Una experiencia que a nivel nacional se puede considerar pionera, se está desarrollando en Paraná. En la zona oeste, en algunas de las barriadas más humildes de la ciudad, miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC) “José Daniel Rodríguez”, del barrio Mosconi, salen desde hace semanas a recorrer y trabajar activamente en la prevención contra la pandemia y en la promoción de la salud pública, atendiendo a la vez las condiciones particulares de lo duro que pega en la zona la crisis económica y social.

"Responsabilidad y compromiso colectivo"

La tarea empezó prácticamente a la par de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas a nivel nacional. En coordinación con las y los trabajadores de los centros de atención primaria de la salud de cada uno de los barrios, se realizaron recorridas socializando información para la prevención, en un marco en el que las necesarias medidas en resguardo de la salud pública serían particularmente difíciles de afrontar.

El bioingeniero Arturo Sedano, asesor técnico de la CCC, así lo grafica: CccEntreRiosPrevencion3"En el barrio es muy difícil que los cumpas puedan sostener largamente el aislamiento. El hacinamiento, la falta de servicios básicos y hasta de posibilidades y espacio para esparcimiento, sumado a la necesidad de salir a hacer changas con las que se trabaja y se vive el día a día; son una realidad".

Ante esta realidad, se tomaron todos los recaudos y las medidas de seguridad necesarios (uso de barbijos, distancia social preventiva y elementos de higiene a mano), y salieron a "ponerle el pecho" a la pandemia. Se capacitó a las y los voluntarios, se informó a las y los vecinos, se hizo un relevamiento de la población de riesgo y se acompañó la vacunación preventiva contra la gripe de dicha población.

En palabras de Sedano, "nos enfrentamos al miedo que genera el desconocimiento. Entonces e salió a hacer campaña para informar a los cumpas cómo poder desarrollar algunas tareas con el menor riesgo posible de transmisión del virus, extremando las formas de prevención, cuidándose e informando cual es la población de riesgo que sí o sí se tiene que cuidar y aislar".

Un trabajo en etapas

En primer lugar se trabajó en la capacitación fundamental, a través de las redes sociales y por WhatsApp. Se elaboró un material de formación para las y los compañeros que voluntariamente quisieran participar, y luego de una semana se realizó un intercambio para balancear. Se afinó la información sobre cuáles son las medidas de prevención y los grupos de riesgo, y los objetivos de la campaña.

CccEntreRiosPrevencionDespués se salió a hacer el relevamiento de los grupos de riesgo y se aprovechó para entregar un volante informativo así como un kit básico de limpieza (desinfectante, detergente y/o lavandina diluida). El relevamiento de la población de riesgo sirvió como información crucial para la campaña de vacunación antigripal, en coordinación con los centros de salud de cada barrio. Las medidas de prevención que se difundieron tienen que ver con la higiene, sobre todo cuando se está en contacto con objetos o personas de fuera del ámbito de cada casa, y la distancia social, más allá de la "cuarentena", que sigue siendo la principal medida de prevención.

Finalmente, se acompañó al personal de salud para realizar las vacunaciones, principalmente a personas mayores 60 años o con problemas cardíacos y respiratorios, y embarazadas.

Una campaña necesaria

A nivel nacional la CCC definió enfrentar la pandemia, por lo que además de sostener los comedores y las copa de leche abiertos, se encaró el tema de la prevención. La propuesta puede tomarse como un antecedente de lo que acaba de anunciar como propuesta oficial el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno nacional. Con el nombre del Programa "El Barrio Cuida Al Barrio" se propone que "promotores y promotoras comunitarias recorrerán su barrio para poder realizar un acompañamiento específico a grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene."

Desde su lugar como asesor técnico de la CCC local, el bioingeniero Arturo Sedano fue contundente respecto de la necesidad de esta campaña. "La misma pudo relevar la altísima población de riesgo que en gran porcentaje está por fuera de los registros de los efectores de salud y no se habrían vacunado si no fuese por este trabajo coordinado."

Un dato que los moviliza es que en 2018, según estadística de salud nacional, alrededor de 600 personas murieron por gripe y neumonía. Muchos más, desde ya, son las y los que estuvieron internados. Frente a este dato, es clave trabajar para "tener camas libres para la llegada del pico de la pandemia", sostiene Sedano, y para ello todo trabajo de prevención es clave.

A esto se suma que la pandemia llegó pocos meses después de que se sancionaran en Argentina las leyes de emergencia social. La destrucción del trabajo, del esquema productivo, de pymes y del mercado interno, generadas durante los 4 años del gobierno de Cambiemos, agravan el contexto en el que se vuelve prioridad la prevención y el resguardo de la salud pública. "Como decía Ramón Carrillo, entendemos que las malas políticas de salud son más peligrosas que los microbios", dice Sedano y remarca las deficiencias que afronta, después de años de destrucción, el sistema nacional de salud pública.

Existe un déficit de promotores de salud y agentes sanitarios."Se viene sufriendo desde hace muchísimos años el desmantelamiento del sistema de salud pública, hoy columna vertebral para enfrentar la pandemia", sostiene Sedano. En contrapartida, señala que las y los trabajadores de la salud "demuestran una vez más que están al pie del cañón para servir a las necesidades del pueblo". Destaca el acompañamiento recibido en la campaña por parte de los efectores de salud y la "muy buena predisposición de la gente de los centros de atención primaria de salud".

