Estimado Ramón:

Le escribo desde bastante lejos, estoy en el año 2020, el año de los enfermeros y el aniversario del natalicio y fallecimiento del General Manuel Belgrano.

No tuve el gusto de conocerlo personalmente, pero Jorge García, de Salud Pública, me habló mucho de usted. Él tenía sus libros, que alguna vez publicó Eudeba. Otro que siempre lo pone de ejemplo es el Dr. Horacio Micucci, del Foro Patriótico y Popular; que sigue pensando en la necesidad de muchas EMESTA para la producción pública de medicamentos.

Este tema de los medicamentos no es fácil: al Dr. Illia y al gran Oñativia se los llevó puesto un Golpe de estado, sí, como ese del 55 que vino a destruirlo todo.

Le cuento que no la estamos pasando nada bien. Tenemos 40% de compatriotas en la pobreza y los buitres de siempre están al acecho. Hay cosas que no cambian con el paso del tiempo; desde hace muchos años que vienen por todo y lo están logrando. Cada vez estamos más endeudados y con nuestro pueblo más hambriento.

En estos últimos tiempos, a los problemas que ya teníamos se le sumaron las epidemias, que como bien usted sabe, no distinguen de clases sociales, pero siempre, siempre, hacen más daño entre los más pobres, en aquellos a los que no le llega el agua, donde la comida escasea y el sistema de salud atiende de a ratos.

Siendo justo con usted, tengo que agradecerle haber pensado y realizado esas grandes obras para atender la salud del pueblo, llegando a todos los rincones del país o -como usted decía- a esa Argentina Profunda. Sin sus ideas y obras, este pueblo la habría pasado mucho peor.

Le cuento que hasta el día de hoy se habla de usted, hay cosas que no se olvidan. Sus obras quisieron ser destruidas, y en gran parte lo lograron, pero no fue sin resistencia y lucha de los trabajadores de la salud. Hoy tenemos un sistema de salud para ricos y otro para pobres, la administración de la salud fue transferida a las provincias y cada una se hace cargo como puede.

Pero hay un montón de gente que sigue pensando en el sistema de salud que usted empezó a construir, muchos de los hospitales que se construyeron en su gobierno siguen en pie. ¡Qué bueno que los pensaron reforzados! Resistieron el paso del tiempo y a los gobiernos que poco les interesa la salud de su pueblo.

Le cuento que en estos días, apareció en todos los medios comunicación, ¡Usted sigue molestando Carrillo!

Se revolvió el avispero. Hasta opinó el representante del gobierno inglés. Sí, esos caraduras colonialistas que ocupan nuestras Islas Malvinas, y también los mismos de siempre, los que se arrodillan y rinden pleitesías a los que nos someten y nos humillan.

Carrillo, la colonización mental sigue vigente, algunos dudan de las capacidades de nuestros científicos y tecnólogos para un desarrollo independiente al servicio de nuestro pueblo. Pero la realidad no se puede ocultar y,

hace unos días, científicos argentinos descubrieron cómo diagnosticar de forma temprana un virus que nos está complicando; cómo serán las vueltas de la vida, en esto hay una parienta suya.

Me enteré que a veces decía que sus ideas no eran suyas y que, para que lo escucharan, se las atribuía a científicos de países remotos y con nombres raros para que le prestaran más atención.

En estos días lo salieron a bancar la gente de a pie, esos que todavía conservan la memoria y lo recuerdan con nostalgia, y también vi a al diputado Juan Carlos Alderete hablar de Ud. y de sus luchas contra las epidemias, así que no está todo perdido; los otros estaban con el tema de la Receta Digital... En otra oportunidad le voy a volver a escribir y le cuento de eso. El diputado que habló de usted es de un movimiento social, de la Corriente Clasista y Combativa, es de esos que pelean por tierra, techo y trabajo, los Cayetanos.

