Lo llamaron "El viaje olvidado". Depende para quién, hay todo un pueblo que lo recuerda y atesora. En 1978, el santotomeño Miguel Cruz nadó las aguas del Río Uruguay desde el puerto de Santo Tomé, Corrientes, hasta Yapeyú, con la consigna “De la cuna de Andrés Guacurarí a la cuna del más grande Americano". El más grande americano cumplía dos siglos aquel 25 de febrero.

Aquel homenaje a San Martín fue un raid épico, con peripecias y complicaciones que lo convirtieron en una empresa casi titánica.

Es cierto que Miguel Cruz no era un paisano cualquiera, sino uno de los más grandes nadadores de nuestro litoral. Hombre de barrio, de familia trabajadora, peronista, de vida sencilla y férrea actitud deportiva. Semana a semana se adentraba en el río a entrenar, con el Uruguay bajo o crecido, bajo los soles de enero o con los rigores del frío invierno. Se destacó en competencias de aguas abiertas como los cruces del Paraná de Posadas a Encarnación; de Corrientes a Resistencia; desde 1974 participó en todas las Santa Fe - Coronda; el cruce del Río de La Plata; la Paso de los Libres - Uruguaiana; Santo Tomé - Sao Borja y competencias en Estados Unidos y Canadá, entre otras. Una vieja crónica del diario El Litoral cuenta cómo en 1975 ganó la competencia de Paso de la Patria a Punta Molina (Ctes), enfrentando los obstáculos de los bancos de arena por la bajante del río. El periodista lo describía como "un morrudo nadador con un estilo particular".

La iniciativa de homenajear al Padre de la Patria fue del nadador, de fuertes convicciones patrióticas y democráticas. Para la empresa se rodeó de un grupo de jóvenes dispuestos a acompañarlo y asistirlo desde alguna canoa. Uno de ellos, nuestro entrevistado Victor Hugo Vallejos, recuerda el raíd como "una gran experiencia impresionante y emocionante".

Cuando arrancaron la travesía, a las ocho de la noche del 23 de febrero, habían cumplido con una serie de preparativos y trámites. Sobre todo trámites, porque el rigor de la dictadura lo hizo todo más difícil. Hoy, Vallejos piensa que aquél homenaje a San Martín "pudo haber terminado muy mal" y no por los peligros del río, sino por el riesgo latente de la represión.

Para gestionar todas las autorizaciones habían contado con la ayuda del abogado Vicente Ramírez, que había sido diputado provincial hasta la fecha del golpe de 1976. Ramírez "había respondido a todas las requisitorias impuestas y brindado las informaciones a través del intendente municipal de facto de Santo Tomé", recuerda nuestro entrevistado. "A juzgar por lo que ocurrió después, pienso que el intendente no los presentó, o los militares que recibieron la información lo cajonearon".

Sobre la travesía, Vallejos cuenta que "Miguel estuvo todo el tiempo en el agua, no dejaba de nadar ni siquiera para comer. Lo hacía sin apoyarse en la canoa. Comía mucha fruta y por la noche tomaba café para que lo mantenga despierto. Desde las canoas, nosotros íbamos muy atentos a que no se durmiera, porque si se dormía seguía nadando".

En la segunda noche, un suceso complicó la travesía. "Yo veía el mismo arbolito al costado, todo el tiempo", dice Víctor Hugo y a partir de eso se percataron de que "llevábamos mucho tiempo dentro de un inmenso remanso que no nos permitía avanzar". Así fue como Junajito Martínez, otro de los acompañantes, adolescente y gran nadador, "se tiró al agua y a fuerza de golpes pudo sacarlo".

