Frente a la pandemia por Coronavirus, ¿no existe otra opción que elegir entre sacrificar vidas o hundir la economía? ¿Hay alternativas superadoras? ¿Por qué el impuesto a las riquezas podría ser una herramienta para cuidar la salud de la población al mismo tiempo que el trabajo, la producción y el poder adquisitivo de los argentinos? ¿Quiénes se oponen y por qué? Algunos de esos interrogantes tuvieron respuesta en el conversatorio virtual organizado por el Partido del Trabajo y del Pueblo del que participaron Juan Manuel Abal Medina, Alcira Argumedo, Claudio Lozano y Juan Carlos Alderete.

La pandemia de Covid-19 puso en jaque a la economía mundial y en evidencia las propias limitaciones del sistema capitalista -sobre todo desde las concepciones liberales más ortodoxas- para hacer frente a sus crisis. Los países que no quisieron o no llegaron a tomar medidas a tiempo pagaron su acción tardía con vidas y con desastrosas consecuencias económicas que llamativamente se secundarizan. Otros, como la Argentina, definieron la cuarentena con los primeros casos y el nivel de contagio y casos fatales es sensiblemente menor. Sin embargo, las consecuencias negativas desde el punto económico son innegables y emerge una gran discusión sobre cuál es la salida; si no queda otra que elegir entre la salud y la economía o Argentina puede construir un camino propio para preservar la salud de la población sin que se destruya su economía o, a la inversa, preservar su economía sin dejar a sus ciudadanos librados a su suerte. En torno a estos debates giró el conversatorio organizado por PTP sobre el impuesto a la riqueza o a las grandes fortunas, que ya es motivo de polémicas y debates en todo el espectro político, en los medios de comunicación y en parte importante de la sociedad.

Lozano: “El impuesto a las grandes fortunas es indispensable”

El presidente del Banco de la Nación Argentina y dirigente de Unidad Popular, Claudio Lozano, se refirió al impuesto a las riquezas como “un paso necesario dentro de una estrategia general que obliga a otro conjunto de regulaciones para reorientar el rumbo económico, social y también político de la Argentina”.

Lozano señaló que en el contexto de la pandemia se producen dos fenómenos: “Se suspende el funcionamiento del sistema económico capitalista y se agigantan las desigualdades” y sostuvo que en ese marco “en un país donde tenemos más de la mitad de la población laboral en situación de informalidad, las condiciones de reproducción de la vida sólo se pueden resolver sobre la base de un Estado que intervenga decididamente estableciendo un piso básico de ingresos que permita que nuestra gente se sostenga durante este tiempo”, argumentando sobre uno de los destinos que tendría la creación del impuesto en debate.

En relación con las diferentes objeciones que surgen en torno al tema, algunas apoyadas sobre antiguos lugares comunes como que “Argentina tiene una presión tributaria muy alta”, el economista afirmó que Argentina está por debajo de varios países incluso de América Latina, como Brasil y Uruguay.

El ex diputado nacional hizo referencia a la presión de grandes grupos empresarios, mediante amenazas con despidos, para que se levante la cuarentena, y su resistencia a las medidas como la que fue eje del conversatorio: “Desde la dictadura militar para acá se ha consolidado una lógica en el accionar de los grandes capitales que consiste, sobre todo en la relación con el Estado, en demandar permanentemente subsidios para el desarrollo de sus negocios, en general de alta rentabilidad, pero luego no invierten en relación al excedente que capturan, llevan adelante un proceso permanente y sistemático de fuga de capitales y al mismo tiempo se resisten a pagar impuestos. Al mismo tiempo estos capitales están confrontando con esta idea de un impuesto a las grandes fortunas; piden que se le mejore la oferta a los acreedores; es decir, piden que el Estado gaste más en pago de deuda y al mismo tiempo han demandado que el programa de asistencia al trabajo, que paga el salario e inicialmente era para las pymes, se amplíe a las empresas de casi 800 trabajadores”.

Según Lozano, información mundial da cuenta de que a junio de 2019 había 50 fortunas en la Argentina que sumaban un total de 57.920 billones de dólares y había 114 mil argentinos que tenían más de un millón de dólares de patrimonio neto, es decir todas las riquezas libres de toda deuda.

Sin embargo, en los registros de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de la Argentina, en realidad los que tienen más de un millón de dólares en bienes personales son apenas 32.000. Frente a esto lanzó una pregunta retórica: ¿Por qué esta diferencia? Porque una de las cosas que suelen decir los voceros de la derecha para cuestionar este impuesto es que no se podría recaudar demasiado. Y la verdad que el tema tiene que ver con que lo que llevan adelante estos señores es un proceso permanente de encubrimiento de sus patrimonios y de sus rentas”.

Finalmente, el actual titular del BNA apuntó a la necesidad de “un grado de articulación política y social mucho mayor para poder limitar la capacidad de presión que los sectores de mayor poder económico tienen hoy sobre la gestión del Gobierno nacional”. No obstante insistió con que el impuesto a las fortunas “es absolutamente indispensable; junto con la suspensión de los pagos de deuda pública también y el financiamiento de una renta universal, sería lo que deberíamos garantizar”.

Argumedo: “El coronavirus agravó una crisis que ya se venía produciendo”

La socióloga Alcira Argumedo, ex diputada nacional de Proyecto Sur, consideró que el tema del impuesto a las riquezas será “de sentido común” en muy poco tiempo “porque hasta el Financial Times, un vocero de los grupos financieros, está llamando la atención sobre la necesidad de producir ciertas transformaciones, porque el Coronavirus lo que en realidad hizo fue detonar y agravar una crisis que se venía produciendo”.

En ese sentido, advirtió que “el 1% de la población concentra el 50 por ciento de la riqueza y el 20% de la población mundial tiene el 95,5% de la riqueza, según datos del programa para el desarrollo de las Naciones Unidas y los otros 6.500 millones se reparten el 4,5%, de los cuales 4.500 millones están por debajo de la línea de pobreza. Esto de por sí estaba generando una crisis de sobreproducción por carencia de demanda, porque ese 20% es un mercado excesivamente chico para el salto cualitivo de productividad que se viene produciendo”.

En ese marco, Argumedo indicó que “la crisis más similar a esta, la de 1930, generó dos grandes alternativas: una fue el New Deal, que fue esta redistribución de la riqueza, aumento de los salarios reales, baja de la jornada laboral; y la otra fue Hitler, que era salir de la crisis a través del incremento de la industria de guerra, con persecución y genocidio de la población indeseable. Verdaderamente, no nos engañemos, estas son las dos grandes alternativas que se están dando en la crisis”.

Por otro lado, seguramente polemizando con el viejo latiguillo liberal de que quien tiene una fortuna es porque se esforzó para que así fuese, la ex legisladora habló de “tres grandes momentos” en la historia Argentina donde se produjo el gran salto de esa acumulación de riquezas: fines del siglo XIX y principios del XX con la apropiación de tierras por parte de grandes familias como los Martínez de Hoz, los Bullrrich, Braun Menéndez, Menéndez Behety, a partir del genocidio perpetrado con la Conquista del Desierto y los beneficios para la producción lanera y ganadera luego de la Primera Guerra Mundial; una segunda etapa desde comienzos de la dictadura hasta fines de los 90, comenzando con la estatización de deudas privadas por 25.000 millones de dólares y una tercera etapa centrada en el período de gestión del expresidente Mauricio Macri, con la entrega por 400 millones de dólares a su amigo Nicolás Caputo (empresario y miembro) de dos usinas termoeléctricas valuadas en 1200 millones o el bono a 100 años al 7,9% anual mientras en Estados Unidos estaba poco más del 1% (siete veces más pero durante 100 años), con el grupo Noctua Partners fundado por Luis Caputo (ex Ministro de Finanzas de la gestión Cambiemos) como uno de los que compraron esos bonos.

Otro negociado “descomunal” mencionado por Argumedo fue la compra de acciones al Estado -del fondo de sustentabilidad de la ANSES- por parte del grupo Pampa Energía, de Joe Lewis y Marcelo Mindlin, a 10 dólares la acción para vender 72 horas después a 18 dólares: un 80 por ciento.

La dirigente de Proyecto Sur se enumeró una serie de indicadores para graficar el panorama económico, social, productivo y energético, entre otros aspectos, que dejaron las políticas de desguace del Estado y desregulación que predominaron desde la dictadura iniciada en 1976: “El nivel de saqueo y destrucción económico y social de la Argentina no lo tuvo ningún país que no haya tenido una guerra en su territorio. Del 74 al 2020 se pasó del 6 al 40 por ciento de pobreza; del 90 y tanto de trabajadores en blanco y con derechos sociales al 46; de un 3% de desocupación al 20%; se destruyó el sistema nacional de ferrocarriles, la flota mercante y fluvial, un sistema educativo público de calidad que había dado dos premios Nobel en ciencia; se pagaron más de 530.000 millones de dólares en concepto de una deuda fraudulenta; perdimos 420.000 millones de dólares  más en concepto de renta petrolera y gasífera por la privatización de YPF y 200.000 millones dólares en fletes como consecuencia de haber destruido la flota mercante y fluvial. Por lo tanto la decisión del cobro de un impuesto a las grandes fortunas tiene que ir acompañada de una transparencia profunda, porque siguen estafando, hay que controlar al comercio exterior”. Sobre este último punto aludió al y evasión de las mineras que tributan sobre sus exportaciones sobre la base de declaraciones juradas, omitiendo gran parte de los minerales y metales que extraen de nuestro suelo y se llevan fuera del país. “Si no frenamos estas venas abiertas del saqueo de América Latina no vamos a ningún lado y el primer paso es un impuesto a las grandes fortunas”, concluyó.