Quiénes y dónde

Quienes hicieron punta fueron el equipo técnico y las y los talleristas del CAAC José Daniel Rodríguez, que lleva su nombre en homenaje al militante de la CCC asesinado por la represión parapolicial en los días del estallido social de diciembre de 2001. El trabajo desde el CAAC fue en los barrios Balbi, Antártida, San Martin, Mosconi y Malvinas. Del CAAC también participan las y los jóvenes del Movimiento Ni Un Pibe Menos Por la CccEntreRiosPrevencion2Droga y el grupo de promotoras de derechos para la zona oeste de Paraná, que trabaja en la prevención contra la violencia de género (con el lema, en este contexto, #CuarentenaSeguraParaTodas) y por la declaración de la Emergencia sobre el tema.

Luego se avanzó y la CCC en pleno, en coordinación con la cátedra de Salud Pública de la carrera de Bioingeniería (con el profesor Fernando Sacetti a la cabeza), promovió que se sumaran de forma voluntaria las y los militantes a la prevención comunitaria. Sumaron, entre otros, los barrios Alloatti, Pancho Ramírez, Floresta, El Triángulo, Toma Nueva y Maccarone, siempre en coordinación con los centros de atención primaria de salud correspondientes.

Así, cada organización aporta desde sus posibilidades. Las organizaciones sociales como la CCC salen a hacer estas campañas mientras sostienen sus copas de leche y comedores, como el del CAAC aquí citado. A su vez, la mencionada cátedra de Salud Pública está trabajando en el diseño de una capacitación vía redes sociales para las y los voluntarios de estas campañas, con el fin de profundizar el trabajo de formación.

Cabe destacar que la mencionada también venía realizando un trabajo coordinado con el Municipio de Oro Verde, para la asesoría en la logística y en la producción de un software para poder llevar adelante el registro de datos en el marco de la lucha contra la pandemia, y una aplicación para teléfonos celulares que permite el registro de población de riesgo con geolocalización, lo cual facilita una centralización de la información necesaria para el trabajo de prevención.

Publicado por Río Bravo el 27 de abril de 2020.

Publicado en Pago chico
Viernes, 24 Abril 2020 05:22

Que se mueran los débiles

La vuelta a escena de la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), con un documento publicado el 23 de abril, fue con definiciones previsibles pero no por ello menos indignantes. El texto circuló con las firmas del ex presidente argentino Mauricio Macri y otros dirigentes y ex gobernantes de Europa y América, como José María Aznar (España), Darío Lopérfido, Patricia Bullrich, Ernesto Zedillo (México), Álvaro Uribe Vélez (Colombia), Julio Sanguinetti (Uruguay) y Federico Franco (Paraguay). Además, acompañaron la iniciativa los escritores Mario Vargas Llosa, Fernando Savater y Marcos Aguinis, economistas ultra liberales como Roberto Cachanosky, Ricardo López Murphy y Benegas Lynch (h), y empresarios como Alejandro Roemmers.

En el documento plantean como una amenaza que “a ambos lados del Atlántico resurgen el estatismo, el intervencionismo y el populismo con un ímpetu que hace pensar en un cambio de modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado”. Estos dirigentes e intelectuales, que nada dicen del virtual llamado de Bolsonaro a intervenir militarmente el Congreso y el Poder Judicial en Brasil; consideran una afrenta contra las libertades las medidas que en resguardo de la salud pública se están implementando en países como Argentina. Particularmente les molestan, porque lo sienten como un gasto injustificado, las cifras siderales de plata que, en función de la emergencia sanitaria y económica, está siendo "desviada" hacia los sectores más desprotegidos de la sociedad en vez de a intereses más "nobles" como el pago de la deuda externa.

Lo habíamos advertido

Ya hace unos días, en este mismo sitio, habíamos advertido que en los medios hegemónicos de nuestro país (y más allá) y en las redes sociales (donde juegan en cancha propia los ejércitos residuales de trolls vinculados al anterior gobierno nacional), se haría cada vez más intensa la embestida contra las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Poco importan a quienes lideran esta campaña que las decisiones tomadas por el recuperado Ministerio de Salud y por el Presidente de la Nación hayan permitido que hoy Argentina no tenga los más de 2 mil muertos que podría tener por Covid-19 según las proyecciones primarias (vinculadas al ritmo de crecimiento en países que no tomaron medidas duras) o los más de 20 mil muertos que podríamos haber lamentado si tuviéramos el mismo ratio cada 100 mil habitantes que hoy tiene Bélgica.

Actuales gobernantes como Bolsonaro en Brasil y Trump en EEUU han sido claros al respecto: unos cuantos miles de muertos no les harán torcer su irrestricto respeto a la no intervención del Estado en las economías libres que pregonan (y en las que, en realidad, el Estado sí interviene, pero para cuidar los privilegios de los más poderosos).

De hecho, fue en una de las marchas promovidas por la ultraderecha en los EEUU, marchas realizadas en muchos casos con fuerte presencia de armas de todo tipo, que un manifestante "anti-cuarentena" portó un cartel que expresó con absoluta claridad el planteo: "Sacrifiquen a los débiles, Liberen Tennessee". La teoría de la "supervivencia del más apto", propia del darwinismo social más rancio y aparentemente superado; muestra lo viva que está en los sectores sociales económicamente más poderosos en distintos puntos del mundo.

