Una experiencia que a nivel nacional se puede considerar pionera, se está desarrollando en Paraná. En la zona oeste, en algunas de las barriadas más humildes de la ciudad, miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC) “José Daniel Rodríguez”, del barrio Mosconi, salen desde hace semanas a recorrer y trabajar activamente en la prevención contra la pandemia y en la promoción de la salud pública, atendiendo a la vez las condiciones particulares de lo duro que pega en la zona la crisis económica y social.

"Responsabilidad y compromiso colectivo"

La tarea empezó prácticamente a la par de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas a nivel nacional. En coordinación con las y los trabajadores de los centros de atención primaria de la salud de cada uno de los barrios, se realizaron recorridas socializando información para la prevención, en un marco en el que las necesarias medidas en resguardo de la salud pública serían particularmente difíciles de afrontar.

El bioingeniero Arturo Sedano, asesor técnico de la CCC, así lo grafica: CccEntreRiosPrevencion3"En el barrio es muy difícil que los cumpas puedan sostener largamente el aislamiento. El hacinamiento, la falta de servicios básicos y hasta de posibilidades y espacio para esparcimiento, sumado a la necesidad de salir a hacer changas con las que se trabaja y se vive el día a día; son una realidad".

Ante esta realidad, se tomaron todos los recaudos y las medidas de seguridad necesarios (uso de barbijos, distancia social preventiva y elementos de higiene a mano), y salieron a "ponerle el pecho" a la pandemia. Se capacitó a las y los voluntarios, se informó a las y los vecinos, se hizo un relevamiento de la población de riesgo y se acompañó la vacunación preventiva contra la gripe de dicha población.

En palabras de Sedano, "nos enfrentamos al miedo que genera el desconocimiento. Entonces e salió a hacer campaña para informar a los cumpas cómo poder desarrollar algunas tareas con el menor riesgo posible de transmisión del virus, extremando las formas de prevención, cuidándose e informando cual es la población de riesgo que sí o sí se tiene que cuidar y aislar".

Un trabajo en etapas

En primer lugar se trabajó en la capacitación fundamental, a través de las redes sociales y por WhatsApp. Se elaboró un material de formación para las y los compañeros que voluntariamente quisieran participar, y luego de una semana se realizó un intercambio para balancear. Se afinó la información sobre cuáles son las medidas de prevención y los grupos de riesgo, y los objetivos de la campaña.

CccEntreRiosPrevencionDespués se salió a hacer el relevamiento de los grupos de riesgo y se aprovechó para entregar un volante informativo así como un kit básico de limpieza (desinfectante, detergente y/o lavandina diluida). El relevamiento de la población de riesgo sirvió como información crucial para la campaña de vacunación antigripal, en coordinación con los centros de salud de cada barrio. Las medidas de prevención que se difundieron tienen que ver con la higiene, sobre todo cuando se está en contacto con objetos o personas de fuera del ámbito de cada casa, y la distancia social, más allá de la "cuarentena", que sigue siendo la principal medida de prevención.

Finalmente, se acompañó al personal de salud para realizar las vacunaciones, principalmente a personas mayores 60 años o con problemas cardíacos y respiratorios, y embarazadas.

Una campaña necesaria

A nivel nacional la CCC definió enfrentar la pandemia, por lo que además de sostener los comedores y las copa de leche abiertos, se encaró el tema de la prevención. La propuesta puede tomarse como un antecedente de lo que acaba de anunciar como propuesta oficial el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno nacional. Con el nombre del Programa "El Barrio Cuida Al Barrio" se propone que "promotores y promotoras comunitarias recorrerán su barrio para poder realizar un acompañamiento específico a grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene."

Desde su lugar como asesor técnico de la CCC local, el bioingeniero Arturo Sedano fue contundente respecto de la necesidad de esta campaña. "La misma pudo relevar la altísima población de riesgo que en gran porcentaje está por fuera de los registros de los efectores de salud y no se habrían vacunado si no fuese por este trabajo coordinado."

