descuentos a la docencia -en su mayoría compuesta por mujeres- por reclamar un salario digno.

Emergencia, de eso no se habla

Como una reacción espasmódica frente a la conmoción y la reacción social que generaron los cinco femicidios ocurridos en la provincia en el mes de noviembre, tanto el oficialismo como la oposición provincial se mostraron compungidos y preocupados por el tema, aunque no necesariamente ocupados.

El bloque Cambiemos, a través de la diputada macrista Ayelén Acosta presentó un proyecto que propone la declaración de la “emergencia pública en materia social por violencia de género por el término de dos años” con el objetivo de “prevenir y revertir el número de víctimas por violencia de género en todo el territorio de la provincia” y faculta  al poder Ejecutivo, desde el punto de vista presupuestario, “a disponer y reasignar” las partidas necesarias para afrontar la situación.

La iniciativa no obtuvo dictamen y, por ende, no bajó al recinto para ser votada. Según reconoció la propia autora de la iniciativa, el texto no fue siquiera debatido en comisión, aunque la reacción de la alianza UCR-PRO fue timorata frente a la postura del gobernador, Gustavo Bordet, frente a lo que, antes de un proyecto de Ley, era una demanda de las organizaciones de mujeres, gremios, organizaciones sociales y partidos de izquierda.

El mandatario esgrimió como argumento que la emergencia “no se puede trabajar aisladamente”, sin que nación lo haga antes, aunque este planteo deja de lado que, más allá de la articulación de acciones, la emergencia no es más ni menos que destinar los recursos necesarios para frenar la silenciosa masacre. Ni más, ni menos; lo necesario.

Entonces, mientras Bordet espera que los diputados de Macri aprueben la Emergencia aprobada en el senado hace nueve meses y los diputados provinciales hacen su homenaje, los legisladores entrerrianos de Cambiemos se conforman con las promesas Bordet sin efectos concretos y hacen la plancha. En paralelo, miles de mujeres siguen en peligro y siguen siendo asesinadas en Entre Ríos y el Estado no puede garantizar una orden de exclusión ni evita que un violento que anticipó 20 veces un asesinato vaya y cumpla con su promesa.

Publicado en AIM y reproducido por Río Bravo el 7 de marzo de 2017.