Jueves, 24 Noviembre 2016 23:18

No es como en las pelis

Escrito por Camila Gomez

Abzurdah se estrenó el año pasado y fue la película más taquillera del primer semestre. Protagonizada por Eugenia China Suárez y Esteban Lamothe narra la historia de Cielo y Alejo haciendo foco en la relación de “amor” obsesivo. Se muestra también la anorexia de la joven, pero de modo secundario.

Cielo Latini publicó un libro autobiográfico en 2006, nueve años después se realiza la versión cinematográfica. El slogan del film fue “el amor duele”. Ya se equivocan, si es amor no duele. Eso era obsesión. La China Suárez encarna a una adolescente de 14 años que establece una relación a través de un chat con Alejo, diez años mayor. La película narra la intensidad del vínculo, la manipulación del varón y la obsesión de la joven para que su novio le preste más atención. La joven basa sus días en los chats con Alejo y sus proyectos. Un día, angustiada,  le pide que no le escriba más. Cree que para gustarle debe ser más flaca. Deja de alimentarse y se lastima con tijeras y la navaja del sacapuntas. Si bien la relación con Alejo no prospera, la publicidad se basa en eso para la venta de entradas.

A más de un año del estreno de Abzurdah (fue el 4 de junio) hay preguntas que siguen vigentes y deberíamos hacer lo imposible por responder: ¿el amor y la obsesión se interrelacionan? ¿Por qué nadie dijo que eso no es sano? ¿La película sirvió para generar consciencia sobre la anorexia o para hablar con los adolescentes sobre el tema? Estoy segura que no. Hubo un descuido total al tratar la problemática. Y de la misma manera circularon las notas con alguno de los protagonistas o realizadores, hasta el momento en que dejó de estar en cartelera. En entrevistas realizadas, Latini afirmó que ella no se haría cargo de las enfermedades ajenas, ante la preocupación por saber si era consciente que podría estar incentivando la anorexia y la bulimia. Debería haberlo tenido en cuenta, ya que de una u otra manera miles de jóvenes se identificaron con el personaje Cielo.

Pasó como un éxito en taquilla. Pasó dejando indignación en pacientes recuperados y sus familiares, al ver en la escena final a una Cielo feliz y ya en su rol de madre cuando la habían mostrado al abismo de la muerte. Lo que más hubiese aportado a todos es la historia de recuperación de la protagonista. Y la dejaron pasar, porque importaba más que no se quede con Alejo. 

Ya que no lo mostró la película, dejemos clarísimo que no es así la anorexia. No es la obsesión con un chico. Es controlar calorías, es mentir, sentir culpa, es querer dejarse morir.  Es que el dolor sea tu ancla. Es ausencia y pérdida de amistades. Es olvido del respeto por uno mismo. Es desvalorización de vos como persona. Es dejarte ensordecer por voces y diosas que no existen.

No seas como Cielo. Tené presente que vos sos protagonista de esta película. Que te merecés una vida mejor que la que te muestren en la cine, la tele y las revistas.

Publicado por Río Bravo el 24 de noviembre de 2016.