Una experiencia que a nivel nacional se puede considerar pionera, se está desarrollando en Paraná. En la zona oeste, en algunas de las barriadas más humildes de la ciudad, miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAAC) “José Daniel Rodríguez”, del barrio Mosconi, salen desde hace semanas a recorrer y trabajar activamente en la prevención contra la pandemia y en la promoción de la salud pública, atendiendo a la vez las condiciones particulares de lo duro que pega en la zona la crisis económica y social.

"Responsabilidad y compromiso colectivo"

La tarea empezó prácticamente a la par de las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio implementadas a nivel nacional. En coordinación con las y los trabajadores de los centros de atención primaria de la salud de cada uno de los barrios, se realizaron recorridas socializando información para la prevención, en un marco en el que las necesarias medidas en resguardo de la salud pública serían particularmente difíciles de afrontar.

El bioingeniero Arturo Sedano, asesor técnico de la CCC, así lo grafica: CccEntreRiosPrevencion3"En el barrio es muy difícil que los cumpas puedan sostener largamente el aislamiento. El hacinamiento, la falta de servicios básicos y hasta de posibilidades y espacio para esparcimiento, sumado a la necesidad de salir a hacer changas con las que se trabaja y se vive el día a día; son una realidad".

Ante esta realidad, se tomaron todos los recaudos y las medidas de seguridad necesarios (uso de barbijos, distancia social preventiva y elementos de higiene a mano), y salieron a "ponerle el pecho" a la pandemia. Se capacitó a las y los voluntarios, se informó a las y los vecinos, se hizo un relevamiento de la población de riesgo y se acompañó la vacunación preventiva contra la gripe de dicha población.

En palabras de Sedano, "nos enfrentamos al miedo que genera el desconocimiento. Entonces e salió a hacer campaña para informar a los cumpas cómo poder desarrollar algunas tareas con el menor riesgo posible de transmisión del virus, extremando las formas de prevención, cuidándose e informando cual es la población de riesgo que sí o sí se tiene que cuidar y aislar".

Un trabajo en etapas

En primer lugar se trabajó en la capacitación fundamental, a través de las redes sociales y por WhatsApp. Se elaboró un material de formación para las y los compañeros que voluntariamente quisieran participar, y luego de una semana se realizó un intercambio para balancear. Se afinó la información sobre cuáles son las medidas de prevención y los grupos de riesgo, y los objetivos de la campaña.

CccEntreRiosPrevencionDespués se salió a hacer el relevamiento de los grupos de riesgo y se aprovechó para entregar un volante informativo así como un kit básico de limpieza (desinfectante, detergente y/o lavandina diluida). El relevamiento de la población de riesgo sirvió como información crucial para la campaña de vacunación antigripal, en coordinación con los centros de salud de cada barrio. Las medidas de prevención que se difundieron tienen que ver con la higiene, sobre todo cuando se está en contacto con objetos o personas de fuera del ámbito de cada casa, y la distancia social, más allá de la "cuarentena", que sigue siendo la principal medida de prevención.

Finalmente, se acompañó al personal de salud para realizar las vacunaciones, principalmente a personas mayores 60 años o con problemas cardíacos y respiratorios, y embarazadas.

Una campaña necesaria

A nivel nacional la CCC definió enfrentar la pandemia, por lo que además de sostener los comedores y las copa de leche abiertos, se encaró el tema de la prevención. La propuesta puede tomarse como un antecedente de lo que acaba de anunciar como propuesta oficial el Ministerio de Desarrollo Social del gobierno nacional. Con el nombre del Programa "El Barrio Cuida Al Barrio" se propone que "promotores y promotoras comunitarias recorrerán su barrio para poder realizar un acompañamiento específico a grupos de riesgo, difundir medidas preventivas y distribuir elementos de seguridad e higiene."

Desde su lugar como asesor técnico de la CCC local, el bioingeniero Arturo Sedano fue contundente respecto de la necesidad de esta campaña. "La misma pudo relevar la altísima población de riesgo que en gran porcentaje está por fuera de los registros de los efectores de salud y no se habrían vacunado si no fuese por este trabajo coordinado."

Un dato que los moviliza es que en 2018, según estadística de salud nacional, alrededor de 600 personas murieron por gripe y neumonía. Muchos más, desde ya, son las y los que estuvieron internados. Frente a este dato, es clave trabajar para "tener camas libres para la llegada del pico de la pandemia", sostiene Sedano, y para ello todo trabajo de prevención es clave.