Alderete: “Para sostener la cuarentena se necesita plata, ¿de dónde va a salir?”

En coincidencia con Argumedo, el diputado nacional, coordinador nacional de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y dirigente del PTP-PCR, Juan Carlos Alderete, expresó que “la emergencia sanitaria desnudó las grandes desigualdades sociales”. Frente a eso, “algunos los gobiernos volcaron millonarios recursos buscando atenuar las consecuencias sociales en sus pueblos, otros los han abandonado a su suerte”. Aunque no hubo alusiones particulares, resulta evidente el caso de Brasil que hoy ya se ubica como el cuarto país con mayor cantidad de infectados a nivel mundial, con 230.000 casos (15.000 en las últimas 24 horas cuando Argentina no llega a 8.000 casos desde que comenzó la cuarentena). “Quedó en evidencia que el actual orden político y económico del mundo no puede dar respuesta a las emergencias económicas y sociales. Frente a este panorama se abre un interrogante: ¿Quiénes pagarán las consecuencias de esta crisis?”, se preguntó el dirigente

Alderete advirtió sobre el ingreso en una fase de contagio donde el virus llegó a las grandes barriadas populares, con una situación muy delicada en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. Frente a eso consideró necesario -en oposición a quienes bregan por levantar la cuarentena- “profundizar las medidas sanitarias contra el Coronavirus. Y para sostener la cuarentena, para la ayuda social, económica y para dar la batalla sanitaria que se está desplegando; insumos médicos, respiradores, construcción de hospitales, test, lugares de aislamiento, para todo se necesita plata; ¿de dónde va a salir?”.

Pareciera ser el gran debate que se abre, por lo menos entre quienes sostienen que no se debe aflojar con las medidas de aislamiento social para atenuar la circulación del virus. Esa discusión y la propuesta que se impulsa en el seno del bloque de diputados del Frente de Todos busca abrirse paso entre la herencia de una matriz tributaria profundamente regresiva.

“En Argentina proporcionalmente pagan más impuestos los pobres que los ricos. Esta es una matriz impositiva heredada de la última dictadura. Pero cuando se discute un poquito los intereses de los poderosos algunos se ponen muy nerviosos y eso que estamos hablando de un impuesto por única vez. Hace semanas que estamos discutiendo esta propuesta. Bajarle los salarios a millones de trabajadores el 20, 30 o 40% se resolvió muy rápido. Ahí no hablan de confiscación”, cuestionó el dirigente del PTP-PCR y la CCC.

Entre los detractores de esta iniciativa u otras similares, proliferan cuestionamientos dirigidos a descalificarla como una especie de invento argentino, carente de seriedad y coherencia y hasta con apelativos de corte maccartista. Sin embargo, Alderete recordó que “este es un tipo de impuesto que no sólo se ha usado en distintos momentos en nuestra historia nacional”, como el aplicado en 1815 sobre la elite cuyana para financiar el cruce de Los Andes del Ejército Libertador sino también en otros países de Europa y Asia, como los que impusieron Alemania y Japón para la reconstrucción pos Segunda Guerra Mundial de hasta el 50% y 80%, respectivamente, o los que hoy discuten, en el marco de la pandemia, España (del 1 al 2%), Italia (del 4 al 8%) o Rusia (13%).

“El impuesto extraordinario a las grandes fortunas consistirá en una contribución gradual para fortunas de a partir de 10.000 millones de pesos en una escala que iría del 1 al 5 por ciento, mientras que para los bienes en el exterior serían de entre el 3 y el 15 por ciento”, explicó el legislador de la provincia de Buenos Aires.

Finalmente, planteó que “este es el camino” para superar la crisis, junto a otras medidas como aplazar el pago de los vencimientos de la deuda externa hasta 2024, avanzar “en una YPF enteramente estatal, estratégica para la Argentina y nuestra soberanía energética pero además una medida clave para la recuperación económica que tendremos que afrontar”; mayor intervención estatal sobre el comercio interior y poner  límite “a los que amasan ganancias extraordinarias con la especulación y la timba financiera”, con el objetivo de “volcar esos recursos para combatir la pandemia, terminar con el hambre, impulsar el trabajo y la producción nacional y fortalecer el sistema público de salud”.

Abal Medina: “Pandemia de por medio, la reforma tributaria va a ser una obligación”

El ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, considerando la parálisis económica generada por la cuarentena, realizó un pormenorizado análisis de la composición de la recaudación impositiva en nuestro país, qué tipo de tributos son los que más fondos aportan hoy al presupuesto nacional y qué sectores son los que sostienen en mayor y en menor medida esos ingresos.

Analizando datos impositivos a nivel nacional de 2020, Abal Medina señaló que “lo que más llama la atención de los impuestos es que casi el 43% de lo que recauda el Estado argentino corresponde a impuesto sobre bienes y servicios, casi la totalidad es el IVA (Impuesto al Valor Agregado), que paga lo mismo el que tiene mucho, el que tiene algo y el que no tiene nada”.

Luego aparecen los aportes y cargas a la seguridad social con el 24% de la recaudación y el impuesto a las Ganancias, del que una parte importante pagan los asalariados, con el 21,6%.

“Finalmente, lo más escandaloso, los bienes personales (0,6%) no llegan al uno por ciento de nuestro sistema tributario. Que este número no llegue al 1% de lo que paga alguien por sus propiedades ya es más que notorio y que esté tan lejos los impuestos sobre las ganancias de lo que se paga por la seguridad social y por los impuestos directos, lo mismo”, advirtió.

Aunque podría pensarse que sería tan sencillo como invertir la ecuación, Abal Medina puso el énfasis sobre el carácter político de esa estructura impositiva: “En general, la dirigencia política asume que no se puede hacer demasiado”. Por ejemplo frente a uno de tantos lugares comunes y latiguillos como aquel esgrimido por analistas, comunicadores, empresarios y dirigentes políticos respecto de que “en Argentina se pagan enormes impuestos, que no se puede tolerar este nivel impositivo”, idea que comienza a flaquear cuando se realiza un análisis comparativo con otros países de Latinoamérica o de Europa.

“En general –evaluó Abal Medina- no se hacen muchas reformas impositivas porque cuando las cosas andan más o menos bien nadie quiere tocarlas. Si la AFIP funcionaba, recaudaba, por qué tocarla -dijo en una suerte de autocrítica sobre las limitaciones del período de gestión kirchnerista- y cuando anda mal es muy poco lo que se puede tocar”. Sin embargo fue tajante dada la coyuntura y evaluó que “pandemia de por medio va a ser una obligación”.

El ex jefe de Gabinete hasta 2011 esbozó algunos de los lineamientos que, según su visión deberían trazarse para un nuevo esquema impositivo: “Tenemos que llevar adelante un conjunto de políticas de reforma tributaria que haga mucho más justo nuestro esquema tributario y la mitad al menos de la recaudación argentina tendría que ser de los impuestos directos. Pasar del 75-25 al 50-50 y esto significa generar un gran consenso, una amplia mayoría política y social que lo sostenga, porque no por casualidad la mayoría de los impuestos argentinos son indirectos. ¿Eso por qué? Porque el impuesto indirecto nadie sabe cuánto paga. Cuando cualquiera de nosotros va a comprar algo a un almacén, ¿cuánto se paga de Ingresos Brutos? No lo sabemos, no tiene costo político subir ese impuesto. Siempre es mucho más fácil subir el impuesto indirecto, el más injusto y el más ineficiente”.

“En cualquier sistema tributario serio del mundo, la base central tiene que ser impuestos directos; que pague cada uno de acuerdo en base a lo que tiene y gana. Avanzar en esa dirección es la tarea central”, dijo Abal Medina, con una aclaración final: “Que lo sectores medios entiendan que esto que estamos haciendo no es quitarle a los que producen sino al revés; una propuesta tributaria mucho más justa donde los que más tienen más paguen pero que también a los que más cumplen mejor les vaya”.

Publicado por Río Bravo el 17 de mayo de 2020.

Publicado en Debates
Martes, 12 Mayo 2020 10:31

Extraño el aula

Nunca pensé que extrañaría tanto esa serie de cuatro paredes por las que me desplazaba casi a diario, cotidianamente, subiendo y bajando escaleras, corriendo para llegar de una a otra, cargando tizas, borrador, fibrones, fotocopias, cajas, libros, esperanzas y cronopios.

El aula. Ese espacio dentro del que ha sido uno de los espacios más importante de mi vida: la escuela, tan llena de contradicciones y diversidades.

Nunca pensé que extrañaría tanto. No, nunca imaginé. Porque también casi a diario en el aula las cosas no salen como las pensamos, como las planificamos, como esperábamos. Porque las aulas a veces se desbordan de problemas que llevamos a nuestras casas, que cargamos en nuestros cuerpos agobiados, que traducimos en angustia y estrés.

Porque el trabajo rutinario a veces cansa, a veces es dormir pocas horas y comer mal, porque el aula a veces no me deja tiempo para respirar, para ser, para mis pasiones, para dibujar sin preocuparme de la hora, para sentarme a tocar la guitarra en el patio hasta que me dé la gana, para leer ese libro que compré hace dos años. Porque corro toda la semana anhelando el viernes y detestando los lunes.

El aula que a veces es miedo. El aula que a veces es quiero salir corriendo porque no aguanto más que no me miren, que lo que haya en las pantallas de los celulares sea más importante que la clase que preparé, soñando con un hermoso círculo cerrado de compañerismo y armonía. Amor que quería dar hecho palabras pero que se rompe y estalla hecho añicos, enredado en las telarañas de una escuela que dicen que ya está vetusta y carente de interés para las nuevas generaciones.

