sindicatotv

Viernes, 24 Diciembre 2010 23:30

Diario de un escritor entrerriano (semana 12)

Escrito por Román Ortiz

Por Román Ortíz - De fiestas, chamarritas, peones, gobernadores, caudillos, pan dulce, vino, Papá Noel, sidra, cohetes, muertes, y esperanza.

Ya se acerca nochebuena, ya se acerca navidad; para todas las gallinas el regalo de papá”, cantaba fervorosamente la hinchada de Boca en tiempos mejores. Así como en estas fiestas va a haber regalos para algunos, otros no tendrán nada que festejar.

 

Vuelvo a los quinientos pesos, porque si Urribarri cree que con eso se puede disfrazar de Papá Noel, está muy equivocado. Mucho menos, si hace esos encuentros provocadores en defensa de la educación. Me hace acordar a la Chamarrita de una Bailanta:

 

Y me habló de obligaciones, del trabajo y la Nación. A mí que sembré en sus campos, mi pobreza y mi sudor”. ¿Sabrá nuestro jefe territorial lo que es el trabajo? Lo que es ir a una escuela a dedo, lo que es el sacrificio que hacen los docentes con sus sueldos vergonzosos. Y sigo con otra parte:

 

Mucho hablar de obligaciones, nada de farras peón; Usted que vive a cafundas de los pobres como yo”. La vigencia es sorprendente. Se llenan la boca de compromiso, trabajo, y otras palabras con buena prensa, pero viven a costa nuestra, y nos tiran un hueso de cinco Roca’s para que no jodamos. La plata que piensan usar para las campañas con las mentiras de siempre, que la usen para el pueblo entrerriano, que tanto la necesita para frenar el éxodo que el INDEC desnudó.

 

Volviendo al tema de las fiestas, son una buena oportunidad para repasar la colonización cultural. ¿Pan dulce, turrones, chocolates, ropa abrigadísima de Papá Noel? Todas esas locas costumbres invernales, nos vienen del norte. Asado con cuero debajo de la parra, unos cubitos para el vino que con este calor no se va a ofender, y si no hay pa tanto, sanguche con tereré. Pero no nos miremos en espejos tan rotos.

 

Entre los ruidos de los cohetes y los corchos de sidra que vuelan por el aire, hablemos con los nuestros. La mejor forma de saber cómo está la cosa, es charlar con los que la luchan todos los días. Los charlatanes de feria siguen vendiendo el sueño de hacerse la América, y la realidad que nos golpea por la calle es otra. Cuesta mucho laburo llenar un carro con mercadería, y eso no es un buen augurio para estas fiestas.  

 

Pero sin dudas, el gran pedido de estas fiestas es Nunca Más. Basta de muertos, basta de heridos, basta de que te rompan la cabeza por pedir un mundo mejor, un país mejor, una provincia mejor. Los mismos que se jactan de la condena de Videla, son los que miran para otro lado cuando muere un hermano Quom, cuando muere un pibe con sueños, cuando muere un pobre con la esperanza del techo propio.

 

Este humilde luchador de las palabras y las calles, les desea todos los hermanos del pago chico, el  país y la patria grande, que vivamos en un lugar cada día más justo. Sin hambre, sin tierras ociosas, sin gauchos durmiendo en la calle; ni pibes que se quedan con hambre en el comedor, ni represión tercerizada ni de planta permanente; sin jubilados que no llegan a fin de mes, sin deuda externa ilegítima usuraria fraudulenta y de la dictadura, sin doble discurso ni chamuyos baratos. Para eso seguiremos luchando y dedicando estos humildes párrafos. Felicidades y hasta la victoria.

 

Publicado en Río Bravo, viernes 24 de diciembre de 2010.

 

Modificado por última vez en Lunes, 27 Diciembre 2010 16:18

845x117 Prueba