También habló de usted el Dr. Jorge Luis Pellegrini y dijo que quienes lo atacan son los mismos que quieren destruir nuestra causa nacional que es la defensa de la Salud Pública. Otro que lo defendió fue Dr. Alejandro Olmos Gaona, quien posteó en su Facebook: “Hay que ser un verdadero miserable para asociar a ese eminente médico que fue Carrillo, con los nazis, o con supuestas experiencias médicas para curar la homosexualidad, protegiendo a médicos alemanes que pretendían hacerlo. Y además de miserable, mentir descaradamente, para confundir, y sugerir un 'costado oscuro' del más grande sanitarista que tuvo el país, que llevó a cabo durante los ocho años de su gestión una política sanitaria, que ni antes ni después nadie quiso igualar”.

Creo que se entendió muy bien eso que alguna vez dijo: "Frente a las enfermedades que generan la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas".

Sus palabras, su trabajo y su obra nos muestran un camino; seguiremos estudiando, investigando y trabajando para hacer posible ese sistema de salud que usted soñaba y empezó a construir. Un sistema de salud que atienda las necesidades de un pueblo sin distingo de color, de clase social y de provincia.

No sé si va a estar en un billete (Usted vale mucho más que 5000), pero le aseguro que estará siempre presente en aquellos que sueñan con un país más justo y soberano.

Le mando un gran abrazo.

* Bioingeniero Fernado Sassetti. Prof. Adjunto (UNER)

Publicado por Río Bravo, el 22 de mayo de 2020.

Publicado en Historia

Un equipo de investigación formado por docentes de la Facultad de Ingeniería de la UNER, a partir de la cátedra de Salud Pública, coordinados con los municipios de Oro Verde y de Diamante, quedaron entre los 64 proyectos preseleccionados (de 904 que se presentaron en todo el país), para recibir financiamiento para investigaciones sobre el Covid 19. Participan propuestas pensadas desde distintas disciplinas, a partir de un concurso organizado por la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), en el marco de una convocatoria extraordinaria de la Unidad Coronavirus Covid 19, un dispositivo de coordinación impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Se trata del desarrollo de un sistema de información sanitaria para la gestión de epidemias a nivel municipal. El investigador responsable es Fernando Sassetti, docente Adjunto Exclusivo de la Facultad de Ingeniería de la UNER para la disciplina Salud Pública. El equipo está formado por casi 15 integrantes, incluyendo becarios de investigación, docentes de la carrera (en diversas disciplinas, incluso comunicación social) y referentes del municipio de Oro Verde y el de Diamante.

Dialogamos con Fernando Sassetti, y el investigador repasó cómo, desde la Cátedra de Salud Pública de la Facultad de Ingeniería, vienen impulsando desde hace años proyectos de extensión e investigación vinculados con la aplicación de tecnologías al campo de la salud pública. Del equipo participan trabajadores de la salud, estudiantes, docentes, graduados e informáticos, y los proyectos que impulsan son trabajos colaborativos con las organizaciones: "entendemos que es la mejor forma de compartir experiencias y desarrollar sistemas de información que se adecuen a las necesidades de los trabajadores de la salud y al cuidado de la salud de las personas."

Sostiene Fernando: "Hay mucho por hacer y mucho por mejorar, pero no debemos olvidar lo importante que es disponer de un sistema de salud público y de organismos científicos y tecnológicos que en momentos como éste pueden colaborar con la búsqueda de soluciones, a pesar de las políticas de ajustes que precarizaron el sector."

Historia

Fernando rememora y reconoce, en el recorrido que los llevó hasta aquí, a quienes los marcaron e impulsaron a tomar este camino. "En aquellos años el docente a cargo de la asignatura era el Dr. Jorge Daniel García, médico Sanitarista, un profesor diferente, que nos enseñó la idea de pensar a los Bioingenieros como Trabajadores de la Salud. También decía, mientras se reía, algo así como que a los médicos les quedaba grande hablar de salud y que era necesario pensar la salud de los pueblos desde distintas perspectivas, y que para ello era necesario hablar de equipos de atención de la salud."

"En el 2007 era ayudante de cátedra de Jorge y empezamos desarrollando proyectos de extensión en el barrio hipódromo de Santa Elena, con promotores de salud barriales, agentes sanitarios, enfermeros, médicos. Por cuestiones de presupuestos, en el año 2008/9 empezamos a trabajar en proyectos con el CAPS H. D’Angelo, en temas vinculados con la Atención Primaria de la Salud. Y en el 2012 conocimos a Luis Falcón, médico e informático, que frente a problemas parecidos a los que veíamos en nuestros barrios, comienza a desarrollar el GNU Health, un sistema de información para el cuidado de la salud, desarrollado desde la óptica de la medicina social, de la necesidad de tener un primer nivel de atención que pueda detectar de manera precoz la enfermedad y atenderla de manera oportuna." El sistema se sustenta en la filosofía del software libre se distribuye bajo licencia Libre: se puede bajar, estudiar, usar, modificar y compartir.