Los gobiernos de Holanda y Bélgica planteando que los enfermos mentales y ancianos no sean internados; no se quedan atrás. Que se mueran en sus casas, podría decir la ex directora gerente del FMI, Christine Lagarde, una pionera en esto de considerar a los adultos mayores como un gasto innecesario.

El progresismo liberal, a la orden

Llamativamente, o no tanto, un fenómeno que se da en nuestro país es la presencia de cierto sector "progresista" que, en los hechos, coincide con las ansias libertarias de economistas neoliberales como José Luis Espert y Javier Milei. Sin dudas con otros intereses, pero coincidiendo al fin, suman sus voces al espanto contra el "autoritarismo estatista" que impone medidas de aislamiento social preventivo y temporario en resguardo de la salud pública.

Estos sectores, en su denuncia de la "farsa" de la pandemia, no tienen empacho en citar a la reaccionaria y ultramontana doctora Concepción Brandolino, una habitué de los programas que difunde la fundación Patria y Libertad, donde llaman genocida a Obama por "abortista". O al virólogo Pablo Goldschmidt, quien vive desde hace décadas en Mónaco y desde allá nos explica que en Argentina se está exagerando con las medidas implementadas.

Nada dicen sobre cómo se explica que todos los enfermeros y las enfermeras, médicos y médicas, de la provincia de Guayas (Ecuador), según esa teoría serían cómplices de la "farsa" de la pandemia. En esa provincia, tomada como ejemplo, en un mes común mueren aproximadamente 2 mil personas, pero en los primeros 15 días de abril murieron casi 7 mil; es decir, casi siete veces más. Obviamente, la mayoría de los fallecidos no tenían el test del Covid-19 realizado, pero ¿qué justifica este abrupto incremento que no sea el mismo motivo que llevó a cavar fosas comunes en Nueva York y a llenar parroquias de Italia y España con féretros a la espera de un entierro masivo?

Tampoco se explica por qué razón los gobiernos que están entre la espada y la pared por la crisis generada por el coronavirus, "inflarían" su cifra de muertos (¿son masoquistas?), o por qué otros gobiernos de todo el mundo estarían rifando entre un 5 y un 10% del PBI de sus naciones en una crisis "ficticia".

Mucho menos, desde ya, explican por qué terminan en los hechos coincidiendo con los pedidos anti aislamiento social preventivo de los grupos empresarios más poderosos, en nuestro país encarnados cabalmente en la figura de Paolo Rocca. Este multimillonario, CEO de Techint, no dudó en despedir casi 1.500 obreros recién empezada la "cuarentena", ofuscado porque no le permitieron poner en riesgo a sus obreros como sí lo hizo la empresa comandada por su hermano, Gianfelice Rocca, en Bérgamo, Italia. Allí, los Rocca provocaron una masacre presionando para que la provincia no entrara en la "zona roja", mientras el virus ya se estaba desparramando en la que terminaría siendo la región más afectada. La voracidad y la angurria de ganancias de los mandamases de Techint (que en Bérgamo poseen una fábrica de tubos sin costura y participan del mercado de la salud privada), provocaron un tendal de muerte y desolación cuando la diseminación del virus ya fue irrefrenable.

Finalmente, el más increíble de los argumentos contra la "farsa" de la pandemia da cuenta de que en nuestro país en marzo ha muerto menos gente por Covid-19 que la que habitualmente muere por accidentes de tránsito. Esconden, ingenua o perversamente, que en nuestro país las cifras de muertos no han explotado justamente gracias a las medidas que critican.

La gran batalla que se viene

Argentina está librando una batalla enorme contra el virus. El 14% de los y las infectados son trabajadores de la salud. Por respeto a ellos y ellas, y a nuestros adultos mayores y compatriotas en general, es que millones de argentinos y argentinas hemos asumido esta lucha como propia. Nos sentimos parte de un colectivo que está enfrentando a un virus pero también a quienes bombardean desde las usinas mediáticas para que sus multimillonarios negocios vuelvan a andar sin trabas, aunque eso cueste salud pública y más vidas.

La batalla que se viene, después, no será menos incruenta. Es la batalla por quién pagará la crisis económica que inevitablemente se está agravando. El proyecto de impuesto sobre las grandes fortunas, que afectaría a los 12 mil argentinos más ricos, muestra un camino posible. La andanada de críticas, presentaciones y amenazas, que recibió la iniciativa, muestran el camino que los eternos defensores de privilegios en nuestro país están dispuestos a tomar. (ver nota: "La batalla por quién paga la crisis").

Sin dudas hay muchos aspectos de las políticas sociales y económicas implementadas en este marco que se pueden mejorar. Pero una cosa son las críticas constructivas, que buscan perfeccionar y salvar las injusticias que se puedan producir, y otra muy distinta son los palos en la rueda que seguirán poniendo quienes aspiran al fracaso de una política que privilegia la salud pública por sobre los negocios.

Es que esa parece ser, cada vez con más claridad, la verdadera grieta. La que separa a quienes sólo sienten, piensan y actúan por sí mismos, por sus deseos individuales y nada más, y quienes se mueven desde la empatía y la conciencia de que es tarea de todas y todos intentar que nos salvemos todas y todos.

Publicado por Río Bravo el 24 de abril de 2020.

En la foto aparecen Mauricio Macri y el empresario Alejandro Roemmers.

