sindicatotv

Jueves, 16 Diciembre 2010 00:31

Diario de un escritor entrerriano (Semana 11)

Escrito por Román Ortiz

Por Román Ortiz - De ranchadas, villeros, Cristina, Macri, ÉL, Manauta, los muertos, los extranjeros, los nativos, Urribarri, mate con galleta, nosotros y ellos.

La injusticia se nos agolpa en la garganta, y tragar se hace imposible con semejante nudo que se ha formado. ¿Cómo pueden ser tan cínicos de jugar con esa gente tirada debajo de una lona? Se pelean por la ruleta pedorra de los votos, antes que por acercarles una mano a esos pobres, re contra pobres, que se la jugaron a cara y ceca.  

 

De las taperas a las villas, del campo a la ciudad, de la cama al living y desde Entre Ríos hacia el mundo. Palacios que son museos inhabitados, y gente que vive en las puertas de su arte exclusivo tirada arriba de un cartón. Una provincia de la que se van los jóvenes, un país que es cada día más desigual, y un mundo que sigue defendiendo a los bancos aunque le cueste sangre a sus pueblos. Acá vivimos hermano, y acá moriremos de pie como los árboles.

 

Uno que sabía mucho de esto, era el gualeyo Chacho Manauta, escritor de “Las tierras blancas” y admirador de Gorki. Cuando los gurises se mueren, no hay discurso que valga; no hay botox nacipop que te conmueva, no hay afeitada que te tape lo fachito, no hay nada más. Cuando los gurises se mueren, porque no tienen ni un techo de chapa donde soñar con otra cosa, se terminan las palabras. Son tantos los Odiseos que se nos van todos los días, mientras los funcionarios la siguen juntando en pala ancha.         

 

La bronca se hace mayor porque esta semana nació Jesucristo Superstar. Cuando la señora que honra el sillón de Rivadavia, pagando la deuda que este inventó, se refiere al difunto, se refiere a “ÉL”: ¿Ustedes creen que ÉL iba a reprimir? ¿Se lo imaginan a ÉL descansando ante el llanto de su pueblo? Y todo en las tierras José C Paceñas de Mario Ishi, el que reparte las casas sociales entre todos sus parientes. Por algo, somos los máximos exponentes del sainete.

 

Ese recurso sacralizador, Cristina lo plagió de la Biblia, esa preciosa fábrica de mitos. La tercera persona del singular nos interpela con su biografía retocada, y su foto en Sierra Maestra que no tardará en aparecer. No se olviden de dar gracias al magnánimo photoshop nacional y popular, que ya editó las imágenes que Néstor Not Dead tenía con Carlos Iº de Anillaco. Pronto habrá una oración antes de dormir, estatuas, calles, y billetes de cien pesos para ÉL. Pero ni todo el aparato mediático del mundo puede enfrentar al gran dios “preciodelpanydelacarne”. Sin dudas, el Supremo.     

 

Pero sería injusto no dedicarle aunque sea un párrafo (porque más no merece) a Mauricio Macri Vainilla. El que se quejó de la inmigración descontrolada. ¿Los enviados del FMI no le molestaron? Las inversiones extranjeras son bienvenidas, pero no me manden a estos sudamericanos muertos de hambre, por favor. Los únicos nativos auténticos, los originarios, se pasaron la vida soportando extranjeros que los han echado a palos de todos lados. Y eso que Macri grande es nacional y popular. No se entiende.  

 

Menos mal que por acá tenemos al gran Sergio Urribarri, que nos quiere tirar un hueso de quinientos mangos, para que cerremos el pico por todo el año. ¿No será poco desgraciau? Con todos los millones que tenés amontonados para las elecciones, podrías mejorar el sueldo de los laburantes, que bancamos esa fábrica de pastas que tenés en la Casa Gris. Entre Sojadetti, Bugs Busti y vos, prefiero la nada, o el mate con galleta, que para este caso es lo mismo.

 

Publicado por www.riobravo.com.ar el miércoles 15 de diciembre de 2010.

 

845x117 Prueba