En otro momento, el alimento le jugó una mala pasada al nadador. "Un chocolate lo indigestó con un fuerte ataque de hígado. Miguel estaba muy mal pero no aceptaba salir del agua". Necesitaron insistir mucho los acompañantes para que acepte "ser asistido en la costa brasileña, en un lugar llamado la Cancha de Santa María, en una zona donde el río se vuelve muy ancho". Que nadie piense que lo vio un médico o que le aplicaron medicamentos. "Fue una señora brasileña, quien advirtió nuestra presencia y nos socorrió en una canoa. Nos atendió muy bien. A Miguel le hizo una tisana de yuyos", relata Vallejos. El nadador temblaba mucho, "con una manta lo envolvimos y él se acostó allí mismo, en la costa. Al lado del río durmió durante una hora". El deportista tuvo una rápida recuperación, "de inmediato salió nadando a una velocidad impresionante, nos costaba seguirle el ritmo con la canoa porque nadaba muy rápido, su pecho se elevaba sobre el agua por la potencia que tenían las brazadas", recuerda Vallejos.

Homenaje frustrado

Cuando se acercaban al puerto de Yapeyú, el grupo fue interceptado por una patrulla que les impidió el paso. Sólo permitieron ingresar a Yapeyú a Miguel Ángel y obligaron a los acompañantes a permanecer todo el día en la costa.

El propósito final de Miguel Cruz, dejar un pergamino al pueblo de Yapeyú como testimonio del homenaje al Libertador, no pudo ser cumplido. Hoy, Vallejos reflexiona que "el mensaje libertario de la consigna, recordando al Comandante Andrés Guacurarí, de fuerte contenido artiguista y que destacaba el espíritu de la Patria Grande soñada por San Martín", no iba a pasar inadvertido para la dictadura.

Pero en el fondo, el homenaje fue cumplido. La impresión que aquella experiencia dejó en la conciencia de los jóvenes que se embarcaron en el proyecto, la gente del pueblo que la noche de la partida se acercó a despedir a los raidistas, la admiración por la entrega de aquél enorme deportista de honda raigambre popular, llamado Miguel Ángel Cruz, valen mucho más que cualquier recepción protocolar y de compromiso que les negaron.

Fotografía: Diario El Libertador, Publicado por Río Bravo el 25 de febrero de 2020.

Publicado en Otras yerbas
Sábado, 13 Julio 2019 13:09

Custodiar tu historia

José Daniel Rodríguez fue un militante de la Corriente Clasista y Combativa y del Partido Comunista Revolucionario de Entre Ríos. En el estallido popular de diciembre de 2001 estuvo entre los desesperados, hambrientos y castigados que se levantaron con sus necesidades como motor y sus sueños como bandera. La policía de Entre Ríos lo buscó, lo asesino y arrojó su cuerpo debajo de una pila de neumáticos, cerca del Walmart: fue un mensaje claro, mafioso y terrorista, hacia todos los que luchaban por un país más justo y contra la entrega.

Para un militante político hay pocas cosas más preciadas que su pertenencia al movimiento, agrupación u organización en y con la que eligió construir sus proyectos de vida, individuales y sobre todo colectivos. De José Daniel Rodríguez casi todas las fotos que se pueden encontrar lo recuerdan con el gorro y / o la pechera de la CCC, luciéndolos con orgullo, alegría y convicción.

La Izquierda Diario, un medio ligado a lo más sectario de la política nacional (el partido trosquista PTS), publicó hace unos años la lista de “38 asesinados durante la represión” de diciembre de 2001. Esa lista, con motivo de la muerte de De la Rúa, volvió a circular por estos días. Necesaria, como todo aporte a la memoria popular. Llamativamente (¿o no tanto?), mientras de cada uno/a de los/as asesinados/as brinda datos e información en 3, 4, 5 o 6 renglones, de José Daniel Rodríguez sólo dicen: “asesinado en Paraná, Entre Ríos.” Ni de su militancia, su participación política y social, su compromiso con el pueblo, ni del modo aberrante en que su cuerpo apareció días después de su desaparición; tienen nada para decir. Justito con él, con José Daniel.

Ya una vez, hace tiempo, un canal de televisión local había “borrado” de la foto de José Daniel Rodríguez la sigla CCC. Como si hubiera que ocultar su militancia política y social para poder recordarlo como un muerto “inocente”.