A esto se suma que la pandemia llegó pocos meses después de que se sancionaran en Argentina las leyes de emergencia social. La destrucción del trabajo, del esquema productivo, de pymes y del mercado interno, generadas durante los 4 años del gobierno de Cambiemos, agravan el contexto en el que se vuelve prioridad la prevención y el resguardo de la salud pública. "Como decía Ramón Carrillo, entendemos que las malas políticas de salud son más peligrosas que los microbios", dice Sedano y remarca las deficiencias que afronta, después de años de destrucción, el sistema nacional de salud pública.

Existe un déficit de promotores de salud y agentes sanitarios."Se viene sufriendo desde hace muchísimos años el desmantelamiento del sistema de salud pública, hoy columna vertebral para enfrentar la pandemia", sostiene Sedano. En contrapartida, señala que las y los trabajadores de la salud "demuestran una vez más que están al pie del cañón para servir a las necesidades del pueblo". Destaca el acompañamiento recibido en la campaña por parte de los efectores de salud y la "muy buena predisposición de la gente de los centros de atención primaria de salud".

Quiénes y dónde

Quienes hicieron punta fueron el equipo técnico y las y los talleristas del CAAC José Daniel Rodríguez, que lleva su nombre en homenaje al militante de la CCC asesinado por la represión parapolicial en los días del estallido social de diciembre de 2001. El trabajo desde el CAAC fue en los barrios Balbi, Antártida, San Martin, Mosconi y Malvinas. Del CAAC también participan las y los jóvenes del Movimiento Ni Un Pibe Menos Por la CccEntreRiosPrevencion2Droga y el grupo de promotoras de derechos para la zona oeste de Paraná, que trabaja en la prevención contra la violencia de género (con el lema, en este contexto, #CuarentenaSeguraParaTodas) y por la declaración de la Emergencia sobre el tema.

Luego se avanzó y la CCC en pleno, en coordinación con la cátedra de Salud Pública de la carrera de Bioingeniería (con el profesor Fernando Sacetti a la cabeza), promovió que se sumaran de forma voluntaria las y los militantes a la prevención comunitaria. Sumaron, entre otros, los barrios Alloatti, Pancho Ramírez, Floresta, El Triángulo, Toma Nueva y Maccarone, siempre en coordinación con los centros de atención primaria de salud correspondientes.

Así, cada organización aporta desde sus posibilidades. Las organizaciones sociales como la CCC salen a hacer estas campañas mientras sostienen sus copas de leche y comedores, como el del CAAC aquí citado. A su vez, la mencionada cátedra de Salud Pública está trabajando en el diseño de una capacitación vía redes sociales para las y los voluntarios de estas campañas, con el fin de profundizar el trabajo de formación.

Cabe destacar que la mencionada también venía realizando un trabajo coordinado con el Municipio de Oro Verde, para la asesoría en la logística y en la producción de un software para poder llevar adelante el registro de datos en el marco de la lucha contra la pandemia, y una aplicación para teléfonos celulares que permite el registro de población de riesgo con geolocalización, lo cual facilita una centralización de la información necesaria para el trabajo de prevención.

Publicado por Río Bravo el 27 de abril de 2020.

Publicado en Pago chico
Sábado, 22 Febrero 2020 05:39

“Con la lucha aprendí muchas cosas”

En la mañana de este sábado, tras batallar contra una dura enfermedad, falleció Blanca Ramírez, militante barrial de la Corriente Clasista y Combativa y una de las fundadoras de la organización y también parte activa de la lucha por los derechos de las mujeres desde la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas, que por haber vivido la pobreza en carne propia, supo encarnar la defensa de los más desposeídos de nuestro pueblo. En un emotivo texto, Claudio Puntel traza una pequeña semblanza de la vida y obra de una mujer que no conoció lo que fue la resignación.

“Vamos al triunfo, más vale que sí. Los trabajadores vamos a triunfar” (Blanca Ramírez)

Sigo atesorando aquel mensaje de hace como diez años, Blanca. Sé que será así porque lo escuché con tu voz y tus palabras. No dudes que tus compañeros seguiremos empeñados en ello.

Y aunque te hayas ido, lo haremos con vos, con la fuerza de tus brazos, con lo que aprendimos de tu ejemplo, con la confianza en el futuro que nos enseñó tu mirada.

El día que incendiemos el cielo, no va a hacer falta mucho ensayo para moldear el hombre nuevo, va a ser muy parecido a vos, a tu práctica, a tu entrega.

Volveremos a encontrarnos cuando no haya más cadenas. Estarás en cada gurí que regresemos a la escuela; en cada olla de comida que ya no faltará en los barrios de guisos salteados; en la medicina que volverá a estar al servicio de nuestro pueblo, para que nadie se enferme y para que el que enfermó se cure. Porque estas cosas que fueron tu preocupación en estas calles, ese claro día serán realidad.