El aula, ese espacio inmaterial que parece salido del realismo mágico y que a veces es tan potente que te pega sopapos de realidad cuando después de pedir chicos bajen un cambio, chicos, a ver, bajen la voz, hagamos un poco de silencio, chicos no…

Un alumno se para y azota el borrador contra el pizarrón y termino envuelta en una nube de polvo. Cinco golpes secos que producen el milagro: todos miran al frente y se callan.

Entonces él me enseña: “cuando quiera que se callen haga eso, profe”. El método efectivo para la atención: el golpazo.

Hace muchos años hubo una vez un aula donde “M” se paró enojado con un compañero y le dio un puñetazo al pizarrón que casi rozó mi cara. El mismo que a veces era pura ira e insultaba, que se llevó la materia porque no hacía nada y la aprobó con un ocho, en dos semanas. El mismo que mientras me ayudaba a lavar los materiales en el patio me sonrió por primera vez y me contó su vida. El mismo “chico problemático” al que le gustaba sentirse útil y que el último día me dio un abrazo y me enseñó para siempre una de las lecciones más crudas pero a la vez más hermosas de mi vida.

Muchas escuelas y muchas aulas me atravesaron en estos casi 15 años de transitarlas como profe. No me atravesaron como un río…más bien como un tsunami. ¿Cuántas veces me habré sentido tan frustrada que quise tirar la toalla? Bromear con dejarlo todo y poner un quiosco. Decir en serio "yo voy, doy mi clase y listo, que se arreglen como puedan" y no poder cumplirlo nunca, jamás.

Pero el aula también me regala magia. Escuchar una poesía escrita por una muchachita y quedar sin aliento. Estar corrigiendo y leer un cuento tan hermoso que me hace llorar. Los abrazos de mis amorosos ex alumnes que me visitan en los recreos (sí, en los recreos), que regalan amor en sonrisas, anécdotas, que piden y dan consejos. Mis alumnes que me cuentan algo que no se atrevían a contar, que se apasionan para organizar una muestra, que vencen sus miedos y confían, que me dicen gracias porque ese viaje, esa charla, esa lectura, esa obra de teatro, esa palmada en el hombro fue lo mejor que les pasó en la vida.

¿Qué puede ser más alentador que ver a la chica que se sentaba sola en un rincón riendo a carcajadas mientras recortan, pegan, arman y desarman con sus compañeras? Atesoro cada pequeño gesto y cada regalo que me han hecho los gurises, como les llamo así, en general, sin distinciones.

No sé qué va a pasar después de esta pandemia que nos transformó la vida de golpe y porrazo obligándonos a dejar las escuelas y las aulas en silencio. Quizás todo vuelva a ser como antes y volveremos a cargar con la balanza que a veces se inclina por el peso de lo malo y nos agobia. ¿A quién se le ocurriría la insensatez de pensar que una pantalla pudiera reemplazar a esos cientos de ojos que como almas redondas nos envuelven a diario y nos recuerdan la esperanza?

Pero sí sé que cuando pueda volver a mi trabajo me resultará muy difícil pisar el aula, la primera que me toque, sin suspirar. No sé si podré contener las lágrimas, si seré tan fuerte como para contener mis ganas de olvidar todas las diferencias, los barbijos y las distancias exigidas y abrazar a todo el mundo.

Anhelo volver a mirar las caras de mis gurises. Aunque a veces haya que azotar borradores.

* Jorgelina Rodríguez Cecchin es profesora de Lengua y Literatura y de Artes Visuales.

Publicado por la autora en su muro de Facebook, reproducido por Río Bravo el 12 de mayo de 2020. La ilustración es del sitio http://www.mcep.es/

Publicado en Educación

En respuesta al pedido de las organizaciones que la semana pasada presentaron un documento planteando la necesidad de un Comité de Crisis para abordar en conjunto la situación sanitaria y económica, el gobernador recibió este martes a representantes de la Multisectorial de Entre Ríos. Medidas para cuidar a los trabajadores y al conjunto de la población en el marco de la pandemia, el pedido de apoyo al impuesto a las riquezas, acciones para frenar la escalada de precios y la delicada situación en torno a la violencia de género, fueron algunos de los temas abordados. Para trabajar en esa agenda, acordaron crear la Mesa de Diálogo Social.

De la reunión participaron el gobernador Gustavo Bordet y la vicegobernadora, Laura Strata y, por parte de la Multisectorial, Daniela Vera en representación de la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas; Silvia García, de la Corriente Clasista y Combativa; Rafael Vicentín de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APyME); Esteban Olarán, de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y Marcelo Pagani, de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER).

En la reunión, los representantes de la Multisectorial retomaron los ejes expresados en el documento publicado la semana pasada y plantearon al Ejecutivo provincial una serie de preocupaciones que forman parte de una agenda en común frente a la emergencia sanitaria y económica, profundizada ante el avance global del virus COVID-19.

En ese marco, plantearon como ejes “el cumplimiento de protocolos de seguridad sanitaria y equipo adecuado garantizado para todos los trabajadores/as expuestos/as a los riesgos de contagio producto de su actividad relacionada con el control de la pandemia” y “las condiciones de hacinamiento y precariedad por la que atraviesan vastos sectores de la población y la caída de los trabajos temporales producto del aislamiento, problemáticas que profundizan las condiciones de desigualdad”.

En este sentido, se planteó “la necesidad de avanzar y acompañar en las políticas que aporten al conjunto de la población como el impuesto extraordinario a las grandes riquezas de la Argentina, la suspensión de los despidos de fábricas, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), imprescindible para millones de monotributistas, la necesidad de políticas efectivas de control de precios que pongan freno a los sectores especulativos, la situación de los trabajadores y trabajadoras no bancarizados, el contexto en que se encuentran las pymes y la preocupación generada a partir de los casos de violencia de género también estuvieron en los análisis de la jornada”.

Del mismo modo cada organización y sindicato presentaron planteos específicos del sector que serán abordados con los distintos ministerios y direcciones con el objetivo de dar respuestas concretas.
Finalmente, acordaron conformar la Mesa de Diálogo Social, con el propósito de avanzar en el tratamiento de los temas desarrollados pensando en la situación actual y en como será la situación social y económica después del aislamiento y la pandemia y medidas “para que la crisis no la paguen los que menos tienen”, señalaron desde la Multisectorial.

Publicado en Río Bravo el 6 de mayo de 2020.

Publicado en Pago chico

Un equipo de investigación formado por docentes de la Facultad de Ingeniería de la UNER, a partir de la cátedra de Salud Pública, coordinados con los municipios de Oro Verde y de Diamante, quedaron entre los 64 proyectos preseleccionados (de 904 que se presentaron en todo el país), para recibir financiamiento para investigaciones sobre el Covid 19. Participan propuestas pensadas desde distintas disciplinas, a partir de un concurso organizado por la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), en el marco de una convocatoria extraordinaria de la Unidad Coronavirus Covid 19, un dispositivo de coordinación impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Se trata del desarrollo de un sistema de información sanitaria para la gestión de epidemias a nivel municipal. El investigador responsable es Fernando Sassetti, docente Adjunto Exclusivo de la Facultad de Ingeniería de la UNER para la disciplina Salud Pública. El equipo está formado por casi 15 integrantes, incluyendo becarios de investigación, docentes de la carrera (en diversas disciplinas, incluso comunicación social) y referentes del municipio de Oro Verde y el de Diamante.

Dialogamos con Fernando Sassetti, y el investigador repasó cómo, desde la Cátedra de Salud Pública de la Facultad de Ingeniería, vienen impulsando desde hace años proyectos de extensión e investigación vinculados con la aplicación de tecnologías al campo de la salud pública. Del equipo participan trabajadores de la salud, estudiantes, docentes, graduados e informáticos, y los proyectos que impulsan son trabajos colaborativos con las organizaciones: "entendemos que es la mejor forma de compartir experiencias y desarrollar sistemas de información que se adecuen a las necesidades de los trabajadores de la salud y al cuidado de la salud de las personas."

Sostiene Fernando: "Hay mucho por hacer y mucho por mejorar, pero no debemos olvidar lo importante que es disponer de un sistema de salud público y de organismos científicos y tecnológicos que en momentos como éste pueden colaborar con la búsqueda de soluciones, a pesar de las políticas de ajustes que precarizaron el sector."

Historia

Fernando rememora y reconoce, en el recorrido que los llevó hasta aquí, a quienes los marcaron e impulsaron a tomar este camino. "En aquellos años el docente a cargo de la asignatura era el Dr. Jorge Daniel García, médico Sanitarista, un profesor diferente, que nos enseñó la idea de pensar a los Bioingenieros como Trabajadores de la Salud. También decía, mientras se reía, algo así como que a los médicos les quedaba grande hablar de salud y que era necesario pensar la salud de los pueblos desde distintas perspectivas, y que para ello era necesario hablar de equipos de atención de la salud."

"En el 2007 era ayudante de cátedra de Jorge y empezamos desarrollando proyectos de extensión en el barrio hipódromo de Santa Elena, con promotores de salud barriales, agentes sanitarios, enfermeros, médicos. Por cuestiones de presupuestos, en el año 2008/9 empezamos a trabajar en proyectos con el CAPS H. D’Angelo, en temas vinculados con la Atención Primaria de la Salud. Y en el 2012 conocimos a Luis Falcón, médico e informático, que frente a problemas parecidos a los que veíamos en nuestros barrios, comienza a desarrollar el GNU Health, un sistema de información para el cuidado de la salud, desarrollado desde la óptica de la medicina social, de la necesidad de tener un primer nivel de atención que pueda detectar de manera precoz la enfermedad y atenderla de manera oportuna." El sistema se sustenta en la filosofía del software libre se distribuye bajo licencia Libre: se puede bajar, estudiar, usar, modificar y compartir.