Publicado en Debates

El consejo directivo provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Entre Ríos, entregó un documento dirigido a la ministra de Salud, Sonia Velázquez, con el objetivo de pedir respuestas para las demandas de los trabajadores del sistema de la salud de nuestra provincia, en el marco de la pandemia por el COVID-19. Entre otras medidas, piden que el Ejecutivo provincial tramite “con urgencia” el pago del bono de $5.000 por mes, la necesidad de un protocolo único tanto para hospitales afectados directamente a la atención de casos sospechosos y/o confirmados como para las reparticiones no afectadas directamente, otorgar suplencias para cubrir las licencias de los trabajadores pertenecientes a los grupos de riesgos y garantizar los elementos de seguridad e higiene necesarios, informaron desde el sindicato.

En la jornada de este jueves, miembros de la conducción provincial de ATE entregaron el comunicado dirigido a la ministra de Salud en el que detallan 21 puntos que, afirman, surgen las recorridas por los efectores de salud y el contacto con los trabajadores.

Las medidas exigidas, además del reclamo de los $20.000 (en cuatrro cuotas mensuales de $5.000) para agentes afectados a garantizar las tareas que la emergencia sanitaria y cubrir las licencias con suplencias para garantizar la cobertura de los servicios y evitar la saturación del personal en funciones, también incluyen el rechazo al recortes de horas extras, el reclamo de flexibilidad horaria por las dificultades con el transporte público, la asignación de tareas a los trabajadores en zu zona de residencia, que se garantice ropa de trabajo y elementos de higiene, entre otras, seegún consta en el documento que desde el sindicato hicieron llegar a Río Bravo y que reproducimos en forma completa a continuación:

En nombre y repreesentación del consejo directivo provincial de la Asociaciónde Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos, nos dirigimos a usted y por su intermedio a quien corresponda con rnotivo de realizar diversas peticiones para las trabajadoras y trabajadores de la salud de nuestra provincia en el marco de la pandemia por el COVID-19.

Cabe desatacar que nuestros pedidos se basan en las necesidades expresadas por las trabajadoras y trabajadores en las recorridas que hemos realizado por los diferentes efectores de salud.

- Urgente tramitación de parte de la provincia ante la nación del pago de los $20000 en cuatro cuotas de $5000 tal corno lo establece el Decreto Nacional.

- Necesidad de un protocolo único para los hospitales que están afectados de forma directa a la atención de personas afectadas o en sospecha de serlo que ayude a unificar criterios de atención y cuidado de los trabajadores y trabajadoras.

- Un protocolo único para las reparticiones del Estado que no están afectados de forma directa a la atención del COVID o posibles casos.

- Otorgar suplentes a los trabajadores y trabajadoras que se encuentren licenciados por estar dentro de los grupos de riesgo para no sobrecargar al personal que sigue cumpliendo funciones, dando prioridad a los hospitales que se encuentran asignados a la atención del COVID 19.

- Crear los comités de crisis en cada uno de los establecimientos con participación gremial y garantizar la participación sindical en el comité provincial.

- Planificar un sistema de hotelería cubierta por el Estado para las trabajadoras y trabajadores que por estar cumpliendo tareas pudiesen tener que ser recluidos o estar en cuarentena debido a la pandemia para no poner en riesgo a su familia; garantizando además, que no se le descuente ninguna retribución económica en sus haberes.

- Establecer flexibilidad horaria en el ingreso, por las dificultades que genera el transporte público, sin que ello implique ninguna pérdida de los códigos salariales vinculados a presentimos y puntualidad.

- No al recorte de horas extras ni el pago de horarios rotativos.

- Asignar tareas en su zona o licenciar a trabajadoras y trabajadores que por no contar con transporte público de mediana distancia no puedan llegar a sus lugares de trabajo.

- Garantizar elementos de seguridad e higiene de calidad y en cantidad suficiente para cumplir con los protocolos y cambios necesarios a todos los escalafones del sector que lo necesiten. Generar instancias de capacitación en horarios laborales y en los diferentes turnos y sectores acordes a sus tareas que permitan garantizar el cuidado individual y colectivo de las trabajadoras y trabajadores así como la limpieza y el cuidado del paciente y áreas para su atención. Establecer una normativa clara que permita garantizar el cuidado de los hijos pequeños que lo necesiten hasta tanto se restablezca el funcionamiento de las instituciones de educación. Garantizar que no se realicen cortes en la continuidad laboral a las compañeras embarazadas.

- Generar dispositivos que garanticen la salud mental de las trabajadoras y trabajadores durante la pandemia y luego de la misma.

- Garantizar ropa de trabajo para todos los sectores iniciando por los nosocornios afectados a la atención de COVID-19.

- Generar espacios de estricto control de la salud de los trabajadores y trabajadoras.

- Establecer un adicional fijo y garantizado para todas las trabajadoras y trabajadores de hospitales y centros de salud acorde al nivel de atención del mismo.

- En caso de suspenderse las licencias profilácticas, generar una normativa que permita la excepción y modificación en los tiempos para tomarla y de los plazos temporales entre la licencia anual ordinaria y la profiláctica. Es importante destacar que nuestros pedidos son para todas las trabajadoras y trabajadores de la salud, cualquiera sea la naturaleza del vínculo jurídico con el Estado. Sin más, quedando a disposición para lo que fuese necesario en pos de mejorar la situación del conjunto de los trabajadores y a la espera de una pronta y favorable respuesta, la saludan atentamente.