El equipo tiene antecedentes en diversos proyectos de investigación, todos en relación con los vecinos de la zona, municipios, escuelas, centros de salud y otros actores sociales. Han trabajado con el monitoreo del crecimiento de los niños y niñas, y la detección temprana de problemas de malnutrición, a partir de la necesidad de articular el ámbito de la salud con la educación. Entre los proyectos desarrollados, podemos destacar el que abordó la implementación y puesta en funcionamiento de un sistema informático (GNU-Health) para la gestión sanitaria en dos efectores públicos del primer nivel de atención de la salud de la ciudad de Diamante; o el que apuntó a desarrollar estrategias comunitarias para el control del Aedes aegipty para la prevención del Dengue, Chikungunya y Zika; y otro que abordó los desafíos y alcances en el control del cáncer desde el primer nivel de atención en centros periurbanos y rurales, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer. Participaron de la primera experiencia de implementación de GNU Health en un hospital de Argentina, en el año 2012, donde la dirección de Bioingeniería del Ministerio de Salud, la Dirección del Hospital y GNU Solidario, llevaron adelante el proyecto de informatizar el Hospital Joseph Lister, de la ciudad de Seguí. Actualmente hay experiencias en desarrollo de GNU Health en efectores de salud de Diamante y en servicios hospitalarios de Paraná.

En el marco de colaboración entre GNU Solidario y la disciplina "Salud Publica" de la Facultad de Ingeniería, el Bioing Carlos Scotta y Francisco Moyano Casco estuvieron trabajando en cuatro centros de salud de Camerún a fines del año pasado, con muy buenos resultados. En palabras de Sassetti, "se desarrollaron capacidades locales que también se comparten con otros pueblos".

El proyecto presentado

En el marco de la pandemia COVID-19, el equipo presentó uno de los 904 que se presentaron en todo el país y quedó preseleccionado entre los 64 más relevantes, para avanzar a la próxima instancia de evaluación para su financiación.

El título de la idea - proyecto presentada es: "Implementación de un sistema de información sanitario basado en software libre para la gestión local de epidemias en municipios." Describe así la idea base y sus objetivos: "La idea que se propone es desarrollar un proyecto de investigación-acción que aborde la necesidad que tienen los municipios de disponer de datos e información sobre el estado de salud- enfermedad de su población en el marco de una epidemia. Esta propuesta se basa en el uso de software libre, lo que permite reducir las inversiones iniciales en el desarrollo de salas de situación de salud local."

El proyecto, que durará un año y arrojará resultados desde los primeros meses, consiste en desarrollar un red informática para la gestión de datos sanitarios a nivel municipal, integrando la red local con la municipal y nacional. Explica Sassetti: "Para pensar necesidades vinculadas con la salud de las poblaciones y la organización de los sistemas de salud es necesario disponer de datos para la generación de información."

La propuesta, que se realizó en conjunto con el Municipio de Oro Verde y el de Diamante, retoma proyectos de investigación y extensión que el equipo viene realizando desde hace mucho tiempo con recursos muy austeros para la implementación de sistemas de información basados en software libre en el ámbito de la salud.

"Desde hace muchos años que venimos desarrollando proyectos de extensión y proyectos de desarrollo tecnológico y social para diseñar, desarrollar y adecuar el sistema GNU Health a las necesidades locales de nuestra provincia. Fuimos consiguiendo, con los trabajadores de la salud y con los municipios, pequeños resultados que nos fueron marcando un camino de diseños, desarrollos, implementaciones de tecnologías basadas en software libre. Y actualmente estamos trabajando con Oro Verde en la implementación de la campaña de vacunación."