Hay quien dice que los que parten se van a algún lado. No creo que sea así; pero de ser cierto, vas a encontrarte con el Negro1. ¡Que bueno sería eso! Le contarías de cómo están las cosas en la Floresta y acto seguido armarían flor de quilombo juntos por aquellas pampas.

Blanca siempre ajena a toda malicia, a cualquier egoísmo, aquella mañana de diciembre que les incendiaron el viejo auto familiar no lo denunció. Guardó silencio, porque estaba convencida de que era una broma de gurises del barrio, si ella no tenía enemigos. Los tuvo y de los más terribles, los que explotan a nuestro pueblo y son capaces de acudir a las peores prácticas para intentar acallar sus voces.

"Con la lucha aprendí muchas cosas", decías. Nosotros también, aprendimos mucho luchando junto a vos. Primero de todo, aprendí cuán ignorante era cuando creía que sabía.

Gracias por todo, compañera. La llamarada que nos dejás arde hasta en la resaca mojada. Será una inmensa fogata.

Luchando, siempre, hasta la victoria

Blanca Ramírez fue una tenaz y permanente batalladora contra la pobreza, por la dignidad de los más humildes, por cambiar esa cruda realidad en la que nació, vivió y murió. Por eso, no fue casual que en el año 2000 fuese una de las fundadoras de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) de Entre Ríos, desde barrio Mosconi y como integrante, durante muchos años, de la mesa provincial de la organización. En una entrevista con Río Bravo, en 2011, recordaba: “Hace 11 años que estoy en la Corriente Clasista. Es una experiencia buenísima y muy rica. Con la lucha aprendí muchas cosas. Aprendí a defenderme sola porque ahí empecé a tener un trabajo y a independizarme. Antes dependía de mi esposo, que era el que trabajaba y sostenía la familia (…) cuando empecé a militar en la CCC tuve un trabajo, supe lo que es luchar junto a mis hijos, porque con los 8 que yo tengo siempre estuvimos a la par en todas las luchas que hubo”. En ese camino, abrazó la lucha por una sociedad sin explotadores ni explotados, el comunismo, y se sumó a las filas del PCR y, por la misma senda, enarboló la bandera de las mujeres más oprimidas, siendo parte de la Multisectorial de Mujeres Entrerrianas y activa participante de los Encuentros Nacionales de Mujeres desde el año 2000.

1 "El negro" era José Daniel Rodríguez, militante de la CCC asesinado por la policía en las jornadas del Argentinazo, en diciembre de 2001.

Publicado en Pago chico

Delegados del movimiento de desocupados de la Corriente Clasista y Combativa de distintos puntos de la provincia confluyeron en la capital provincial y debatieron sobre distintos ejes sobre los que viene trabajando la organización, como el armado de cooperativas para el desarrollo de proyectos productivos, de huerta y obra pública, la conformación a nivel nacional del sindicato de trabajadores de la economía popular. También analizaron la situación política, el inicio y las primeras medidas de la gestión de Alberto Fernández.

Con la presencia de delegados de las localidades de Sir Leoonard, Hasenkamp, Bovril, Federal, La Paz, Santa Elena, Concordia, Chajarí, Diamante, Gualeguaychú y Paraná, la mesa provincial de desocupados de la CCC se reunieron en la capital provincial para analizar distintos temas que hacen al trabajo de la organización y el contexto político nacional.

"Un pequeño respiro"

El primero de los temas fue la situación política y económica a un mes y medio de Gobierno de Alberto Fernández. Al respecto, la coordinadora de los desocupados, Silvia García, dijo a Río Bravo que "todos los anuncios y las cosas que ha venido haciendo han favorecido a los compañeros con menos recursos y los que habían sido olvidados".

Aunque, como señaló, "la desocupación sigue", destacó que los sectores más perjudicados por la crisis económica y social que atraviesa el país "han tenido un pequeño respiro", e hizo alusión particularmente "los compañeros de los programas sociales, las mamás de la asignación universal, los jubilados conlos bonos que hubo en diciembre y enero", sectores a los que -reiteró- "se les ha dado un respiro a la mayoría para salir un poquito a flote y con buenas perspectivas y esperanza que todos los compañeros o la mayoría tienen en este gobierno nacional".