El equipo tiene antecedentes en diversos proyectos de investigación, todos en relación con los vecinos de la zona, municipios, escuelas, centros de salud y otros actores sociales. Han trabajado con el monitoreo del crecimiento de los niños y niñas, y la detección temprana de problemas de malnutrición, a partir de la necesidad de articular el ámbito de la salud con la educación. Entre los proyectos desarrollados, podemos destacar el que abordó la implementación y puesta en funcionamiento de un sistema informático (GNU-Health) para la gestión sanitaria en dos efectores públicos del primer nivel de atención de la salud de la ciudad de Diamante; o el que apuntó a desarrollar estrategias comunitarias para el control del Aedes aegipty para la prevención del Dengue, Chikungunya y Zika; y otro que abordó los desafíos y alcances en el control del cáncer desde el primer nivel de atención en centros periurbanos y rurales, financiado por el Instituto Nacional del Cáncer. Participaron de la primera experiencia de implementación de GNU Health en un hospital de Argentina, en el año 2012, donde la dirección de Bioingeniería del Ministerio de Salud, la Dirección del Hospital y GNU Solidario, llevaron adelante el proyecto de informatizar el Hospital Joseph Lister, de la ciudad de Seguí. Actualmente hay experiencias en desarrollo de GNU Health en efectores de salud de Diamante y en servicios hospitalarios de Paraná.

En el marco de colaboración entre GNU Solidario y la disciplina "Salud Publica" de la Facultad de Ingeniería, el Bioing Carlos Scotta y Francisco Moyano Casco estuvieron trabajando en cuatro centros de salud de Camerún a fines del año pasado, con muy buenos resultados. En palabras de Sassetti, "se desarrollaron capacidades locales que también se comparten con otros pueblos".

El proyecto presentado

En el marco de la pandemia COVID-19, el equipo presentó uno de los 904 que se presentaron en todo el país y quedó preseleccionado entre los 64 más relevantes, para avanzar a la próxima instancia de evaluación para su financiación.

El título de la idea - proyecto presentada es: "Implementación de un sistema de información sanitario basado en software libre para la gestión local de epidemias en municipios." Describe así la idea base y sus objetivos: "La idea que se propone es desarrollar un proyecto de investigación-acción que aborde la necesidad que tienen los municipios de disponer de datos e información sobre el estado de salud- enfermedad de su población en el marco de una epidemia. Esta propuesta se basa en el uso de software libre, lo que permite reducir las inversiones iniciales en el desarrollo de salas de situación de salud local."

El proyecto, que durará un año y arrojará resultados desde los primeros meses, consiste en desarrollar un red informática para la gestión de datos sanitarios a nivel municipal, integrando la red local con la municipal y nacional. Explica Sassetti: "Para pensar necesidades vinculadas con la salud de las poblaciones y la organización de los sistemas de salud es necesario disponer de datos para la generación de información."

La propuesta, que se realizó en conjunto con el Municipio de Oro Verde y el de Diamante, retoma proyectos de investigación y extensión que el equipo viene realizando desde hace mucho tiempo con recursos muy austeros para la implementación de sistemas de información basados en software libre en el ámbito de la salud.

"Desde hace muchos años que venimos desarrollando proyectos de extensión y proyectos de desarrollo tecnológico y social para diseñar, desarrollar y adecuar el sistema GNU Health a las necesidades locales de nuestra provincia. Fuimos consiguiendo, con los trabajadores de la salud y con los municipios, pequeños resultados que nos fueron marcando un camino de diseños, desarrollos, implementaciones de tecnologías basadas en software libre. Y actualmente estamos trabajando con Oro Verde en la implementación de la campaña de vacunación."

Consultado sobre el rol de la universidad en este contexto, Sassetti se explaya y describe la que, indudablemente, es la filosofía que reúne y moviliza a este equipo de trabajo. "La crisis sanitaria muestra las diferencias que existen en nuestro país, donde millones de personas son pobres y tienen dificultades alimentarias, donde la precariedad laboral de muchos agrega sufrimientos, donde el sistema de salud a pesar de los esfuerzos de sus trabajadores no tiene todos los recursos que debería tener, no solo para una epidemia, sino aquello que debería tener para cuidar la salud y atender la enfermedad en tiempos de normales. Entendemos que desde la Universidad tenemos que ponernos a trabajar junto a otros sectores para intentar resolver los emergentes que generan situaciones como estas, pero también para repensar esos problemas crónicos que tenemos como la falta de acceso a la alimentación, a la salud, a la educación, al trabajo."

Publicado por Río Bravo el 3 de mayo de 2020.

Publicado en Costa del Paraná

Organizaciones sindicales realizaron este viernes un acto para conmemorar el Día Internacional del Trabajador a través de un acto que transmitieron en vivo por medios digitales. En ese marco presentaron el Manifiesto por la soberanía, el trabajo y la producción, con la participación de una decena de oradores que, en su mayoría, pusieron el acento en la discusión sobre quién paga la crisis económica agravada por la pandemia de Covid-19, la presión de los grandes grupos económicos para levantar la cuarentena bajo amenaza de despidos y una serie de propuestas “no solamente para salir de la emergencia sanitaria sino también de la emergencia económica y social, porque la lucha principal es para terminar con el hambre y la pobreza en la Argentina”.

El acto fue realizado desde la Cooperativa de Trabajo Envases Flexibles Mataderos, donde estuvieron presentes los oradores, todos con barbijo colocado y manteniendo la distancia recomendada y se transmitió en vivo desde el portal Canal Abierto y retransmitido por redes sociales y diversos medios digitales. Fue ocasión para la presentación del Manifiesto por la soberanía, el trabajo y la producción, un documento propositivo con el que buscan hacer frente a las presiones de los grandes grupos económicos y sus pretensiones de salir de la crisis haciendo pagar los costos a los trabajadores y sectores populares.

Los oradores de la actividad fueron Esteban Castro (Unión de Trabajadores de la Economía Popular), Hugo “Cachorro” Godoy (Asociación Trabajadores del Estado), Ricardo Peidró (CTA Autónoma), Walter Correa (Corriente Federal), Héctor Amicheti (Gráficos), Juan Carlos Smith (FEMPINRA), Gisela Bustos (Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas), Juan Carlos Alderete (Corriente Clasista y Combativa), Eleonora Pedot (Via Campesina), Gervasio Muñoz (Federación Nacional de Inquilinos) y Damián Regalini (Consejo Productivo Nacional).

“En este momento complejo de la patria reafirmamos nuestra convicción de que sólo el ejercicio concreto de la soberanía nacional garantizará a nuestro pueblo una salida a la crisis global con independencia económica y justicia social”, se puede leer en un fragmento del escrito que puede leerse en forma completa en el sitio web de la CTA Autónoma.

Castro: “Tiene que haber decisiones concretas sobre el problema de la concentración económica”

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, Esteban “Gringo” Castro, abrió la lista de oradores y sostuvo que uno de los objetivos del documento fue “plantear cuestiones de tipo estratégico debido a que nosotros estamos trabajando en la diaria para resolver problemas concretos pero de la pandemia queremos salir con organización y con trabajo. El manifiesto de alguna forma de una respuesta al proceso político que creemos nosotros que se viene”.

Al respecto, expresó que muchos de los beneficiarios del proceso de concentración económica generado desde la última dictadura militar son “los tomaron gran parte de las decisiones que nos llevaron a este fracaso actual” y añadió: “Está para nosotros muy relacionada la pandemia con la crisis económica con un proceso cada vez más creciente de concentración económica que divide a la clase trabajadora”.

Por eso, señaló Castro, “lo que expresa el manifiesto es la centralidad de la unidad de todo el pueblo argentino, de todo el campo nacional y popular, pero fundamentalmente de la clase trabajadora argentina y por supuesto que en este proceso nosotros hemos vivido, sobre todo en los cuatro años de gobierno de Macri un deterioro creciente que nos obliga hoy, en el medio de la pandemia, a estar trabajando la alimentación, generando viandas en ollas populares para miles de argentinos y argentinas que hoy están en una situación muy complicada para poder alimentarse”.

En este contexto, el dirigente de la UTEP sostuvo que el Estado debería tener “un rol central para los tiempos que se vienen. Tiene que haber decisiones concretas sobre el problema de la concentración económica, sobre la situación de los grandes bancos, sobre la necesidad de generar trabajo y nosotros estamos proponiendo en este documento la creación de un millón de chacras para los trabajadores y las trabajadoras del campo, de la agricultura familiar; la creación de un millón de viviendas que generarían cuatro millones de puestos de trabajo, porque estamos convencidos que de esta pandemia se sale con trabajo”.

Godoy: “No solo hay que salir de la emergencia sanitaria sino también de la emergencia económica y social”

Acto seguido tomó la palabra el secretario adjunto de la CTA Autónoma y secretario general de ATE, Hugo Cachorro Godoy, que resaltó que el 1 de Mayo es “es el día de la dignidad de las trabajadoras y los trabajadores, quienes movemos la rueda de la humanidad y quienes queremos una humanidad justa y con equidad y por eso la presentación de esta proclama".

