sindicatotv

Domingo, 09 Enero 2011 21:19

Diario de un escritor entrerriano (Semana 13)

Escrito por Román Ortíz

Por Román Ortíz - De kapangas, Santa Elena, truchi progresismo, la yeta, chamamé y  mosquitos. 

 Y uno que se quiere retirar al río, pero no lo dejan. Porque la cosa se pone jodida. Acá tenemos nuestros capangas que no se toman vacaciones. Señoras y señores, Tres Arroyos manda y el patito obedece. ¿Y los pastajeros de Santa Elena? ¿Y el compromiso con los pequeños y medianos productores de la provincia? ¿Te acordás Schunk, “qué tiempos aquellos”, cuando la barba te quedaba bien? 

 

Una provincia progre, con un vicegobernador que no estuvo de licencia durante la dictadura. Pero mirá qué chiste nos echamos. El modelo Timerman: fotitos con Videla, y ahora quiere correr a la izquierda por izquierda. Hay que reconocer que son atrevidos y porfiados, como diría mi abuela. Pero las caretas pican, y en algún momento se le tienen que sacar. Y mostrar los dientes, “como perro rabioso”.

 

Empieza un año raro. Va a haber elecciones, y eso quiere decir que va a haber muchos políticos mintiendo en los medios de comunicación. Pero para nosotros cambia poco. La tenemos que seguir luchando. Y capaz que de tanto lucharla, se nos zafa el lazo y le metemos lindo susto a estos capangas. Siempre recordando que desde el gaucho con el indio, y antes también, siempre nos han querido entreverar a los que somos hermanos. 

 

Hablando tantas cosas, se me pasó que llegamos a la semana yeta. Si pasamos esta, nos podemos quedar tranquilos, porque nos queda algo de cuerda. Hubo un Laferrere, antes de Jesús, que les dedicó una sátira a los que traen la mala suerte. Se llegó a creer que Scioli perdió el brazo por culpa de Menem. Lo cierto es que yo por las dudas me toco un mellizo, y nunca paso por debajo de una escalera, ni tiro sal, ni dejo la tapa del inodoro levantada, ni cuento nada antes que me den el trabajo, y así vivo pendiente de pavadas. 

 

Pero tenemos que ponerle un poco de onda a este verano. Habrá quienes muevan el Skeletor al ritmo de unos buenos chamamés, hamacándose de un lado para el otro y apretando alguna cintura que se preste para la ocasión. Otros, más jóvenes, se deleitarán con unas cumbias y reggaetones. Cómo olvidarme de roqueros y poperos. También podemos darle al carnavalito, que no faltará en los festivales. Pero lo importante, es que bailen aunque no sepan cómo se hace. Porque la música “es el alma de los pueblos”, y todos tenemos derecho a sentirla “a nuestra manera”, como Sandro.

Hablando de moverse, tenemos que hacer un llamado a la solidaridad. La verdad es que los mosquitos se están pasando de la raya. Y no hablo del dengue, que como siempre nos persigue de cerca. Puede que este no sea el medio indicado, pero ¿por qué no se van a picarles el traste a los funcionarios que veranean en Brasil? Nosotros que honramos el río, que es casi un hermanito menor de nuestra Pachamama, no nos merecemos ese trato hostil. Encima ustedes se han acostumbrado al Off, y a los espirales se los fuman. Así no se puede. Hagamos un trato: nosotros les decimos dónde están los que nos chupan la sangre a nosotros, y ustedes van y se cobran de ahí. ¿Qué les parece?

Publicado en Río Bravo, sábado 8 de enero de 2010.

Modificado por última vez en Lunes, 10 Enero 2011 12:36

845x117 Prueba