Planes sociales e inserción laboral y productiva

En ese marco, uno de los temas abordados fue la "el cambio de programas que se ha venido planteando de las capacitaciones, de los proyectos que tienen los compañeros del salario social complementario para transformarlos en cooperativas de producción y pegar un salto para poder tener un dinero extra en los bolsillos"; es decir, una búsqueda de darle un perfil productivo concreto y con posibilidades de generar ingresos genuinos.

En cuanto a las cooperativas de obra pública para refacción de escuelas, que ya vienen desarrollando en la provincia, el objetivo -explicó García- es "buscar la manera en que los compañeros pueden tener un sueldo en su bolsillo" y en términos generales las discusiones con el gobierno provincial y los municipios pasan por "más obras en la provincia, porque este año vamos a tener cuatro, el año pasado tuvimos tres".

Además de construcción, otra de las facetas sobre las que hacen hincapié es la agricultura familiar, mediante el desarrollo de huertas: "Hay grupos de compañeros que tienen pequeñas huertas, donde la producción no alcanza para la comercialización continua, sino que comercializan lo que cosechan una vez y ya no tienen más producción para seguir comercializando, entonces la pelea y la negociación con la provincia y el municipio en cada lugar es poder tener algunas hectáreas de tierra donde los compañeros se puedan desempeñar mejor y tener mayor producción, no sólo para el consumo sino para la comercialización, para abastecer algún comedor comunitario, algún comedor escolar y que el Estado compre estas producciones para abastecer sus comedores. A su vez también, hay una prueba piloto que se hizo en Concordia cuando se hizo la entrega de las tarjetas alimentarias, para hacer módulos de alimentos a partir de las huertas para hacer ferias cuando se entrega la tarjeta, como también organizar y el tercer viernes de cada mes cuando se abre la tarjeta, en cada barrio hacer esta feria para generar una rueda de comercialización y producción entre la gente de los barrios y los compañeros que llevan adelante estos proyectos".

La coordinadora de los desocupados de la CCC resaltó el esfuerzo por impulsar y desarrollar una producción libre de agroquímicos. En este sentido dijo que "las huertas que desarrollan los compañeros se hacen con una producción limpia, orgánica, con remedios caseros, que no tienen consecuencias para la salud de las personas que hemos visto producto de las fumigaciones, con muchos casos de leucemia, malformaciones y también estamos planteando el cambio de esta forma de generar los alimentos que consume la población".

Otro de los temas abordados fue la conformación de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, el sindicato que impulsan junto con otras organizaciones sociales como la CTEP, el Frente Darío Santillán y Somos Barrios de Pie con el objetivo de representar a sectores como cartoneros, vendedores ambulantes, tarjeteros y otros trabajadores en situación de vulnerabilidad, de 35 años en adelante, excluidos y/o con escasas posibilidades en el mercado laboral, con el objetivo de que puedan contar con aportes jubilatorios y obra social.

Desocupados, cortes y estigmatización mediática y social

Nada de lo anterior se condice con superficial y habitual prejuicio, que (des)califica a las organizaciones de desocupados y a los beneficiarios de planes sociales con términos como "vagos", "planeros" y otras tantas expresiones que buscan poner más al margen a quienes sobran para el sistema. Mostrarlos siempre en situaciones de protesta (más allá de que eso por sí mismo no habla ni bien ni mal de su accionar) es un macanismo habitual, tan habitual como la ausencia en las pantallas y páginas de los grandes multimedios del trabajo de hormiga que día a día hacen para hacer frente a los problemas que no resuelve (y que muchas veces genera) el propio Estado.

"A nosotros siempre nos conocen por los cortes de calle, por los reclamos que hacemos y no tanto por los trabajos que hacemos desde los barrios, toda clase de proyectos productivos, comunitarios también, porque tenemos copas de leche, comedores, escuelitas de deporte donde hacemos el acompañamiento a chicos muy chiquitos para que tengan actividades durante el día y no se involucren en este flagelo que es la droga, que vemos día a día cómo muchos chicos están siendo afectados en el consumo y no tienen inserción laboral cuando terminan la escuela, no tienen un proyecto de vida por el deterioro que esta realidad genera en cada persona", analizó García.

Sobre este panorama también hizo notar trabajos como el que llevan adelante desde la Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario de La Floresta, en Paraná, donde "se están haciendo talleres para la prevención de la violencia hacia las mujeres, ya que hay numerosos casos de femicidios, de mujeres atacadas por sus propios maridos, por sus parejas y estamos tratando ese tema con todas las compañeras, que salen a hablar con las vecinas de los barrios, nos interiorizamos, acompañamos. No es solamente la organización que está en la calle haciendo cortes sino que nos preocupa todo lo que aqueja a la población".

Publicado en Pago chico