Conozco a José Daniel por los relatos de quienes lo conocieron bien, aunque seguramente lo habré cruzado en algunas de las marchas de aquellos años convulsionados. Sé, por lo que me cuentan, que no hace honor a su memoria, a su historia y a su recuerdo, que quieran borrar su decisión, valiente y comprometida, de ser un militante social y político. Que quieran borrar su lucha por la liberación nacional y popular.

Por eso, cada vez que sobre José Daniel alguien piense que no hay nada más para decir que un “asesinado en Paraná, Entre Ríos”, tendremos que estar nosotros, los que aún sin haberlo conocido lo extrañamos, para hacer justicia. Para hacer memoria. Para custodiar su historia.
Publicado por Río Bravo el 13 de julio de 2019.

Publicado en Otras yerbas

Corrientes es la provincia (y su capital la ciudad) con más pobres e indigencia del país, según el INDEC. 49%, de pobreza, para ser precisos. En esta provincia el gobierno del radical Gustavo Valdés, alineado con el nacional de Cambiemos, como única respuesta a los reclamos sociales y populares ofreció balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes (en su mayoría mujeres), además de cuchillazos contra sus banderas.

Represión como única respuesta

Ayer, jueves 9, los movimientos sociales, en el marco de una Jornada Nacional de Lucha con acampes, organizada por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos Barrios de Pie y Movimiento Evita, fueron reprimidos.

"Fue una jornada nacional de lucha contra el ajuste. Sabemos que los precios están cada vez más elevados. En Corrientes tenemos el 50% de pobreza y el gobierno de Valdés no da respuesta a los reclamos de las organizaciones sociales. Vamos a seguir intensificando nuestras medidas, con esto que hacen no nos van a amedrentar", dijo Salva Mambrin, coordinadora de la CCC correntina, al diario El Litoral.
Poco después de iniciada la protesta y pese al diálogo establecido con los encargados de la “seguridad”, efectivos de la Comisaría Tercera y equipos especiales de la Policía de Alto Riesgo arremetieron con el objetivo de dispersar a los más de 500 manifestantes. La acción de los policías carecía de orden judicial, además avanzaron sobre una zona que es de jurisdicción federal ya que se trata del corredor de la Ruta Nacional 16, dejando varios heridos a su paso.

La cuenta de Twitter de Somos Argentina (@SomosenRed), por ejemplo, publicó un video de la represión y denunció: “En el acampe de la CCC en Corrientes había niños/as y mujeres embarazadas, todo estaba tranquilo. Ahora hay heridos/as y una denuncia porque la policía se llevó objetos de los/as compañeros/as. Así llegaban a reprimir”

El comunicado que difundió la CCC, y que cuenta con adhesiones del Movimiento Evita, cuenta que incluso los policías “cortaron con cuchillos nuestras banderas.”

La lucha continua

El mismo comunicado que denuncia la represión aclara que la CCC continuará desarrollando el trabajo social que viene sosteniendo desde hace años en los barrios de la provincia, así como la lucha contra las políticas que generan hambre, inflación, despidos, suspensiones y el cierre de PYMES y fábricas. Se manifiestan por una Ley de Emergencia Alimentaria y por obras de infraestructura que además generen trabajo genuino en la provincia.

Sostienen que “Macri continúa mintiendo al conjunto de los argentinos. Pretende avanzar de manera encubierta en la reforma laboral, previsional y el endeudamiento externo a costa del hambre popular. Miente al decir que se realizan obras cuando la mayoría están paradas. Miente sobre la generación de empleo. Como consecuencia de esta política económica, vastos sectores de la población cayeron en la miseria y la indigencia. Hoy el hambre cunde en un país que tiene el potencial de alimentar a cuatrocientos millones de personas. Niños mal alimentados y sin futuro. En medio de este hundimiento social, los únicos ganadores del modelo son los bancos y la timba financiera, las empresas petroleras y energéticas, y los monopolios exportadores de granos.”