Un dato que los moviliza es que en 2018, según estadística de salud nacional, alrededor de 600 personas murieron por gripe y neumonía. Muchos más, desde ya, son las y los que estuvieron internados. Frente a este dato, es clave trabajar para "tener camas libres para la llegada del pico de la pandemia", sostiene Sedano, y para ello todo trabajo de prevención es clave.

A esto se suma que la pandemia llegó pocos meses después de que se sancionaran en Argentina las leyes de emergencia social. La destrucción del trabajo, del esquema productivo, de pymes y del mercado interno, generadas durante los 4 años del gobierno de Cambiemos, agravan el contexto en el que se vuelve prioridad la prevención y el resguardo de la salud pública. "Como decía Ramón Carrillo, entendemos que las malas políticas de salud son más peligrosas que los microbios", dice Sedano y remarca las deficiencias que afronta, después de años de destrucción, el sistema nacional de salud pública.

Existe un déficit de promotores de salud y agentes sanitarios."Se viene sufriendo desde hace muchísimos años el desmantelamiento del sistema de salud pública, hoy columna vertebral para enfrentar la pandemia", sostiene Sedano. En contrapartida, señala que las y los trabajadores de la salud "demuestran una vez más que están al pie del cañón para servir a las necesidades del pueblo". Destaca el acompañamiento recibido en la campaña por parte de los efectores de salud y la "muy buena predisposición de la gente de los centros de atención primaria de salud".

Quiénes y dónde

Quienes hicieron punta fueron el equipo técnico y las y los talleristas del CAAC José Daniel Rodríguez, que lleva su nombre en homenaje al militante de la CCC asesinado por la represión parapolicial en los días del estallido social de diciembre de 2001. El trabajo desde el CAAC fue en los barrios Balbi, Antártida, San Martin, Mosconi y Malvinas. Del CAAC también participan las y los jóvenes del Movimiento Ni Un Pibe Menos Por la CccEntreRiosPrevencion2Droga y el grupo de promotoras de derechos para la zona oeste de Paraná, que trabaja en la prevención contra la violencia de género (con el lema, en este contexto, #CuarentenaSeguraParaTodas) y por la declaración de la Emergencia sobre el tema.

Luego se avanzó y la CCC en pleno, en coordinación con la cátedra de Salud Pública de la carrera de Bioingeniería (con el profesor Fernando Sacetti a la cabeza), promovió que se sumaran de forma voluntaria las y los militantes a la prevención comunitaria. Sumaron, entre otros, los barrios Alloatti, Pancho Ramírez, Floresta, El Triángulo, Toma Nueva y Maccarone, siempre en coordinación con los centros de atención primaria de salud correspondientes.

Así, cada organización aporta desde sus posibilidades. Las organizaciones sociales como la CCC salen a hacer estas campañas mientras sostienen sus copas de leche y comedores, como el del CAAC aquí citado. A su vez, la mencionada cátedra de Salud Pública está trabajando en el diseño de una capacitación vía redes sociales para las y los voluntarios de estas campañas, con el fin de profundizar el trabajo de formación.

Cabe destacar que la mencionada también venía realizando un trabajo coordinado con el Municipio de Oro Verde, para la asesoría en la logística y en la producción de un software para poder llevar adelante el registro de datos en el marco de la lucha contra la pandemia, y una aplicación para teléfonos celulares que permite el registro de población de riesgo con geolocalización, lo cual facilita una centralización de la información necesaria para el trabajo de prevención.

Publicado por Río Bravo el 27 de abril de 2020.

Publicado en Pago chico

En el día en que la iglesia católica celebra el domingo de Pascuas, el Papa Francisco publicó una carta abierta en apoyo a los movimientos sociales de la Argentina. "Si la lucha contra el COVID es una guerra, ustedes son un verdadero ejército invisible que pelea en las más peligrosas trincheras", es una de las expresiones con las que se refiere en particular a las organizaciones que se embanderaron desde hace años con la consigna de "Tierra, Techo y Trabajo". Estas son principalmente la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Del texto se desprende un minucioso conocimiento del trabajo y las militancias de estas organizaciones en los territorios en los que llevan a cabo sus acciones. No sólo sus luchas político sindicales, sino también sus comedores barriales, sus cooperativas y sus emprendimientos comunitarios.