Publicado en Pago chico
Jueves, 19 Marzo 2020 16:47

Distanciamientos

"mantenerse lejos de grandes grupos y mantener una distancia de dos metros entre una persona y otra” (Centro de Control y Prevención de Enfermedades)

El distanciamiento social obligado que estamos transitando en estos días hace aflorar con crudeza unos cuantos distanciamientos, anteriores a la pandemia, que hemos adoptado, naturalizado e invisibilizado:

Distanciamiento entre algunos funcionarios educativos y su función, cuando les preocupa más las formas y la burocracia que las condiciones laborales y de salud.

Distanciamiento entre las madres-padres y sus hijos e hijas, cuando no saben qué hacer con ellos y con sus tareas y despotrican contra los docentes.

Distanciamiento entre los docentes y sus prácticas pedagógicas, cuando envían trabajos interminables o consignas vacías de contenido, sin tener en cuenta los contextos sociales, los recursos y posibilidades de sus estudiantes.

Distanciamiento entre los estudiantes y su deseo de aprender, cuando hacen sus tareas solo para cumplir.

Distanciamiento entre los contenidos escolares y la vida diaria.

Distanciamiento entre la vida diaria y los hábitos saludables, cuando nos resulta raro y difícil, tomar precauciones de higiene y cuidado que debieran ser rutina.

Distanciamiento del tiempo de ocio, del disfrute del hogar. Distanciamiento de la cocina, de la posibilidad de sembrar una semilla en una maceta y verla crecer, distanciamiento de los alimentos de verdad, porque es más

fácil y más rápido comprar comida chatarra ultraprocesada en esta rutina acelerada de vivir trabajando para pagar cuentas.

Distanciamiento entre las personas y otros seres vivos que habitan la tierra, distanciamiento de la comprensión y valoración de la biodiversidad. Distanciamiento que favorece la devastación que, paradójicamente, crea las condiciones para cualquier tipo de enfermedad y pandemia.

Distanciamiento de nuestros propios cuerpos y sus necesidades de descanso, cuidado y placer.

Distanciamiento entre la economía y su razón de ser.

Distanciamiento de la empatía, cuando creemos que nos vamos a salvar solos, aumentando precios y acopiando mercadería de manera desmesurada.

Son muchas las barreras que fuimos colocando y reforzando con dosis diarias de televisión, noticias por internet y sistemas políticos y educativos. Barreras que forzosamente hoy debemos tirar abajo, desde un distanciamiento social (físico) obligatorio.

La paradoja en su máxima expresión.

El futuro dirá si fuimos capaces de derribar esas barreras, para volver a encontrarnos físicamente, pero construyendo nuevos vínculos desde la solidaridad.

Publicado por Río Bravo el 19 de marzo de 2020.

Publicado en Actualidad

Tanto Agmer Central como referentes de la conducción de Agmer Seccional Paraná (de la Agrupación Rojo y Negro), se expresaron en el día de ayer respecto de la situación que se vive y vivirá en las escuelas en el marco de la emergencia sanitaria recientemente decretada en el país y en la provincia. De hecho, desde la conducción de Agmer Seccional Paraná fueron más allá y plantearon la suspensión de clases como medida preventiva.

La conferencia del gobernador Bordet dejó insatisfechos a algunos y muy molestos a otros. En las escuelas se percibe un malestar que está creciendo y va más allá de la dilatada propuesta salarial del gobierno provincial, que aún no ha llegado y ya ha motivado un plan de lucha en marcha, con movilizaciones multitudinarias y dos jornadas de paro más previstas para la semana que viene (martes 17 y miércoles 18).
Resulta llamativo que, en el marco de una emergencia de esta naturaleza, que afortunadamente es afrontada por un Ministerio de Salud de la Nación (luego de su degradación a Secretaria durante los cuatro años de la gestión de Cambiemos), se produzcan desequilibrios y contradicciones en el plan de acción que provocan, particularmente en el caso del colectivo docente, alarma y consternación.

Mucho protocolo pero pocas herramientas

Uno de los ejes del reclamo tiene que ver con que el mismo gobierno provincial que destina partidas totalmente insuficientes para la limpieza de las escuelas (y que además en general se pagan tarde), ahora recomienda el constante lavado de manos con agua y jabón, así como la limpieza frecuente de las superficies y los objetos luego de cada turno escolar. Cabe aclarar, sólo por ejemplo, que en general en los comedores escolares no se cuenta con cubiertos para todos las y los alumnos, sino que se come por turnos. Asimismo, la recomendación de utilizar alcohol en gel en las escuelas parece una broma de mal gusto para muchos establecimientos que al día de hoy no han empezado las clases por falta de agua.

Ante esta situación, Susana Cogno (Secretaria General de Agmer Seccional Paraná) planteó al programa radial A Quien Corresponda, que “el estado de las escuelas es lamentable, no hay agua en montones de escuelas de las zonas más periféricas de la ciudad de Paraná, lo que implica que el funcionamiento de las instituciones está resentido y muchas escuelas todavía no pudieron tener ni siquiera un día de clases normal porque no tienen condiciones”. Al problema del agua se suma la falta de desmalezamiento, la falta de ventilación de aulas (por aberturas rotas y no reparadas), y todo lo que se desprende del magro presupuesto destinado a la problemática desde el gobierno provincial.