Que frente a la bronca que provoca la réplica de estas políticas a nivel provincial, en la provincia con más pobres del país, el gobierno de Valdés solo tenga a la represión como respuesta; es motivo de preocupación y una señal de alarma en la región y en todo el país.

Publicado por Río Bravo el 10 de mayo de 2019. Foto de Nova Corrientes.

Publicado en Actualidad
Lunes, 15 Abril 2019 23:34

El Ecuador y la expulsión de Assange

En el año 2008, cuando viví en el Ecuador como miembro de la Auditoría de la deuda, conocí al entonces vicepresidente de la Nación, Lenín Moreno, quien además asistió en un acto público fundamental, donde por pedido del presidente Correa informé al país sobre los resultados de la investigación que habíamos hecho. Jamás hubo alguna observación de Moreno a las políticas desarrolladas por el presidente Correa, no solo durante su participación en el gobierno, sino después. Pero ocurre que los conversos son sujetos de la peor especie, y su fundamentalismo tiene el propósito que no se recuerde quienes fueron y qué hicieron en el pasado.

Lenín Moreno, intenta engañar al pueblo ecuatoriano sobre su pasado en Alianza País y como colaborador del presidente Correa, haciendo exactamente lo contrario de lo que se hizo en los últimos años, y ha procedido a tomar decisiones que tienen como propósito que el país vuelva a las anteriores décadas de sometimiento y claudicaciones ante los grupos de poder que saquearon al Ecuador. Sería largo extenderme sobre sus acciones, y solo voy a referirme a la expulsión de Julián Assange, y la cesación de la, protección diplomática.

Ayer escuché al presidente Moreno, y después vi la exposición hecha por el precario canciller José Valencia, quien intentó justificar la decisión del gobierno, y realmente me asombraron la precariedad de los argumentos, las argucias empleadas, y las manifestaciones sofísticas que fundaron la expulsión.

Nunca hablo de lo que no sé, ni me gusta efectuar calificativos abruptos sobre hechos y situaciones que merecen un análisis riguroso, pero lo ocurrido con Assange es un ejemplo de los extremos a los que ha llegado el actual gobierno de Ecuador.

En principio, es más que dudoso que una persona avezada e inteligente como Assange haya cometido la torpeza de meterse en los archivos de la Embajada, haya pretendido interferir comunicaciones y afectar decisiones de otros estados, como sostuvo Moreno y después su canciller. Han justificado la decisión que se adoptara, pero además se han violado normas constitucionales y han transgredido principios del derecho internacional sobre el asilo

Se limitaron los derechos a la nacionalidad establecidos por el artículo 6 de la Constitución, se desconoció el derecho de asilo fijado por el artículo 41 que dice: "Se reconocen los derechos de asilo y refugio, de acuerdo con la ley y los instrumentos internacionales de derechos humanos. Las personas que se encuentren en condición de asilo o refugio gozarán de protección especial que garantice el pleno ejercicio de sus derechos. El Estado respetará y garantizará el principio de no devolución, además de la asistencia humanitaria y jurídica de emergencia. No se aplicará a las personas solicitantes de asilo o refugio sanciones penales por el hecho de su ingreso o de su permanencia en situación de irregularidad". A su vez, el art.66, inciso 14 de la norma constitucional establece que “Las personas extranjeras no podrán ser devueltas o expulsadas a un país donde su vida, libertad, seguridad o integridad o la de sus familiares peligren por causa de su étnia, religión, nacionalidad, ideología, pertenencia a determinado grupo social, o por sus opiniones políticas".

Se desconoció la Ley de Movilidad Humana y e los instrumentos internacionales de derechos humanos.