"Nunca aparecen en los grandes medios", sostiene la carta de Francisco, y hace de la denuncia de la estigmatización uno de sus ejes. "Se los mira con desconfianza por superar la mera filantropía a través la organización comunitaria o reclamar por sus derechos en vez de quedarse resignados esperando a ver si cae alguna migaja de los que detentan el poder económico."

La carta no se queda en un apoyo general o abstracto, sino que incluye propuestas concretas y una invitación a pensar en lo dura que será la crisis del "día después" de la pandemia, y en alternativas para atravesarla. "Tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan; capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos."

El texto, si bien se dirige con claridad especialmente a los movimientos y las organizaciones populares de nuestro país, aborda cuestiones de interés y preocupación mundiales y lo hace con la impronta que Francisco ha tenido desde que comenzó su papado. "Nuestra civilización, tan competitiva e individualista, con sus ritmos frenéticos de producción y consumo, sus lujos excesivos y ganancias desmedidas para pocos, necesita bajar un cambio, repensarse, regenerarse. Ustedes son constructores indispensables de ese cambio impostergable; es más, ustedes poseen una voz autorizada para testimoniar que esto es posible. Ustedes saben de crisis y privaciones... que con pudor, dignidad, compromiso, esfuerzo y solidaridad logran transformar en promesa de vida para sus familias y comunidades."

La publicación ha sido saludada con beneplácito por diferentes referentes de estas organizaciones. Justamente en el día de hoy el presidente de la Nación, Alberto Fernández, tuiteó reconociendo este trabajo de las organizaciones sociales y movimientos populares: "En los barrios más humildes del país se organizan para ayudar a los más necesitados. Allí la solidaridad es infinita. En el mismo lugar donde todo es carencia. Por eso quiero agradecer a los hombres y mujeres que en sus comedores y merenderos cuidan quienes más lo necesitan."

Texto completo de la carta

"A los hermanos y hermanas de los movimientos y organizaciones populares.

Queridos amigos.

Con frecuencia recuerdo nuestros encuentros: dos en el Vaticano y uno en Santa Cruz de la Sierra y les confieso que esta "memoria'' me hace bien, me acerca a ustedes, me hace repensar en tantos diálogos durante esos encuentros y en tantas ilusiones que nacieron y crecieron allí y muchos de ellas se hicieron realidad.

Ahora, en medio de esta pandemia, los vuelvo a recordar de modo especial y quiero estarles cerca.

En estos días de tanta angustia y dificultad, muchos se han referido a la pandemia que sufrimos con metáforas bélicas.

Si la lucha contra el COVID es una guerra, ustedes son un verdadero ejército invisible que pelea en las más peligrosas trincheras.

Un ejército sin más arma que la solidaridad, la esperanza y el sentido de la comunidad que reverdece en estos días en los que nadie se salva solo. Ustedes son para mí, como les dije en nuestros encuentros, verdaderos poetas sociales, que desde las periferias olvidadas crean soluciones dignas para los problemas más acuciantes de los excluidos.

Sé que muchas veces no se los reconoce como es debido porque para este sistema son verdaderamente invisibles. A las periferias no llegan las soluciones del mercado y escasea la presencia protectora del Estado.

Tampoco ustedes tienen los recursos para realizar su función.

Se los mira con desconfianza por superar la mera filantropía a través la organización comunitaria o reclamar por sus derechos en vez de quedarse resignados esperando a ver si cae alguna migaja de los que detentan el poder económico.