Consultado sobre el rol de la universidad en este contexto, Sassetti se explaya y describe la que, indudablemente, es la filosofía que reúne y moviliza a este equipo de trabajo. "La crisis sanitaria muestra las diferencias que existen en nuestro país, donde millones de personas son pobres y tienen dificultades alimentarias, donde la precariedad laboral de muchos agrega sufrimientos, donde el sistema de salud a pesar de los esfuerzos de sus trabajadores no tiene todos los recursos que debería tener, no solo para una epidemia, sino aquello que debería tener para cuidar la salud y atender la enfermedad en tiempos de normales. Entendemos que desde la Universidad tenemos que ponernos a trabajar junto a otros sectores para intentar resolver los emergentes que generan situaciones como estas, pero también para repensar esos problemas crónicos que tenemos como la falta de acceso a la alimentación, a la salud, a la educación, al trabajo."

Publicado por Río Bravo el 3 de mayo de 2020.

Publicado en Costa del Paraná

Una experiencia que a nivel nacional se puede considerar pionera, se está desarrollando en Paraná. En la zona oeste, en algunas de las barriadas más humildes de la ciudad, miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC) “José Daniel Rodríguez”, del barrio Mosconi, salen desde hace semanas a recorrer y trabajar activamente en la prevención contra la pandemia y en la promoción de la salud pública, atendiendo a la vez las condiciones particulares de lo duro que pega en la zona la crisis económica y social.

"Responsabilidad y compromiso colectivo"

La tarea empezó prácticamente a la par de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas a nivel nacional. En coordinación con las y los trabajadores de los centros de atención primaria de la salud de cada uno de los barrios, se realizaron recorridas socializando información para la prevención, en un marco en el que las necesarias medidas en resguardo de la salud pública serían particularmente difíciles de afrontar.

El bioingeniero Arturo Sedano, asesor técnico de la CCC, así lo grafica: CccEntreRiosPrevencion3"En el barrio es muy difícil que los cumpas puedan sostener largamente el aislamiento. El hacinamiento, la falta de servicios básicos y hasta de posibilidades y espacio para esparcimiento, sumado a la necesidad de salir a hacer changas con las que se trabaja y se vive el día a día; son una realidad".

Ante esta realidad, se tomaron todos los recaudos y las medidas de seguridad necesarios (uso de barbijos, distancia social preventiva y elementos de higiene a mano), y salieron a "ponerle el pecho" a la pandemia. Se capacitó a las y los voluntarios, se informó a las y los vecinos, se hizo un relevamiento de la población de riesgo y se acompañó la vacunación preventiva contra la gripe de dicha población.

En palabras de Sedano, "nos enfrentamos al miedo que genera el desconocimiento. Entonces e salió a hacer campaña para informar a los cumpas cómo poder desarrollar algunas tareas con el menor riesgo posible de transmisión del virus, extremando las formas de prevención, cuidándose e informando cual es la población de riesgo que sí o sí se tiene que cuidar y aislar".

Un trabajo en etapas

En primer lugar se trabajó en la capacitación fundamental, a través de las redes sociales y por WhatsApp. Se elaboró un material de formación para las y los compañeros que voluntariamente quisieran participar, y luego de una semana se realizó un intercambio para balancear. Se afinó la información sobre cuáles son las medidas de prevención y los grupos de riesgo, y los objetivos de la campaña.

CccEntreRiosPrevencionDespués se salió a hacer el relevamiento de los grupos de riesgo y se aprovechó para entregar un volante informativo así como un kit básico de limpieza (desinfectante, detergente y/o lavandina diluida). El relevamiento de la población de riesgo sirvió como información crucial para la campaña de vacunación antigripal, en coordinación con los centros de salud de cada barrio. Las medidas de prevención que se difundieron tienen que ver con la higiene, sobre todo cuando se está en contacto con objetos o personas de fuera del ámbito de cada casa, y la distancia social, más allá de la "cuarentena", que sigue siendo la principal medida de prevención.

Finalmente, se acompañó al personal de salud para realizar las vacunaciones, principalmente a personas mayores 60 años o con problemas cardíacos y respiratorios, y embarazadas.