Por su parte, la conducción provincial de AGMER emitió un comunicado exigiendo condiciones para cumplir el protocolo de prevención. "Demandamos al Estado provincial garantizar todo lo necesario para que las medidas de prevención puedan llevarse adelante en cada escuela de nuestra provincia." En este sentido, el sindicato plantea la necesidad de ocupar espacios de discusión sobre las acciones a tomar ante la emergencia: " entendemos que desde el Consejo General de Educación se debe constituir una mesa de trabajo, con representación de la organización sindical docente y los diferentes actores del sistema educativo, que articule las acciones y evalúe de manera permanente las medidas vigentes y las que se deban adoptar para evitar el avance de la epidemia o hacerle frente."

Por su parte, desde la conducción de Agmer Seccional Paraná señalan también que se debe nombrar de inmediato al personal de maestranza en las escuelas que lo necesitan para cubrir rápidamente las licencias. "La decisión unilateral por parte del gobierno educativo de no cubrir estas suplencias desde el año pasado a la fecha es una medida de ajuste que atenta contra los derechos laborales y las condiciones de salubridad de nuestras escuelas."

Las escuelas y la posibilidad de propagación del virus

Resulta llamativo que, en un marco en el que se están suspendiendo actividades culturales, deportivas y recreativas que reúnan a más de 40 personas, con obras sociales como IOSPER limitando la cantidad de afiliados que pueden ingresar a sus sedes para evitar aglomeraciones, jardines maternales municipales que no reciben niños por prevención, facultades (se suma ahora la Regional Concordia de UTN) que deciden el reemplazo de clases presenciales por otros mecanismos por 15 días como prevención, y cuando hasta la iglesia "libera" a sus fieles del "precepto dominical"; las escuelas sigan funcionando y "cumpliendo con el calendario escolar" sin alteraciones.

Si bien el argumento (tanto a nivel nacional como provincial) es el de que las y los niños no son población de riesgo en el caso del Coronavirus COVID-19, nada dicen de que se puede convertir a las escuelas en una vía de propagación imparable. De hecho, España, Italia y otros países que se encuentran en otra fase de la epidemia, han optado por el cierre de establecimientos educativos. La pregunta es: ¿por qué esperar a que sea demasiado tarde? ¿Por qué no implementar ahora la medida para evitar la propagación en vez de efectivizarla cuando la misma ya haya ocurrido?

En las escuelas, es sabido, cientos de niños y niñas conviven durante horas, estudiando, jugando y desparramando besos y abrazos, con decenas de maestros, maestras y profesores, además de trabajadores administrativos y de servicios, y los propios padres y madres que concurren al ingreso y salida de sus hijos. Esto sin olvidar que existen escuelas de jóvenes y adultos con estudiantes de todas las edades.

Consultada al respecto, Susana Cogno (Agmer Paraná) mostró su preocupación por el hecho de que las escuelas pueden convertirse en un territorio propicio para la propagación del virus y no parece mejor opción suspender las clases cuando ya sea tarde, a hacerlo ahora que sería una medida de prevención. Desde la Agrupación Rojo y Negro señalan, en este sentido, que "un agravante en contexto de epidemias es la situación social y económica de franjas importantes de nuestras comunidades, con gurises mal nutridos, con dificultades para acceder a los sistemas de salud y con barrios en condiciones muy precarias y privados de los servicios esenciales."

En este marco, por ejemplo, el gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof planteó la necesidad de establecer un plan de contingencia que incluya trabajos domiciliarios y estrategias pedagógicas ante la posible suspensión de clases en la provincia. En Entre Ríos, públicamente al menos, desde el gobierno provincial no se han animado a avanzar en este sentido. El antecedente inmediato se dio a mediados de 2009, cuando ante el brote de gripe A se alteró el calendario escolar y se adelantó el receso de invierno.

Mientras tanto, entre las y los docentes (aunque no exclusivamente) no se hicieron demorar las bromas y los memes que plantean a las escuelas como lugares de inmunidad garantizada contra el coronavirus. Que las fiestas y los eventos suspendidos se pueden realizar en las escuelas porque allí no pasa nada, o que el virus es un "atorrante" porque va a fiestas y eventos sociales pero a las escuelas no, fueron los que más circularon como forma de poner en términos de humor lo que en las escuelas se está viviendo con profundo malestar.

Publicado por Río Bravo el 14 de marzo de 2020.

Publicado en Educación

¿Por qué hay reiteradas apariciones de nuevos virus? ¿y porqué reaparecen aquellos que creíamos vencidos?

¿Por qué varios de ellos han surgido en el sudeste asiático? Y en zonas donde hay menos acceso a servicios de salud o alimentación adecuada y dónde hay una convivencia intensa entre los pobladores, aves domésticas (fácilmente contagiables por los virus de aves silvestres) y cerdos, que suelen ser la probeta previa donde se mezclan virus “silvestres” que mutan y atacan a humanos. En China, por ejemplo, no es lo mismo la costa que el interior. Y Wuhan está en el interior. Una reciente publicación de la revista científica británica The Lancet destaca esta situación. Y de la diferencia de letalidad es distintos lugares, en funcion del acceso a la atención sanitaria y a condiciones de vida distintas.

¿Cuál es la calidad y el acceso de los sistemas de atención de la salud? ¿Son igualitarios? ¿Tienen su centro en la prevención o actúan ante el hecho consumado? ¿Existen y se cumplen los planes de vacunación?