Muchas veces mastican bronca e impotencia al ver las desigualdades que persisten incluso en momentos donde se acaban todas las excusas para sostener privilegios. Sin embargo, no se encierran en la queja: se arremangan y siguen trabajando por sus familias, por sus barrios, por el bien común.

Esta actitud de Ustedes me ayuda, cuestiona y enseña mucho. Pienso en las personas, sobre todo mujeres, que multiplican el pan en los comedores comunitarios cocinando con dos cebollas y un paquete de arroz un delicioso guiso para cientos de niños, pienso en los enfermos, pienso en los ancianos.

Nunca aparecen en los grandes medios.

Tampoco los campesinos y agricultores familiares que siguen labrando para producir alimentos sanos sin destruir la naturaleza, sin acapararlos ni especular con la necesidad del pueblo. Quiero que sepan que nuestro Padre Celestial los mira, los valora, los reconoce y fortalece en su opción.

Qué difícil es quedarse en casa para aquel que vive en una pequeña vivienda precaria o que directamente carece de un techo. Qué difícil es para los migrantes, las personas privadas de libertad o para aquellos que realizan un proceso de sanación por adicciones. Ustedes están ahí, poniendo el cuerpo junto a ellos, para hacer las cosas menos difíciles, menos dolorosas. Los felicito y agradezco de corazón.

Espero que los gobiernos comprendan que los paradigmas tecnocráticos (sean estadocéntricos, sean mercadocéntricos) no son suficientes para abordar esta crisis ni los otros grandes problemas de la humanidad. Ahora más que nunca, son las personas, las comunidades, los pueblos quienes deben estar en el centro, unidos para curar, cuidar, compartir.

Sé que ustedes han sido excluidos de los beneficios de la globalización.

No gozan de esos placeres superficiales que anestesian tantas conciencias. A pesar de ello, siempre tienen que sufrir sus perjuicios. Los males que aquejan a todos, a ustedes los golpean doblemente. Muchos de ustedes viven el día a día sin ningún tipo de garantías legales que los proteja. Los vendedores ambulantes, los recicladores, los feriantes, los pequeños agricultores, los constructores, los costureros, los que realizan distintas tareas de cuidado. Ustedes, trabajadores informales, independientes o de la economía popular, no tienen un salario estable para resistir este momento ... y las cuarentenas se les hacen insoportables.

Tal vez sea tiempo de pensar en un salario universal que reconozca y dignifique las nobles e insustituibles tareas que realizan; capaz de garantizar y hacer realidad esa consigna tan humana y tan cristiana: ningún trabajador sin derechos.

También quisiera invitarlos a pensar en "el después" porque esta tormenta va a terminar y sus graves consecuencias ya se sienten. Ustedes no son unos improvisados, tiene la cultura, la metodología pero principalmente la sabiduría que se amasa con la levadura de sentir el dolor del otro como propio.

Quiero que pensemos en el proyecto de desarrollo humano integral que anhelamos, centrado en el protagonismo de los Pueblos en toda su diversidad y el acceso universal a esas tres T que ustedes defienden: tierra, techo y trabajo.

Espero que este momento de peligro nos saque del piloto automático, sacuda nuestras conciencias dormidas y permita una conversión humanista y ecológica que termine con la idolatría del dinero y ponga la dignidad y la vida en el centro. Nuestra civilización, tan competitiva e individualista, con sus ritmos frenéticos de producción y consumo, sus lujos excesivos y ganancias desmedidas para pocos, necesita bajar un cambio, repensarse, regenerarse. Ustedes son constructores indispensables de ese cambio impostergable; es más, ustedes poseen una voz autorizada para testimoniar que esto es posible. Ustedes saben de crisis y privaciones... que con pudor, dignidad, compromiso, esfuerzo y solidaridad logran transformar en promesa de vida para sus familias y comunidades.

Sigan con su lucha y cuídense como hermanos. Rezo por ustedes, rezo con ustedes y quiero pedirle a nuestro Padre Dios que los bendiga, los colme de su amor y los defienda en el camino dándoles esa fuerza que nos mantiene en pie y no defrauda: la esperanza. Por favor, recen por mí que también lo necesito.