Una campaña necesaria

A nivel nacional la CCC definió enfrentar la pandemia, por lo que además de sostener los comedores y las copa de leche abiertos, se encaró el tema de la prevención. La propuesta puede tomarse como un antecedente de lo que acaba de anunciar como propuesta oficial el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno nacional. Con el nombre del Programa "El Barrio Cuida Al Barrio" se propone que "promotores y promotoras comunitarias recorrerán su barrio para poder realizar un acompañamiento específico a grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene."

Desde su lugar como asesor técnico de la CCC local, el bioingeniero Arturo Sedano fue contundente respecto de la necesidad de esta campaña. "La misma pudo relevar la altísima población de riesgo que en gran porcentaje está por fuera de los registros de los efectores de salud y no se habrían vacunado si no fuese por este trabajo coordinado."

Un dato que los moviliza es que en 2018, según estadística de salud nacional, alrededor de 600 personas murieron por gripe y neumonía. Muchos más, desde ya, son las y los que estuvieron internados. Frente a este dato, es clave trabajar para "tener camas libres para la llegada del pico de la pandemia", sostiene Sedano, y para ello todo trabajo de prevención es clave.

A esto se suma que la pandemia llegó pocos meses después de que se sancionaran en Argentina las leyes de emergencia social. La destrucción del trabajo, del esquema productivo, de pymes y del mercado interno, generadas durante los 4 años del gobierno de Cambiemos, agravan el contexto en el que se vuelve prioridad la prevención y el resguardo de la salud pública. "Como decía Ramón Carrillo, entendemos que las malas políticas de salud son más peligrosas que los microbios", dice Sedano y remarca las deficiencias que afronta, después de años de destrucción, el sistema nacional de salud pública.

Existe un déficit de promotores de salud y agentes sanitarios."Se viene sufriendo desde hace muchísimos años el desmantelamiento del sistema de salud pública, hoy columna vertebral para enfrentar la pandemia", sostiene Sedano. En contrapartida, señala que las y los trabajadores de la salud "demuestran una vez más que están al pie del cañón para servir a las necesidades del pueblo". Destaca el acompañamiento recibido en la campaña por parte de los efectores de salud y la "muy buena predisposición de la gente de los centros de atención primaria de salud".

Quiénes y dónde

Quienes hicieron punta fueron el equipo técnico y las y los talleristas del CAAC José Daniel Rodríguez, que lleva su nombre en homenaje al militante de la CCC asesinado por la represión parapolicial en los días del estallido social de diciembre de 2001. El trabajo desde el CAAC fue en los barrios Balbi, Antártida, San Martin, Mosconi y Malvinas. Del CAAC también participan las y los jóvenes del Movimiento Ni Un Pibe Menos Por la CccEntreRiosPrevencion2Droga y el grupo de promotoras de derechos para la zona oeste de Paraná, que trabaja en la prevención contra la violencia de género (con el lema, en este contexto, #CuarentenaSeguraParaTodas) y por la declaración de la Emergencia sobre el tema.

Luego se avanzó y la CCC en pleno, en coordinación con la cátedra de Salud Pública de la carrera de Bioingeniería (con el profesor Fernando Sacetti a la cabeza), promovió que se sumaran de forma voluntaria las y los militantes a la prevención comunitaria. Sumaron, entre otros, los barrios Alloatti, Pancho Ramírez, Floresta, El Triángulo, Toma Nueva y Maccarone, siempre en coordinación con los centros de atención primaria de salud correspondientes.

Así, cada organización aporta desde sus posibilidades. Las organizaciones sociales como la CCC salen a hacer estas campañas mientras sostienen sus copas de leche y comedores, como el del CAAC aquí citado. A su vez, la mencionada cátedra de Salud Pública está trabajando en el diseño de una capacitación vía redes sociales para las y los voluntarios de estas campañas, con el fin de profundizar el trabajo de formación.

Cabe destacar que la mencionada también venía realizando un trabajo coordinado con el Municipio de Oro Verde, para la asesoría en la logística y en la producción de un software para poder llevar adelante el registro de datos en el marco de la lucha contra la pandemia, y una aplicación para teléfonos celulares que permite el registro de población de riesgo con geolocalización, lo cual facilita una centralización de la información necesaria para el trabajo de prevención.

Publicado por Río Bravo el 27 de abril de 2020.

Publicado en Pago chico