En el escenario actual, remarcó la necesidad de la unidad de todos los sectores populares y así contextualizó la elaboración y presentación del Manifiesto: “Es una convocatoria a unirnos. Entendemos que no solamente hay que salir de la emergencia sanitaria sino también de la emergencia económica y social por eso la lucha principal es para terminar con el hambre y la pobreza en la Argentina, en el marco de las propuestas que estamos sosteniendo, porque esto es la presentación de un programa económico y social que tenga como centro al Estado nacional para garantizar derechos para todo el pueblo, un Estado nacional que debe ser plenamente soberano y debe tener en el centro a quienes generan la riqueza en nuestro país para garantizar que no haya más desempleo, que se recuperen empleos, que no se reduzcan los salarios sino que al contrario se mejoren y que terminemos con la precariedad laboral”.

Asimismo, hizo referencia al papel del Estado de cara a la producción, al decir que “tiene que garantizar que los recursos que están en el sistema financieron argentino sean utilizados para fortalecer la pequeña y mediana empresa que garantice el empleo y el mercado interno; la posibilidad de desarrollo de nuestro país se tiene que sostener mejorando la capacidad del mercado interno.

Alderete: “Somos los trabajadores y las trabajadoras los que movemos el mundo”

El titular de la Corriente Clasista y Combativa arrancó con un breve repaso histórico en con relación a la fecha, al recordar “a los Mártires de Chicago a todos los caídos y a la lucha de la clase obrera de todo el mundo”.

Alderete resaltó que “imponer la jornada legal de 8 horas y el derecho a la actividad política de los obreros costó años de esfuerzo y mucha sangre a los trabajadores de todos los países del mundo” y destacó que en esa lucha, “también el proletariado argentino aportó con su esfuerzo y su cuota de sangre, pero acá estamos una vez más levantando las banderas de la clase obrera”.

Ya en la coyuntura actual, el dirigente se refirió a la particularidad de la conmemoración de este año: “El mundo está siendo golpeado por la pandemia del coronavirus y millones de obreros no están trabajando y se ha paralizado la economía mundial que ya venía en crisis, demostrando una vez más que somos los trabajadores y las trabajadoras los que movemos el mundo. Los grandes monopolios, los bancos y los terratenientes quieren descargar la crisis sobre la espalda de los trabajadores y el pueblo, con despidos, suspensiones, rebajas salariales o el no pago de los salarios. Así presionan a los gobiernos para que el pueblo vuelva a su trabajo mientras ellos hacen cuarentena y se cuidan”.

“En la Argentina -destacó- el gobierno de Alberto Fernández tomó las medidas correctas, definió defender la vida del pueblo sobre los intereses económicos de algunos pocos y eso lo valoramos. Los trabajadores estamos poniendo el cuerpo en esta pelea. La solidaridad del pueblo fue y sigue siendo maravillosa, pero hay sectores de las clases dominantes que empujan a levantar la cuarentena en defensa de la economía: ahí están Techint, las petroleras, la Sociedad Rural, las petroleras, Ratazzi, las automotrices y las cerealeras, entre otros. Hablande defender la economía pero al mismo tiempo despliegan una ofensiva de despidos suspensiones y rebajas salariales”.

Por eso, advirtió que en la situación inédita generada por la pandemia “se pone en juego una vez más quién paga la crisis” y planteó la necesidad de avanzar, entre otras medidas, con los impuestos a las grandes fortunas.

Peidró: “Nos quieren convencer de que habrá un futuro sin trabajo y sin derechos”

En el marco de la disputa política planteada, el secretario general de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró, alertó sobre “algunas sentencias que nos quieren dictar, como que ‘vamos a salir más pobres’, y nosotros les decimos que vamos a luchar para que no aumente la pobreza; que "seguramente va a cambiar el trabajo", y cuando nos dicen eso nos quieren convencer de que va a haber un futuro de trabajo sin derechos. Estamos absolutamente de acuerdo que primero están la salud y la vida pero nosotros entendemos que eso es más derechos, salario dignos, políticas universales que hagan un piso sobre el cual construir la vida y una sociedad con justicia, igualitaria”.

Firmantes

El documento lleva las firmas de la Corriente Clasista y Combativa, el Movimiento de Trabajadores Excluidos, la Federación Nacional de Inquilinos, Mesa de Unidad PyME, Frente Popular Dario Santillán, Somos Barrios de Pie, Federación de Cooperativas de Trabajo Evita, Barrios Peronistas, CTD Anibal Verón, Seamos Libres, la Federación Nacional territorial, el Movimiento Argentina Rebelde, el Movimiento de Acción Popular, FUBADEYO, CHE PIBE, Asociación Amas de Casa del País, Foro por la Niñez, ATE, AAPM, FESPROSA, CONADU-H, SECEIC (Cuero), AECPRA (Correo), CISPREN (Prensa), SITRAIC (Construcción), UCRA (Transporte), SOEIL Ing. Ledesma, STA- Ing. El Tabacal, SOEASI- Ing. San Isidro, APJBO- Jerárquico de Bancarios, SITEBA- Bancarios, NOS- Gastronómicos, UETTEL- Telefónicos, Fed. SITECH. Docentes, Chaco, UTEM- Docentes Misiones, ADUCA, Docentes Catamarca, SITEMCO, Municipales Corrientes, UTEM, Municipales V. María, Sin. Pe.Se. Do. Río Negro y Neuquén, SINDECAF, San Juan, SINDECAF, San Nicolás, APECAF, Río IV, Federación de Guardavidas- FAG, ABP, Buzos Profesionales, GOA, Odontológicos, PIPPSIRA, Psicologos, SEI, Inmobiliarios, ATSN. Seguridad Neuquén, SUTRA, Seguridad misiones, SIVISA, Seguridad Salta, SATIVA, (Vidrio), SUCEV, (Costureros), SOMPTNTA, Chaco, NUSISA, (Salud privada), UTRACOS, (Comercio), Trabajadores Autogestionados, Organización 22 de Agosto, Frente Pueblo en Lucha, Frente Social Nueva Independencia, MTL (pc), Frente Desocupado Eva Peron, Movimiento Villero, Encuentro Peronista, Coordinadora 25 de Mayo, Avanza, Venceremos, Frente de Organizaciones Populares (FOP), Martín Fierro, Federación de Organizaciones de Base (FOB), Movimiento Octubres, Pueblo Unido, Agrupación Evita, Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados, Federación De Cooperativas Autogestionadas de Buenos Aires, MP La Dignidad.

Publicado en Actualidad

Con permiso de su autora, la asesora pedagógica Marina Chaves, reunimos aquí una serie de apostillas y reflexiones que fue publicando sobre la escuela en tiempos de pandemia, sobre los encuentros y los desencuentros que esta situación provoca y habilita. Marina es una de las impulsoras, desde la escuela secundaria Nº 57 Dr. Mariano Moreno, de Paraná, de la "radio escuela" con la que semanalmente la escuela está buscando contactar a las y los gurises en el marco del aislamiento social preventivo y obligatorio.

Desde la práctica cotidiana y desde el ejercicio constante de la escucha, van estas palabras que invitan a pensar, más allá de los moldes, las generalizaciones, los prejuicios y las conclusiones apresuradas.

---***---***---

Hay pibes sin celu,

hay hogares sin internet,

hay pibes que están en WhatsApp y en Instagram todo el tiempo,

hay profes y pibes que no manejan el Word en el celu y tampoco el drive,

hay profes que arman actividades entre espacios curriculares y potencian la búsqueda,

hay profes que mandan tareas con lecturas de 54 páginas para leer desde el celu,

hay profes a los que nos cuesta pensar en el contexto de la escuela en la que estamos. Nos cuesta en la presencialidad y, más aún, en la Educación en Línea.

Hay incertidumbre y ansiedad en todos.

Con todo lo que “hay” y con todo lo que tenemos, le buscaremos la vuelta a la cuarentena. Son tiempos de aprendizajes.

---***---***---

Frente a tanto “Zoom” como grito de moda y solución (¿?) también hay muchos “Profe, el problema es que no tengo wifi y para lo único que me alcanzan los datos es para buscar algunas cosas”.

Seguiremos insistiendo - hasta el cansancio- en la necesidad de sitios o plataformas gratuitas para subir y descargar, buscar e intercambiar. Aptas para navegar desde celulares viejos.

Y paremos la pelota con eso de “querer evaluar” y que estamos de “receso”, porque ese mensaje -para algunos adultos- significa que es “mejor repetir”.

Por favor, paremos un poco.

---***---***---

Lo volveremos a aclarar las veces que sea necesario aclarar ?

Hay estudiantes y docentes con poca conectividad (paremos de flashear con que la conectividad es cosa exclusiva del contexto rural).

Hay estudiantes que navegan y leen las actividades desde el celular pero no logran enviar lo que están intentando realizar.

Hay familiares que dibujan las actividades que les llegan por el grupo de wpp.

Hay urgencia de plataformas, sitios o apps gratuitos para navegar.

Hay necesidad de prudencia ante tantos documentos por wpp.

Para los que estamos "intentando llegar" es violento recibir discursos que pongan de manera tan rápida el capítulo de "evaluar". Posta, ¿es esa la inquietud de la educación pública ante tanta desigualdad?...

Se supone que desde hace rato la cosa no pasa por el número y, en eso, no hay mucha novedad.

La cuarentena se va sintiendo cada día un poco más pero no le aflojamos y "lo volveremos a aclarar".

Por favor, un poquito más de escuela ante tanta desigualdad y adversidad.

* Por Marina Chaves, asesora pedagógica y profesora de Filosofía en la Escuela Sec. Nº 57 Dr. Mariano Moreno, Paraná.