Fraternalmente, Francisco

Ciudad del Vaticano, 12 de abril de 2020,

Domingo de Pascua."

Publicado por Río Bravo el 12 de abril de 2020

Publicado en Derechos Humanos

La semana pasada se lanzó oficialmente en Entre Ríos el Plan Argentina Unida por Educacion y Trabajo. En diferentes localidades de la provincia, trabajadores que perciben el Salario Social Complementario integrantes de organizaciones sociales como la CCC, CTEP, Somos Barrios de Pie y MTE, entre otras, realizaron tareas de mantenimiento y refacción en escuelas. Contra los prejuicios y motes despectivos que comúnmente recaen sobre los destinatarios de planes sociales, directivos de las instituciones educativas destacaron en la mayoría de los casos la predisposición y la calidad de los trabajos realizados y pidieron la continuidad en el tiempo de estos operativos.

“La verdad, cuando llegaron los chicos a la escuela me sorprendí porque no tenía conocimiento pero también me sorprendí para bien al verlos trabajar con el entusiasmo, la alegría y la responsabilidad con que lo han hecho”, relató con entusiasmo la directora de una de las escuelas en que desarrollaron sus tareas las cuadrillas de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y continuó: “Estoy más que conforme y satisfecha con todo lo que han hecho los chicos, con la manera en que se han manejado, muy respuetuosos todos, haciendo lo que se les correspondía, todo lo que les fuimos pidiendo ellos lo realizaron de la mejor manera y con la mejor predisposición”, resaltó y expresó su deseo de que el programa pueda tener continuidad: “Las puertas de la escuela están abiertas y ojalá pudieran venir más seguido o tener una continuidad porque en esta escuela funcionan todos los niveles -inicial, primario, secundario y secundario de adultos- y en la escuela hay solo tres ordenanzas”.

Asimismo, desde la Escuela Primaria N°205 “Amalio Zapata Soñez” se expresaron en similar sentido a través de la cuenta del establecimiento en la red social Facebook: “Gracias chicos de la CCC que vinieron por el Plan Argentina Unida por Educacion y Trabajo por las tareas realizadas en nuestra escuela: poda de árboles, limpieza de canaletas, corte de pasto, limpieza cunetas, arreglo de tejido perimetral, entre otras cosas” y también manifestaron su deseo de contar con las cuadrillas de trabajo para la realización de otras tareas pendientes en el edificio como pinturas, revoque, arreglo de desagües e instalaciones eléctricas.

El dirigente provincial de la CCC, Alejandro Sologuren, contó a Río Bravo que fue “una muy buena experiencia por parte de nuestra organización, que conformó 16 cuadrillas para el interior de la provincia y 9 en Paraná, cumplió con creces los pedidos y lo que no se puedo hacer fue por falta de insumos por parte del Estado. Se perdió tiempo muy valioso antes que se inicaran las clases, para poder arreglar los tanques y otras cosas que no se pudieron encarar en esta oportunidad”.

Todas las cuadrillas de trabajo están conformadas por trabajadores y trabajadoras del Salario Social Complementario, con un ingreso de 8.500 pesos mensuales, que debieron afrontar los costos de movilidad de su propio bolsillo y de los fondos de la organización. Los trabajos -detalló Sologuren- se llevaron a cabo en las localidades de Viale, Chañar, María Grande, Aldea San Antonio, General Güemes, Hasenkamp, Las Garzas, Puerto Curtiembre, Aldea Santa María, Concordia y Paraná, entre otras.

“Esperamos que esto se encamine para que sea más cotidiano. Hay muchos problemas de falta de mantenimiento en las escuelas que podemos resolver con poca plata por parte del gobierno provincial, pero tampoco podemos hacernos cargo de toda la logística del transporte”, advirtió el dirigente, que también mencionó que se encontraron con algunas dificultades al inicio, tanto por falta de insumos que subsanaron desde las juntas de gobierno y municipios y también problemas de coordinación con la Dirección Departamental de Escuelas de Paraná, que dificultó el ingreso a las escuelas.