La OMS había destacado el sistema de salud chino en una publicación de comienzos de la década del 80. Sin embargo, datos recientes hablan una degradación del mismo; de diferencias de acceso entre distintos sectores sociales y entre distintas regiones

Es bueno recordar que, en el libro de OMS de hace varias décadas atrás, “Los desafíos de la Epidemiología” se recuerda que la epidemia de peste negra o muerte negra, la pandemia de peste más devastadora en la historia de la humanidad que afectó a Eurasia en el siglo XIV y que alcanzó un punto máximo entre 1347 y 1353, se produjo cuando los graneros estaban llenos de granos y el hombre vivía pegado a ellos y tomaba contacto con la rata portadora, que acudía para comer. Condiciones de vida inadecuadas.

¿Por qué otros como el Ébola lo hicieron en zonas pobres de África donde nuevas carreteras vincularon estrechamente a humanos pobres con monos y murciélagos portadores? ¿Su pobreza humana (el hambre) hizo que buscaran alimento en la carne de esos monos y murciélagos que portaban el virus? El 'New England Journal of Medicine' trazó la ruta del brote hasta dar con el 'paciente cero', un niño de dos años que recibió el virus de uno de estos animales, o bien de una mordedura directa o bien al comer una fruta mordida por ellos. O incluso si comió la carne contaminada de uno de ellos. Murió en diciembre de 2013 en la localidad de Guekedou (Guinea Conacry) y fue, probablemente, el primer fallecido.

¿Por qué nuestro Mal de los Rastrojos se contagia más a peones que trabajan en el campo, en condiciones de vida y trabajo no adecuadas, que a patrones de estancia o rentistas?. Sin embargo el año pasado (2019) el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Maiztegui de Pergamino reclamó por carencias presupuestarias que impedían la fabricación (por el Estado) de las vacunas necesarias para prevenir la enfermedad.

Se dirá que en esta nueva epidemia de coronavirus se han producido casos en cruceros donde viajaba gente que no es precisamente pobre. Cierto, pero eso no anula la causa social del origen de la epidemia. Lo que sí demuestra es que un mundo, de tremenda desigualdad, es inviable. Y que es un espejismo que se pueda vivir entre tanto infortunio social sin que eso nos salpique de alguna manera. La ONG Oxfam, fundada como Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre, en Gran Bretaña en 1942, en su informe anual del 20 de enero de 2020, en vísperas del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), sostiene que los 2.153 milmillonarios que hay en el mundo poseen más riqueza que 4600 millones de personas (un 60% de la población mundial). En América Latina y el Caribe el 20% de la población concentra el 83% de la riqueza. En 2019, 66 millones de personas, es decir, un 10,7% de la población, vivía en extrema pobreza, de acuerdo a datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Los economistas (no todos, pero sí aquellos dedicados en empañar la visibilidad de la desigualdad obscena) calculan datos de pérdidas del Mercado, por esta epidemia. Ese inasible Mercado cuya identidad es difusa pero cuya voluntad, pareciera que es superior a la de los pueblos.

Aún desde esa visión “mercadista” ¿cuánto más barato hubiera sido prevenir? ¿Y cuanto más útil hubiera sido gastar antes el dinero que se está gastando ahora para actuar después de los hechos consumados?

Y se hubiera hecho, antes, en beneficio de aquellos que tienen una vida invivible, para beneficio de todos.

“... Por mucho tiempo hemos aceptado el viejo refrán que dice que prevenir es mejor que curar.(...) De aquí a 10 ó 20 años, el interés más notable del estudiante, así lo espero, ya no radicará en el caso insólito o difícil y muchas veces incurable, sino en las enfermedades más comunes y más comprensibles y evitables. Ojalá que sus preguntas diarias cambien de ¿cuál es el tratamiento? a ¿cuáles son sus causas? y, ¿si es evitable, entonces por qué no ha sido evitada?” John Ryle. Medicina y salud pública. El desafío de la epidemiología. OPS.1980.

Desde los inicios de la epidemiología y la medicina social, se ha debatido si sólo hay causas biológicas, bioquímicas y biofísicas de las enfermedades o deben considerarse también factores sociales en las mismas. En los orígenes de la epidemiología moderna, la teoría miasmática, previa al descubrimiento de los gérmenes, buscaba causas ambientales: “los miasmas de la pobreza”. Pero la teoría miasmática tenía dos vertientes: la oficial, expresada en Chadwick, miembro del gobierno inglés, estimaba que la enfermedad era causal de pobreza. Sin embargo, una postura opuesta, expresada en Frederick Engels y Rudolf Virchow (padre de la citopatología y también de la Medicina Social) sostenía que las condiciones de vida debían ser consideradas cuando se analizaban causas de enfermedad. Pensaban que las condiciones sociales eran previas a la enfermedad.

El descubrimiento de los gérmenes hizo pensar que las condiciones sociales nada tenían que ver con la enfermedad. Los sectores más conservadores de las sociedades, aprovecharon ese avance científico para postular que no era necesario ocuparse de la cuestión social para curar. La aparición de una amplia batería terapéutica posibilitó la ilusión de que sólo con antibióticos se resolvía la cuestión. La pobreza, las condiciones de vida dejaron, para ellos, de ser motivo de investigación sanitaria.