Ilustración, Salomón en "La Prensa Gráfica".

Publicado por Río Bravo el 30 de abril de 2020.

Publicado en Educación

A lo largo de su historia, la Multisectorial de Entre Ríos ha sido un ámbito de confluencia de sectores sindicales, políticos y sociales con diferentes grados de incidencia en el escenario provincial, de acuerdo a las coyunturas y vaivenes políticos, producto también de la heterogeneidad de los sectores que la integran y sus diversos posicionamientos. Sin dudas, sus momentos de mayor auge fueron durante los gobiernos de Mario Moine (1991-1995) y Sergio Montiel (1999-2003), enfrentando coordinandamente, en la calle y con acciones sindicales, las medidas de ajuste impulsadas en ambas gestiones y con menor grado de actividad en los años posteriores, pero emergiendo frente a situaciones concretas que empujaron una y otra vez a la unidad.

Los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri y las graves y profundas consecuencias de sus políticas económicas volvieron a acercar a sectores que atravesaron más de una década marchando por caminos separados. Y el agravamiento de la crisis social y económica como producto de las medidas que los gobiernos nacionales y provincial debieron tomar para hacer frente a la pandemia de Coronavirus, una vez más, hace resurgir a la Multisectorial reclamando al Ejecutivo comandado por Gustavo Bordet la convocatoria a un Comité de Crisis; un espacio donde los sindicatos y organizaciones tengan protagonismo y puedan realizar aportes para hacer frente al complicado panorama, con fuerte énfasis en la discusión sobre quiénes deben pagar la crisis.

Este martes, con la firma de 15 organizaciones, entre las que se encuentran los sindicatos más representativos de los estatales y docentes, emitieron un documento en el piden al gobierno que convoque a un comité de crisis "que atienda las urgencias sociales y económicas" y señalan que tienen "mucho para decir y aportar sobre las dificultades que sobrellevan a diario los entrerrianos".

En el escrito que harán llegar al gobernador, valoran positivamente las acciones impulsadas por el gobierno nacional en función del objetivo de "aplanar la curva" de contagio del virusa, en comparación con las medidas adoptadas en otros países de la región y el mundo.

Asimismo, advierten que los sectores de la población que son parte de los bolsones de pobreza estructural son los más perjudicados en medio de este panorama y se posicionan al respecto al afirmar que "frente a la enorme crisis suscitada se produce una disputa política por quién debe pagarla", instando a la suspensión definitiva del pago de la deuda externa hasta tanto se investigue su carácter lícito o ilícito y determinar lo que realmente corresponda pagar.

"Por esa razón creemos que es momento de unirnos para actuar coordinadamente con el horizonte puesto en atender las necesidades de la mayoría, y con la perspectiva política de que no sean las clases populares quienes paguen con su vida la crisis de la pandemia, agudizada por cuatro años de políticas neoliberales", sentencian en el documento que reproducimos a continuación en forma completa

Solicitamos al gobierno provincial la convocatoria a un comité de crisis

Organizaciones sociales gremiales, sociales y políticas de distinto origen nos convocamos con el propósito de debatir los múltiples problemas suscitados por la pandemia, y solicitamos al gobierno provincial que nos convoque a conformar un comité de crisis provincial que atienda las urgencias sociales y económicas. Tenemos mucho para decir y aportar sobre las dificultades que sobrellevan a diario los entrerrianos.

Argentina tuvo que hacer frente a la pandemia del COVID -19 en medio de la declaración de emergencia social aprobada por el congreso en diciembre y de la renegociación de la deuda externa, profundamente agravada durante el gobierno de Mauricio Macri. En este contexto de crisis, el gobierno de Alberto Fernández tomó medidas para afrontar la emergencia sanitaria como problema principal, instruyendo en todo el territorio nacional el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio desde el 20 de marzo. Su efectividad, en comparación con otros países de la región y del mundo, proporciona por el momento datos positivos.

Al mismo tiempo, la emergencia sanitaria puso al desnudo las desigualdades del país, cuyos principales perjudicados son los que hace décadas conforman el esquema de pobreza estructural. Y que en los últimos cuatro años del gobierno de Cambiemos fueron los principales perjudicados.

Observamos que frente a la enorme crisis suscitada se produce una disputa política por quién debe pagarla. Valoramos positivamente el impuesto a las grandes riquezas que se comenzará a discutir en el Congreso Nacional para que sean quienes históricamente se beneficiaron con las políticas económicas los que esta vez también hagan un esfuerzo. Del mismo modo que nos parece un acierto no pagar y renegociar la enorme deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri, consideramos necesario que se suspenda el pago definitivamente para su investigación. Hoy más que nunca la deuda es con el pueblo. Con los millones que viven bajo el índice de pobreza e indigencia, con los trabajadores, con las pymes de la ciudad y el campo, con los jóvenes y niños (el 48% de los niños y niñas son pobres) cuyo futuro es cada vez más incierto, con las mujeres víctimas de violencia de género, en fin, con el pueblo en su conjunto.

Pero la disputa por quién paga la crisis se manifiesta de diferentes maneras. Las grandes industrias (Pan American Energy, Tecpetrol y Techint, entre otras) despiden, suspenden y rebajan los salarios, contrariando el decreto (DNU) del 31 de marzo del presidente Alberto Fernández, donde prohíbe las suspensiones y despidos por el término de 60 días y contrariando también las necesidades de los trabajadores y sus familias. Estos grupos económicos junto a las grandes cadenas de comercialización que presionan por el aumento de precios, y los bancos (Santander Río, Banco Francés (BBVA), Citibank, Itaú, ICBC, entre otros) cuyas tasas de ganancias fueron extraordinarias con las políticas de Mauricio Macri, pretenden que sea el pueblo quien pague la crisis.

Todo lo anterior constituye un marco crítico insoslayable para la vida presente y futura de la sociedad entrerriana. Por esa razón creemos que es momento de unirnos para actuar coordinadamente con el horizonte puesto en atender las necesidades de la mayoría, y con la perspectiva política de que no sean las clases populares quienes paguen con su vida la crisis de la pandemia, agudizada por cuatro años de políticas neoliberales. Las organizaciones sindicales, sociales y políticas que nos convocamos venimos actuando de distinto modo, mediante acciones directas sobre los problemas que aquejan al pueblo.

En virtud de esto, proponemos al Poder Ejecutivo la conformación de un Comité Provincial de Crisis, llamando a su integración al conjunto de las organizaciones sindicales, sociales y políticas cuya experiencia territorial, sindical y social, adquirida en largos años de militancia, nos permitirá contribuir en hacer más efectivas las políticas destinadas a paliar las tremendas consecuencias sociales y económicas que nos imponen las circunstancias actuales. Esto en el camino de la construcción de una sociedad equitativa y solidaria.

Firman este documento las siguientes organizaciones:

ATE (Asociación Trabajadores del Estado)

AGMER CDC (Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos – Comisión Directiva Central))

AGMER Seccional Paraná

APYME (Asociación de pequeñas y medianas empresas)

CTA de los Trabajadores

CTA Autónoma de Entre Ríos

CTA Autónoma de Paraná

Multisectorial de mujeres Entrerrianas

CCC Corriente Clasista y Combativa

Somos Barrios de Pie

CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular)

La Poderosa

CEPA (Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista)

Movimiento Ni un pibe menos por la droga

Federación Nacional Campesina de Entre Ríos.

Publicado en Pago chico

Una experiencia que a nivel nacional se puede considerar pionera, se está desarrollando en Paraná. En la zona oeste, en algunas de las barriadas más humildes de la ciudad, miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC) “José Daniel Rodríguez”, del barrio Mosconi, salen desde hace semanas a recorrer y trabajar activamente en la prevención contra la pandemia y en la promoción de la salud pública, atendiendo a la vez las condiciones particulares de lo duro que pega en la zona la crisis económica y social.

"Responsabilidad y compromiso colectivo"

La tarea empezó prácticamente a la par de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas a nivel nacional. En coordinación con las y los trabajadores de los centros de atención primaria de la salud de cada uno de los barrios, se realizaron recorridas socializando información para la prevención, en un marco en el que las necesarias medidas en resguardo de la salud pública serían particularmente difíciles de afrontar.

El bioingeniero Arturo Sedano, asesor técnico de la CCC, así lo grafica: CccEntreRiosPrevencion3"En el barrio es muy difícil que los cumpas puedan sostener largamente el aislamiento. El hacinamiento, la falta de servicios básicos y hasta de posibilidades y espacio para esparcimiento, sumado a la necesidad de salir a hacer changas con las que se trabaja y se vive el día a día; son una realidad".

Ante esta realidad, se tomaron todos los recaudos y las medidas de seguridad necesarios (uso de barbijos, distancia social preventiva y elementos de higiene a mano), y salieron a "ponerle el pecho" a la pandemia. Se capacitó a las y los voluntarios, se informó a las y los vecinos, se hizo un relevamiento de la población de riesgo y se acompañó la vacunación preventiva contra la gripe de dicha población.

En palabras de Sedano, "nos enfrentamos al miedo que genera el desconocimiento. Entonces e salió a hacer campaña para informar a los cumpas cómo poder desarrollar algunas tareas con el menor riesgo posible de transmisión del virus, extremando las formas de prevención, cuidándose e informando cual es la población de riesgo que sí o sí se tiene que cuidar y aislar".

Un trabajo en etapas

En primer lugar se trabajó en la capacitación fundamental, a través de las redes sociales y por WhatsApp. Se elaboró un material de formación para las y los compañeros que voluntariamente quisieran participar, y luego de una semana se realizó un intercambio para balancear. Se afinó la información sobre cuáles son las medidas de prevención y los grupos de riesgo, y los objetivos de la campaña.