Se trata de una experiencia interesante de la que las autoridades provinciales y el conjunto de la sociedad debieran tomar nota. Por un lado, con pocos recursos materiales pueden resolverse una parte importante de los problemas de mantenimiento y estructura que cotidianamente afectan a la educación pública. Por otro lado, se caen muchos de los prejuicios acerca de quienes reciben un plan social (“vagos”, “planeros”, “cobran por no hacer nada”, etc.), ya que, según destacaron las propias autoridades educativas, con gran predisposición y voluntad prestaron un servicio de gran valor para la comunidad, aún cuando perciben un ingreso que está muy lejos de garantizar siquiera las condiciones básicas para una vida digna. Por eso, desde la propia organización sostienen que este tipo de programas, que contribuyen a paliar la emergencia, no los desvía por "la pelea de fondo que es por trabajo genuino: en blanco, con salarios justos y con estabilidad laboral".

Publicado en Pago chico

La Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y el Partido del Trabajo y el Pueblo presentaron en la sede de ATE su proyecto de Ley de Urbanización de Barrios Populares de Entre Ríos. El proyecto de ley tiene múltiples objetivos: por un lado, “dignificar la vida en los barrios más perjudicados y con necesidades básicas insatisfechas”, por otro lado, generar trabajo genuino para trabajadores desocupados organizados en cooperativas en el sector denominado Economías Populares, y finalmente incentivar la producción de este sector social al priorizarlos por parte del Estado para la compra de insumos y materiales.

Alejandro Sologuren, dirigente de la CCC, explicó que el proyecto es uno de los cinco presentados el 1º de junio durante la marcha federal que concluyó en CABA y que cuenta con el apoyo de la Multisectorial, CTA Autónoma, ATE, 21 F, CTEP y distintos gremios. “Aquí hay mucha mano de obra, casi el 50 por ciento es de mano de obra flexibilizada, o lo que se llama Economías populares”, precisó Sologuren al explicar que el objetivo es que parte de la obra pública sea destinada a estos sectores.

En Entre Ríos el proyecto fue presentado al gobernador hace un año y medio, a través de la Secretaría de Planeamiento, y también en la Municipalidad. En el primer caso no se obtuvo respuesta alguna y en el segundo hubo promesas pero aún no se han concretado.

“Hoy están licuando salarios y los salarios sociales y seguramente con las nuevas medidas del gobierno se va a acrecentar más la cuestión de los despidos. Vamos a una recesión muy grande, el gobierno cínicamente está haciendo esto adrede porque hay grupos que están ganando muchísimo dinero y son los mismos que están en el gobierno”, consideró Sologuren.

El proyecto

El proyecto presentado establece que el 25% de la obra pública debe destinarse a la urbanización de los barrios populares y asentamientos de nuestra provincia, y que estas obras se deben realizar con mano de obra de las organizaciones sociales y de las economías populares. Se busca aportar a la generación de viviendas habitables y saludables, veredas, cordón cuneta y servicios, y espacios verdes y comunes. Consideran que así, además de dignificarse la vida en los barrios populares de nuestra provincia, se generará trabajo genuino para miles de entrerrianos precarizados o desocupados y se reactivará el comercio de la provincia de la mano del “Compre Local”.

En su artículo 1º, señala que creado el Régimen de Promoción y Fomento de la Economía Social en la provincia, “se fomentará y facilitará la contratación de los grupos asociativos que integran la Economía Popular, Social y Solidaria, en la obra pública que se desarrolle en el ámbito de los organismos de la Administración Pública Provincial centralizada y descentralizada y entes autárquicos, con el fin de realizar las obras de urbanización necesarias en los barrios populares de nuestra provincia”.

Publicado por Río Bravo el 10 de julio de 2018.

Publicado en Costa del Paraná