Sin embargo, la existencia de enfermedades crónicas no infecciosas en las cuales no se encontró un germen causal fue la primera desilusión para aquella teoría unicausal del germen. Pero, además, a poco de andar se comprendió que los antibióticos permitían curar casos, pero no evitar que las epidemias surgieran. Metafóricamente, se actuaba como si, ante un jarro agujereado, se agregara continuamente líquido para llenarlo sin tapar los orificios: el vaso se vaciaba igual. Se curaba un caso y se producían cientos más. El caso de una epidemia de cólera en Tailandia, tratada sólo con antibióticos sin modificar condiciones de vida, sólo consiguió empeorar la situación al producir una cepa resistente.

El prestigioso epidemiólogo estadounidense Milton Terris, uno de los más reconocidos mundialmente, sintetizando la situación y tratando de explicar por qué el cólera era endémico en la India y no en EE.UU. escribió: “...las causas del cólera en la India se remontan a varios siglos de su historia: la invasión inglesa y la destrucción de una industria textil que un día fue floreciente, la persistencia de sistemas arcaicos de propiedad de la tierra, de métodos de labranza, del sistema de castas, de la increíble pobreza, hambre y hacinamiento que padece la población; la consecuente incapacidad para financiar el desarrollo de suministros de agua potable y drenaje y por último, casi incidentalmente, la presencia del vibrión del cólera...”.

Es inevitable intentar pensar con la misma concepción las causas de la epidemia que nos azota.

En la visión de Milton Terris el agente microbiológico es causa necesaria pero no suficiente. De la misma manera que, para Salvador Mazza, el Trypanosoma cruzi era causa necesaria pero no suficiente y proponía, entre otras cosas a los efectos de prevenir el Chagas, la sustitución de los ranchos por casas de material.

Uno de los más eminentes sanitaristas argentinos, Ramón Carrillo, decía: “...Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas...”.

La teoría del germen como única causa (teoría unicausal) hoy ha sido desechada. Sin embargo, a menudo resurge la concepción que intenta ocultar y negar el factor social como condicionante de la enfermedad. Como ejemplo, la teoría del gen, como teoría unicausal, adolece de los mismos defectos. Portar un gen, se sabe, puede ser causa necesaria pero no suficiente para una enfermedad. Las condiciones de vida también deben ser consideradas. Conocer el código genético no permite predecir que alguien se morirá efectivamente de una enfermedad. Hay condiciones sociales que hacen que la condiciones genéticas se manifiesten.

¿Significa esto que de nada sirve la microbiología, la genética y la biología molecular? Todo lo contrario. Hoy se puede saber cómo impedir que los factores de riesgo existentes en las condiciones sociales de una población hagan que condiciones microbiológicas y genéticas necesarias para la enfermedad se hagan suficientes. Y esto es clave para una política de prevención de la enfermedad y, más aún, de promoción de la salud. Si los laboratorios son útiles para el diagnóstico de la enfermedad, lo serían aún más para la promoción de la salud.

El profesor Philip Alson, actual Relator Especial sobre la pobreza extrema y derechos humanos e la ONU ha afirmado que, tras su visita España, le queda claro que hay dos países muy diferentes. Una España, la que conoció como turista: un país rico culturalmente, diverso, próspero. Pero como relator de la pobreza, ha conocido un país en el que hay “un porcentaje inusual de población que vive al límite y tiene dificultades para sobrevivir”. “La principal conclusión de mi informe es que los niveles de pobreza reflejan una opción política. Esa elección política se ha hecho de forma muy clara en la última década” (…) “Puesto en cifras: En 2018, el 26,1% de la población en España, y el 29,5% de los niños, se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social. Más del 55% experimentó algún grado de dificultad para llegar a fin de mes y el 5,4% sufrió privación material severa. La tasa de desempleo del 13,78% es más del doble de la que presenta la media de la UE, y ha sobrepasado el 30% para los menores de 25 años”.

Como se ve es una situación análoga a la de Argentina y otros países latinoamericanos. Junto a la permanente mutación de los agentes patógenos, los principales motivos que favorecen estas epidemias, guardan relación con la pobreza, la desigualdad y las debilidades de los sistemas de salud, insuficiencias en la vacunación, el consumo de alimentos sin el debido control sanitario, las personas forzadas a vivir en zonas marginales sin recursos, la penetración de animales domésticos en zonas de animales salvajes que contraen enfermedades que transmiten posteriormente a las personas, los conflictos sociales, las catástrofes naturales y el cambio climático, la deforestación, un modo de producción no sustentable que daña y agota al ambiente y a los humanos que son parte de él, que agudizan las malas condiciones de vida de los grupos humanos.

Seguramente, se descubrirán medicamentos ante el nuevo agresor de estos días. Se descubrirán vacunas, tarde o temprano. Pero, de una buena vez, es hora de atacar las causas primeras. Las desigualdades primeras.

Si no, como en el mito de Sísifo, la humanidad estará condenada a levantar, una y otra vez, la misma roca.

Publicado en el Blog de Horacio Micucci (http://horaciomicucci.blogspot.com/) y reproducido por Río Bravo el 13 de marzo de 2020.

Publicado en Noticias clandestinas
Viernes, 27 Enero 2017 17:47

Nacer en Entre Ríos

Escenas de desidia cotidiana y un caso testigo: una mujer que recorre 400 kilómetros y tres ciudades para parir. Las imágenes más crudas del sistema de salud entrerriano. 

Publicado en Costa del Uruguay