Si bien la condena al expolicía Carlos Carvallo generó satisfacción en su víctima, Manuel Ramat, y las organizaciones de derechos humanos, existe un fuerte malestar por la falta de labor investigativa de parte de la Justicia Federal y, en particular, del juez Leandro Ríos, ya que advierten que otros testigos y víctimas ubicaron a Carvallo en el mismo momento y lugar y, que de haber ampliado la investigación, no sólo podría haber sido condenado por otros delitos sino que podría haberse avanzado en el procesamiento de otros represores. Cuestionan que el trabajo fragmentado en la instrucción de las causas de lesa humanidad.

Publicado en Pago chico