Como lo planteara ayer la Defensoría del Pueblo "Es necesario recordar que el Estado ecuatoriano otorgó una carta de naturalización a Julian Assange, la cual solo puede ser anulada observando lo establecido en el art. 81 de la Ley Orgánica de Movilidad Humana, el cual dispone que: “ Sin perjuicio de la sanción penal correspondiente, previa acción de lesividad, la autoridad de movilidad humana declarará nula la naturalización de una persona cuando ésta haya sido otorgada sobre la base de ocultación de hechos relevantes, documentos falsos o el cometimiento de fraude a la ley en el procedimiento de concesión. La decisión deberá ser motivada; para su declaratoria se deberá seguir el debido proceso y será notificada a las autoridades correspondientes.”

Ni el presidente Moreno, ni el canciller Valencia, han mostrado evidencias concretas de transgresión alguna por parte de Assange. Solo palabras y afirmaciones, sin mostrar las pruebas que llevaron a la expulsión.

Al respecto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha determinado que todo procedimiento que pueda tener un impacto sobre los derechos a la nacionalidad o a la personalidad jurídica deberá observar las garantías del debido proceso, entre ellas: “1) la notificación previa de la existencia del proceso, 2) tener una audiencia para la determinación de los derechos en juego, 3) el derecho de ser asistido jurídicamente, 4) a ejercer una defensa y a disponer de un plazo razonable para preparar los alegatos y formalizarlos, y para evacuar las correspondientes pruebas, 5) derecho a que las actuaciones y decisiones del proceso se consignen por escrito, 6) el plazo razonable del procedimiento, 7) el derecho a la revisión judicial efectiva de decisiones administrativas, 8) a una decisión fundada, 9) a la publicidad del accionar de la administración, entre otros.”

El artículo 79 de la Constitución del Ecuador establece "En ningún caso se concederá la extradición de una ecuatoriana o ecuatoriano. Su juzgamiento se sujetará a las leyes del Ecuador." Es decir que ante cualquier transgresión de Assange se lo debería haber sometido al debido proceso, y mientras no fuere posible llevarlo a cabo, mantener su condición de asilado. Al respecto es necesario señalar que es ciudadano ecuatoriano y está protegido por las leyes del país.

La Opinión Consultiva 25-2018 solicitada por el Ecuador a la Corte IDH, la cual tiene efectos vinculantes, señala “que el Estado de acogida debe, por tanto, arbitrar todos los medios necesarios para proteger a la persona en caso de un riesgo real a la vida, integridad, libertad o seguridad si es entregada o removida al Estado territorial o si existe un riesgo de que ese Estado a su vez pueda expulsar, devolver o extraditar posteriormente a la persona a otro Estado donde exista ese riesgo real”. Por este motivo, el Estado ecuatoriano, en atención al principio de no devolución, debía analizar todas las alternativas viables a fin de no poner en riesgo los derechos de la persona asilada.

Ninguna de las normas citadas, ha tenido valor alguno para el presidente Moreno, que ha decidido desconocerlas, aunque se promulgaron cuando él era vicepresidente del Ecuador, pero además no ha existido ninguna actuación administrativa que le permitiera a Assange defenderse.

Desconozco como serán las decisiones del gobierno de Gran Bretaña, pero Donald Trump, está listo para pedir la extradición y sabemos lo que puede ocurrir, ya que es bien sabido, que Assange puso en descubierto ciertas tramas que debían permanecer en el más impenetrable de los secretos. No descarto que a cambio de esta decisión del Ecuador, haya algún favor del gobierno norteamericano, presiones o exigencias de variada naturaleza, ya que hoy la soberanía del Ecuador es una ficción, aunque las autoridades enfaticen sobre su ejercicio pleno.

Ya lo demostró acabadamente Stephen Krasner, célebre profesor de la Universidad de Stanford, de cómo la soberanía legal internacional muchas veces nada tiene que ver con la realidad, y cómo siempre los fuertes se imponen a los débiles, para torcer su voluntad.

Publicado por el autor y reproducido por Río Bravo el 15 de abril de 2019.

Publicado en Actualidad

La fuerte represión a docentes en la Provincia del Chubut (que gracias a Dios no culminó en algún muerto/asesinado) es ocultada por los grandes medios de comunicación. Por eso la CTERA realizó un paro docente nacional este martes. Recordemos que años atrás la policía asesinó al maestro Carlos Fuentealba en la Provincia de Neuquén (cuyos autores intelectuales siguen impunes).