CccEntreRiosPrevencionDespués se salió a hacer el relevamiento de los grupos de riesgo y se aprovechó para entregar un volante informativo así como un kit básico de limpieza (desinfectante, detergente y/o lavandina diluida). El relevamiento de la población de riesgo sirvió como información crucial para la campaña de vacunación antigripal, en coordinación con los centros de salud de cada barrio. Las medidas de prevención que se difundieron tienen que ver con la higiene, sobre todo cuando se está en contacto con objetos o personas de fuera del ámbito de cada casa, y la distancia social, más allá de la "cuarentena", que sigue siendo la principal medida de prevención.

Finalmente, se acompañó al personal de salud para realizar las vacunaciones, principalmente a personas mayores 60 años o con problemas cardíacos y respiratorios, y embarazadas.

Una campaña necesaria

A nivel nacional la CCC definió enfrentar la pandemia, por lo que además de sostener los comedores y las copa de leche abiertos, se encaró el tema de la prevención. La propuesta puede tomarse como un antecedente de lo que acaba de anunciar como propuesta oficial el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno nacional. Con el nombre del Programa "El Barrio Cuida Al Barrio" se propone que "promotores y promotoras comunitarias recorrerán su barrio para poder realizar un acompañamiento específico a grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene."

Desde su lugar como asesor técnico de la CCC local, el bioingeniero Arturo Sedano fue contundente respecto de la necesidad de esta campaña. "La misma pudo relevar la altísima población de riesgo que en gran porcentaje está por fuera de los registros de los efectores de salud y no se habrían vacunado si no fuese por este trabajo coordinado."

Un dato que los moviliza es que en 2018, según estadística de salud nacional, alrededor de 600 personas murieron por gripe y neumonía. Muchos más, desde ya, son las y los que estuvieron internados. Frente a este dato, es clave trabajar para "tener camas libres para la llegada del pico de la pandemia", sostiene Sedano, y para ello todo trabajo de prevención es clave.

A esto se suma que la pandemia llegó pocos meses después de que se sancionaran en Argentina las leyes de emergencia social. La destrucción del trabajo, del esquema productivo, de pymes y del mercado interno, generadas durante los 4 años del gobierno de Cambiemos, agravan el contexto en el que se vuelve prioridad la prevención y el resguardo de la salud pública. "Como decía Ramón Carrillo, entendemos que las malas políticas de salud son más peligrosas que los microbios", dice Sedano y remarca las deficiencias que afronta, después de años de destrucción, el sistema nacional de salud pública.

Existe un déficit de promotores de salud y agentes sanitarios."Se viene sufriendo desde hace muchísimos años el desmantelamiento del sistema de salud pública, hoy columna vertebral para enfrentar la pandemia", sostiene Sedano. En contrapartida, señala que las y los trabajadores de la salud "demuestran una vez más que están al pie del cañón para servir a las necesidades del pueblo". Destaca el acompañamiento recibido en la campaña por parte de los efectores de salud y la "muy buena predisposición de la gente de los centros de atención primaria de salud".

Quiénes y dónde

Quienes hicieron punta fueron el equipo técnico y las y los talleristas del CAAC José Daniel Rodríguez, que lleva su nombre en homenaje al militante de la CCC asesinado por la represión parapolicial en los días del estallido social de diciembre de 2001. El trabajo desde el CAAC fue en los barrios Balbi, Antártida, San Martin, Mosconi y Malvinas. Del CAAC también participan las y los jóvenes del Movimiento Ni Un Pibe Menos Por la CccEntreRiosPrevencion2Droga y el grupo de promotoras de derechos para la zona oeste de Paraná, que trabaja en la prevención contra la violencia de género (con el lema, en este contexto, #CuarentenaSeguraParaTodas) y por la declaración de la Emergencia sobre el tema.

Luego se avanzó y la CCC en pleno, en coordinación con la cátedra de Salud Pública de la carrera de Bioingeniería (con el profesor Fernando Sacetti a la cabeza), promovió que se sumaran de forma voluntaria las y los militantes a la prevención comunitaria. Sumaron, entre otros, los barrios Alloatti, Pancho Ramírez, Floresta, El Triángulo, Toma Nueva y Maccarone, siempre en coordinación con los centros de atención primaria de salud correspondientes.

Así, cada organización aporta desde sus posibilidades. Las organizaciones sociales como la CCC salen a hacer estas campañas mientras sostienen sus copas de leche y comedores, como el del CAAC aquí citado. A su vez, la mencionada cátedra de Salud Pública está trabajando en el diseño de una capacitación vía redes sociales para las y los voluntarios de estas campañas, con el fin de profundizar el trabajo de formación.

Cabe destacar que la mencionada también venía realizando un trabajo coordinado con el Municipio de Oro Verde, para la asesoría en la logística y en la producción de un software para poder llevar adelante el registro de datos en el marco de la lucha contra la pandemia, y una aplicación para teléfonos celulares que permite el registro de población de riesgo con geolocalización, lo cual facilita una centralización de la información necesaria para el trabajo de prevención.

Publicado por Río Bravo el 27 de abril de 2020.

Publicado en Pago chico
Viernes, 24 Abril 2020 05:22

Que se mueran los débiles

La vuelta a escena de la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), con un documento publicado el 23 de abril, fue con definiciones previsibles pero no por ello menos indignantes. El texto circuló con las firmas del ex presidente argentino Mauricio Macri y otros dirigentes y ex gobernantes de Europa y América, como José María Aznar (España), Darío Lopérfido, Patricia Bullrich, Ernesto Zedillo (México), Álvaro Uribe Vélez (Colombia), Julio Sanguinetti (Uruguay) y Federico Franco (Paraguay). Además, acompañaron la iniciativa los escritores Mario Vargas Llosa, Fernando Savater y Marcos Aguinis, economistas ultra liberales como Roberto Cachanosky, Ricardo López Murphy y Benegas Lynch (h), y empresarios como Alejandro Roemmers.

En el documento plantean como una amenaza que “a ambos lados del Atlántico resurgen el estatismo, el intervencionismo y el populismo con un ímpetu que hace pensar en un cambio de modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado”. Estos dirigentes e intelectuales, que nada dicen del virtual llamado de Bolsonaro a intervenir militarmente el Congreso y el Poder Judicial en Brasil; consideran una afrenta contra las libertades las medidas que en resguardo de la salud pública se están implementando en países como Argentina. Particularmente les molestan, porque lo sienten como un gasto injustificado, las cifras siderales de plata que, en función de la emergencia sanitaria y económica, está siendo "desviada" hacia los sectores más desprotegidos de la sociedad en vez de a intereses más "nobles" como el pago de la deuda externa.

Lo habíamos advertido

Ya hace unos días, en este mismo sitio, habíamos advertido que en los medios hegemónicos de nuestro país (y más allá) y en las redes sociales (donde juegan en cancha propia los ejércitos residuales de trolls vinculados al anterior gobierno nacional), se haría cada vez más intensa la embestida contra las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Poco importan a quienes lideran esta campaña que las decisiones tomadas por el recuperado Ministerio de Salud y por el Presidente de la Nación hayan permitido que hoy Argentina no tenga los más de 2 mil muertos que podría tener por Covid-19 según las proyecciones primarias (vinculadas al ritmo de crecimiento en países que no tomaron medidas duras) o los más de 20 mil muertos que podríamos haber lamentado si tuviéramos el mismo ratio cada 100 mil habitantes que hoy tiene Bélgica.

Actuales gobernantes como Bolsonaro en Brasil y Trump en EEUU han sido claros al respecto: unos cuantos miles de muertos no les harán torcer su irrestricto respeto a la no intervención del Estado en las economías libres que pregonan (y en las que, en realidad, el Estado sí interviene, pero para cuidar los privilegios de los más poderosos).

De hecho, fue en una de las marchas promovidas por la ultraderecha en los EEUU, marchas realizadas en muchos casos con fuerte presencia de armas de todo tipo, que un manifestante "anti-cuarentena" portó un cartel que expresó con absoluta claridad el planteo: "Sacrifiquen a los débiles, Liberen Tennessee". La teoría de la "supervivencia del más apto", propia del darwinismo social más rancio y aparentemente superado; muestra lo viva que está en los sectores sociales económicamente más poderosos en distintos puntos del mundo.

Los gobiernos de Holanda y Bélgica planteando que los enfermos mentales y ancianos no sean internados; no se quedan atrás. Que se mueran en sus casas, podría decir la ex directora gerente del FMI, Christine Lagarde, una pionera en esto de considerar a los adultos mayores como un gasto innecesario.

El progresismo liberal, a la orden

Llamativamente, o no tanto, un fenómeno que se da en nuestro país es la presencia de cierto sector "progresista" que, en los hechos, coincide con las ansias libertarias de economistas neoliberales como José Luis Espert y Javier Milei. Sin dudas con otros intereses, pero coincidiendo al fin, suman sus voces al espanto contra el "autoritarismo estatista" que impone medidas de aislamiento social preventivo y temporario en resguardo de la salud pública.

Estos sectores, en su denuncia de la "farsa" de la pandemia, no tienen empacho en citar a la reaccionaria y ultramontana doctora Concepción Brandolino, una habitué de los programas que difunde la fundación Patria y Libertad, donde llaman genocida a Obama por "abortista". O al virólogo Pablo Goldschmidt, quien vive desde hace décadas en Mónaco y desde allá nos explica que en Argentina se está exagerando con las medidas implementadas.