No hay reforma educativa posible sin revalorizar el rol docente. Y resulta imposible revalorizar el rol docente con una reforma educativa sobre-ellos y a pesar-de-ellos, cuando debiera ser con-ellos.

Pero, más aún, y tan grave. Existe un aprendizaje social. Al día siguiente de la muerte del maestro Carlos Fuentealba, sus propios alumnitos de escuela primaria aprendieron que “no tuvieron clases porque su maestro fue asesinado”. Los alumnos del Chubut están aprendiendo que el Estado reprime a sus docentes. Tienden a realiza un aprendizaje social: el nulo valor que el Estado le otorga a su maestro, donde el diálogo pareciera ser imposible, siendo que el diálogo es el alma de la relación entre maestros y alumnos. Por lo que cabe la siguiente pregunta, que los alumnos viven aunque no la teoricen o verbalicen: ¿qué valor se le asigna a mi maestro y por qué debo respetarlo cuando me dice qué tengo que hacer para aprender?

No hay auténtica reforma educativa sin el reconocimiento de un auténtico sentido de la autoridad del maestro por parte de la sociedad, y en particular de los alumnos.

FOTO (del Facebook de Eve Sureña, Rawson, 3 de julio de 2018): Los docentes de Chubut están hace 35 días acampando en frente del Ministerio de Educación de su provincia. Piden salarios justos. Hace días y días que muchxs de ellxs duermen a la intemperie para ver si con esa acción logran ser escuchados. Hasta ahora las autoridades no solo no respondieron a sus reclamos sino que mandaron a reprimirlos.

Publicado por Río Bravo el 4 de julio de 2018.

Publicado en Otras yerbas
Jueves, 21 Diciembre 2017 22:51

Diciembre y el Dani

Los de la foto son Dani y Coca. Los de la foto son raíz. Y también son un pedazo del corazón de ese pueblo que protagonizó las jornadas de aquel 19 y 20 de diciembre de 2001. Son de aquellos primeros integrantes que se fueron sumando a la Corriente Clasista y Combativa en Paraná, allá en la prehistoria del kirchnerismo. 

Publicado en Otras yerbas
Martes, 19 Diciembre 2017 21:33

Macri y Bordet balean a docentes de Villaguay

La represión desatada en los alrededores del Congreso Nacional consiguió que los diputados de Cambiemos y sus aliados (entre ellos los “de” Bordet) aprobaran un manotazo al bolsillo de los/as jubilados/as. Docentes entrerrianos también la ligaron. Unitarismo, hipocresía y violencia por parte de una alianza de gobierno cada vez más antipueblo.

Publicado en Actualidad
Lunes, 27 Noviembre 2017 02:44

El sueño del pibe tigre se fue para siempre

El jueves, los agentes de la Policía Federal y el grupo Albatros entraron golpeando las puertas de las casas levantadas por los Mapuche en la comunidad Winkul Mapu, en el lago Mascardi. En ese lugar, a 35 kilómetros de Bariloche, había mujeres y niños. Un mapuche fue asesinado en la represión.

Publicado en Actualidad
Martes, 19 Septiembre 2017 23:37

Una ley a pedir de los jefes narcos

La futura Ley de Narcomenudeo marcha viento en popa y los grandes narcos de la provincia están de parabienes: la Justicia y la Policía de la Provincia van a estar más preocupados en perseguir a los giles del negocio, mientras ellos seguirán amasando fortunas y causando daños en la vida de muchas personas.

Publicado en Actualidad

No es un funcionario más. Se trata del Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad. A pesar de que Patricia Bullrich intentó explicar que “estaba de paso” por Esquel, hay imágenes y testimonios que lo ponen en la escena de la represión de la Gendarmería a la comunidad de Pu Lof en la cual fue visto por última vez Santiago Maldonado.

Publicado en Actualidad