Nada dicen sobre cómo se explica que todos los enfermeros y las enfermeras, médicos y médicas, de la provincia de Guayas (Ecuador), según esa teoría serían cómplices de la "farsa" de la pandemia. En esa provincia, tomada como ejemplo, en un mes común mueren aproximadamente 2 mil personas, pero en los primeros 15 días de abril murieron casi 7 mil; es decir, casi siete veces más. Obviamente, la mayoría de los fallecidos no tenían el test del Covid-19 realizado, pero ¿qué justifica este abrupto incremento que no sea el mismo motivo que llevó a cavar fosas comunes en Nueva York y a llenar parroquias de Italia y España con féretros a la espera de un entierro masivo?

Tampoco se explica por qué razón los gobiernos que están entre la espada y la pared por la crisis generada por el coronavirus, "inflarían" su cifra de muertos (¿son masoquistas?), o por qué otros gobiernos de todo el mundo estarían rifando entre un 5 y un 10% del PBI de sus naciones en una crisis "ficticia".

Mucho menos, desde ya, explican por qué terminan en los hechos coincidiendo con los pedidos anti aislamiento social preventivo de los grupos empresarios más poderosos, en nuestro país encarnados cabalmente en la figura de Paolo Rocca. Este multimillonario, CEO de Techint, no dudó en despedir casi 1.500 obreros recién empezada la "cuarentena", ofuscado porque no le permitieron poner en riesgo a sus obreros como sí lo hizo la empresa comandada por su hermano, Gianfelice Rocca, en Bérgamo, Italia. Allí, los Rocca provocaron una masacre presionando para que la provincia no entrara en la "zona roja", mientras el virus ya se estaba desparramando en la que terminaría siendo la región más afectada. La voracidad y la angurria de ganancias de los mandamases de Techint (que en Bérgamo poseen una fábrica de tubos sin costura y participan del mercado de la salud privada), provocaron un tendal de muerte y desolación cuando la diseminación del virus ya fue irrefrenable.

Finalmente, el más increíble de los argumentos contra la "farsa" de la pandemia da cuenta de que en nuestro país en marzo ha muerto menos gente por Covid-19 que la que habitualmente muere por accidentes de tránsito. Esconden, ingenua o perversamente, que en nuestro país las cifras de muertos no han explotado justamente gracias a las medidas que critican.

La gran batalla que se viene

Argentina está librando una batalla enorme contra el virus. El 14% de los y las infectados son trabajadores de la salud. Por respeto a ellos y ellas, y a nuestros adultos mayores y compatriotas en general, es que millones de argentinos y argentinas hemos asumido esta lucha como propia. Nos sentimos parte de un colectivo que está enfrentando a un virus pero también a quienes bombardean desde las usinas mediáticas para que sus multimillonarios negocios vuelvan a andar sin trabas, aunque eso cueste salud pública y más vidas.

La batalla que se viene, después, no será menos incruenta. Es la batalla por quién pagará la crisis económica que inevitablemente se está agravando. El proyecto de impuesto sobre las grandes fortunas, que afectaría a los 12 mil argentinos más ricos, muestra un camino posible. La andanada de críticas, presentaciones y amenazas, que recibió la iniciativa, muestran el camino que los eternos defensores de privilegios en nuestro país están dispuestos a tomar. (ver nota: "La batalla por quién paga la crisis").

Sin dudas hay muchos aspectos de las políticas sociales y económicas implementadas en este marco que se pueden mejorar. Pero una cosa son las críticas constructivas, que buscan perfeccionar y salvar las injusticias que se puedan producir, y otra muy distinta son los palos en la rueda que seguirán poniendo quienes aspiran al fracaso de una política que privilegia la salud pública por sobre los negocios.

Es que esa parece ser, cada vez con más claridad, la verdadera grieta. La que separa a quienes sólo sienten, piensan y actúan por sí mismos, por sus deseos individuales y nada más, y quienes se mueven desde la empatía y la conciencia de que es tarea de todas y todos intentar que nos salvemos todas y todos.

Publicado por Río Bravo el 24 de abril de 2020.

En la foto aparecen Mauricio Macri y el empresario Alejandro Roemmers.

Publicado en Debates

El consejo directivo provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Entre Ríos, entregó un documento dirigido a la ministra de Salud, Sonia Velázquez, con el objetivo de pedir respuestas para las demandas de los trabajadores del sistema de la salud de nuestra provincia, en el marco de la pandemia por el COVID-19. Entre otras medidas, piden que el Ejecutivo provincial tramite “con urgencia” el pago del bono de $5.000 por mes, la necesidad de un protocolo único tanto para hospitales afectados directamente a la atención de casos sospechosos y/o confirmados como para las reparticiones no afectadas directamente, otorgar suplencias para cubrir las licencias de los trabajadores pertenecientes a los grupos de riesgos y garantizar los elementos de seguridad e higiene necesarios, informaron desde el sindicato.

En la jornada de este jueves, miembros de la conducción provincial de ATE entregaron el comunicado dirigido a la ministra de Salud en el que detallan 21 puntos que, afirman, surgen las recorridas por los efectores de salud y el contacto con los trabajadores.

Las medidas exigidas, además del reclamo de los $20.000 (en cuatrro cuotas mensuales de $5.000) para agentes afectados a garantizar las tareas que la emergencia sanitaria y cubrir las licencias con suplencias para garantizar la cobertura de los servicios y evitar la saturación del personal en funciones, también incluyen el rechazo al recortes de horas extras, el reclamo de flexibilidad horaria por las dificultades con el transporte público, la asignación de tareas a los trabajadores en zu zona de residencia, que se garantice ropa de trabajo y elementos de higiene, entre otras, seegún consta en el documento que desde el sindicato hicieron llegar a Río Bravo y que reproducimos en forma completa a continuación:

En nombre y repreesentación del consejo directivo provincial de la Asociaciónde Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos, nos dirigimos a usted y por su intermedio a quien corresponda con rnotivo de realizar diversas peticiones para las trabajadoras y trabajadores de la salud de nuestra provincia en el marco de la pandemia por el COVID-19.

Cabe desatacar que nuestros pedidos se basan en las necesidades expresadas por las trabajadoras y trabajadores en las recorridas que hemos realizado por los diferentes efectores de salud.

- Urgente tramitación de parte de la provincia ante la nación del pago de los $20000 en cuatro cuotas de $5000 tal corno lo establece el Decreto Nacional.

- Necesidad de un protocolo único para los hospitales que están afectados de forma directa a la atención de personas afectadas o en sospecha de serlo que ayude a unificar criterios de atención y cuidado de los trabajadores y trabajadoras.

- Un protocolo único para las reparticiones del Estado que no están afectados de forma directa a la atención del COVID o posibles casos.

- Otorgar suplentes a los trabajadores y trabajadoras que se encuentren licenciados por estar dentro de los grupos de riesgo para no sobrecargar al personal que sigue cumpliendo funciones, dando prioridad a los hospitales que se encuentran asignados a la atención del COVID 19.

- Crear los comités de crisis en cada uno de los establecimientos con participación gremial y garantizar la participación sindical en el comité provincial.

- Planificar un sistema de hotelería cubierta por el Estado para las trabajadoras y trabajadores que por estar cumpliendo tareas pudiesen tener que ser recluidos o estar en cuarentena debido a la pandemia para no poner en riesgo a su familia; garantizando además, que no se le descuente ninguna retribución económica en sus haberes.

- Establecer flexibilidad horaria en el ingreso, por las dificultades que genera el transporte público, sin que ello implique ninguna pérdida de los códigos salariales vinculados a presentimos y puntualidad.

- No al recorte de horas extras ni el pago de horarios rotativos.

- Asignar tareas en su zona o licenciar a trabajadoras y trabajadores que por no contar con transporte público de mediana distancia no puedan llegar a sus lugares de trabajo.

- Garantizar elementos de seguridad e higiene de calidad y en cantidad suficiente para cumplir con los protocolos y cambios necesarios a todos los escalafones del sector que lo necesiten. Generar instancias de capacitación en horarios laborales y en los diferentes turnos y sectores acordes a sus tareas que permitan garantizar el cuidado individual y colectivo de las trabajadoras y trabajadores así como la limpieza y el cuidado del paciente y áreas para su atención. Establecer una normativa clara que permita garantizar el cuidado de los hijos pequeños que lo necesiten hasta tanto se restablezca el funcionamiento de las instituciones de educación. Garantizar que no se realicen cortes en la continuidad laboral a las compañeras embarazadas.

- Generar dispositivos que garanticen la salud mental de las trabajadoras y trabajadores durante la pandemia y luego de la misma.

- Garantizar ropa de trabajo para todos los sectores iniciando por los nosocornios afectados a la atención de COVID-19.

- Generar espacios de estricto control de la salud de los trabajadores y trabajadoras.

- Establecer un adicional fijo y garantizado para todas las trabajadoras y trabajadores de hospitales y centros de salud acorde al nivel de atención del mismo.

- En caso de suspenderse las licencias profilácticas, generar una normativa que permita la excepción y modificación en los tiempos para tomarla y de los plazos temporales entre la licencia anual ordinaria y la profiláctica. Es importante destacar que nuestros pedidos son para todas las trabajadoras y trabajadores de la salud, cualquiera sea la naturaleza del vínculo jurídico con el Estado. Sin más, quedando a disposición para lo que fuese necesario en pos de mejorar la situación del conjunto de los trabajadores y a la espera de una pronta y favorable respuesta, la saludan atentamente.

Publicado en Pago chico