Martes, 19 Diciembre 2017 21:33

Macri y Bordet balean a docentes de Villaguay

Escrito por Ignacio González Lowy

La represión desatada en los alrededores del Congreso Nacional consiguió que los diputados de Cambiemos y sus aliados (entre ellos los “de” Bordet) aprobaran un manotazo al bolsillo de los/as jubilados/as. Docentes entrerrianos también la ligaron. Unitarismo, hipocresía y violencia por parte de una alianza de gobierno cada vez más antipueblo.

Entre cientos de miles, varias decenas de docentes entrerrianos participaron de la movilización de este lunes 18 de diciembre al Congreso de la Nación. Marcharon contra la reforma previsional propuesta por Macri y conseguida con los legisladores que responden a gobernadores a los que decirles “opositores” a esta altura es una burla; Bordet entre ellos.

Dos balas de goma en la espalda, unos cuantos cachiporrasos e insultos, parecen poco al lado de las agresiones sufridas por tantos manifestantes, entre ellos adolescentes y ancianos. De todos modos, el hecho de que se trate de docentes entrerrianos (de Villaguay) pone en una situación particularmente incómoda al gobernador Bordet, uno de los férreos defensores de la ley que con la represión se buscaba defender.

Martín Larrosa Rousset, docente y militante de la agrupación Rojo y Negro de AGMER, contó que la represión los alcanzó cuando se estaban retirando de la zona de conflicto. Como llamativamente viene ocurriendo en todas las más importantes movilizaciones de este último año en Buenos Aires, todo empezó de un modo confuso y con olor a infiltraciones. Luego, la policía se sintió con cheque en blanco para salir de cacería y así fue. “Nos estábamos yendo, tratando de llegar a la 9 de Julio, cuando nos emboscaron. Gente desarmada, herida, cegada por los gases. Y cayeron otras granadas de gas lacrimógeno. Una a pocos metros de mí, y el humo me llegó de lleno”, describió el profesor José Carlos García Marnetto, también villaguayense. Graciela, quien recibió los impactos en la espalda, tiene 42 años y es maestra del colegio Nacional Martiniano Leguizamon.

Sobre esta costumbre de los policías de salir a reprimir indiscriminadamente con la excusa de haber sido atacados (por un grupo de 50 entre cientos de miles, al menos al principio), el abogado, profesor universitario y militante de SITRADU, Alejandro Haimovich, cita al documento de la Organización de las Naciones Unidas “Protesta Social y Derechos Humanos”, sobre los estándares internacionales y nacionales en la materia: “Cuando la respuesta policial consiste en el uso de la fuerza de forma desproporcionada y no focalizada, sin atender a la magnitud de los desórdenes que se trata de controlar, y sin distinguir a las personas que provocan estos incidentes de manifestantes pacíficos; se vulneran los compromisos internacionales asumidos por los Estados en materia de derechos humanos.”

Lo que defienden

Por si hace falta una vez más, hay que aclararlo: el gobierno que le perdona deudas a los más grandes evasores, que despilfarra en el festín de los usureros con las LEBAC’s, que ni bien asumió le regaló las retenciones cero a las mineras y se las bajó a los sojeros, que aumentó la publicidad oficial escandalosamente, que aplastó el impuesto más progresivo (a los bienes personales), que le perdona todas las multas y los permisos a Clarín; ese gobierno dice que para controlar el déficit fiscal hay que meterle la mano en el bolsillo a los/as jubilados/as, a las asignaciones universales por hijo, a las pensiones no contributivas (por ejemplo, a la discapacidad) y a los veteranos de la Guerra de Malvinas. Es decir, a los más pobres, olvidados y castigados de entre todos/as.

Obvio: ni ellos ni el coro de multimedios que tienen de propagandistas lo dicen así. Primero dijeron que los/as jubilados/as no perderían plata sino que “ganarán menos”, luego dijeron que la pérdida existe pero que es sólo un problema de “empalme”, y después de la fallida sesión del jueves terminaron reconociendo la quita con un bono “compensador” que en realidad es un nuevo robo, ya que no es remunerativo y sólo cubrirá una ínfima parte (y por única vez) de lo sustraído.

Esta reforma es una de las recomendaciones constantes del FMI y de la OCDE, organismos históricamente antipueblo y defensores de los países dominantes y sus empresas “multinacionales”. Y no se queda en el recorte inmediato: cambia el régimen de actualización y agrega años de trabajo para las futuras jubilaciones (extorsión escondida bajo la ficción de una “opción voluntaria”), dificultando aún más (de paso) el acceso al primer empleo a los jóvenes castigados por la desocupación. 

De todos modos, la Federación Argentina de Colegios de Abogados -FACA-, dentro de la cual está el de Entre Ríos, advierte que la Ley de Reforma Previsional "Atenta contra leyes nacionales, la misma Constitución y tratados internacionales firmados (ya que) El ajuste en las jubilaciones iría contra el principio de Progresividad consagrado en el artículo 75, inciso 23 de la Constitución Nacional y el principio de Movilidad del 14 bis". Es decir: presentaciones, amparos y pedidos de declaración de inconstitucionalidad en puerta.

Hipocresías

Nada de lo que plantea esta reforma fue promesa de campaña de Cambiemos. Hace dos meses elegimos legisladores y en ninguna entrevista, en ningún discurso, en ningún afiche; Cambiemos anunció este plan macabro. No, aparentemente "se le ocurrió" en los últimos días y justamente ésta es la primera ley que le hace votar a los legisladores recién electos.

Pero no es esta la única hipocresía al respecto. Quizá una de las mayores muestras de cinismo de nuestros gobernantes sea el modo en que algunos dirigentes y periodistas que se hartaron de calificar de Congreso pre2015 de “escribanía”, hoy asumen cono normal y sin ruborizarse que el Presidente de la Nación extorsione a los gobernadores de otros partidos para que éstos a su vez extorsionen a “sus” legisladores para que le voten las leyes al primero. O sea: la autonomía del Poder Legislativo y el federalismo al tacho en un solo párrafo. La indignación de los periodistas del grupo Clarín con los gobernadores que “no cumplieron lo pactado” cuando el jueves no lograron que “sus” diputados bajen a dar quórum, no resiste un examen básico de Educación Cívica.

Bordet, que en la prensa y en las reuniones previas jugó desaforadamente a favor de las pretensiones del gobierno nacional, logró que “sus” senadores (Pedro Guastavino y Sigrid Kunath) y dos de “sus” diputados (Cresto y Bahillo) votaran la ley. No lo hicieron así Julio Solanas y Manuel Huss.

Violencias

Las organizaciones sociales y sindicales coherentes con las bases que representan saben que a los/as trabajadores/as nunca nadie (ni ningún gobierno) les regaló nada. Que los derechos que hacen sus vidas algo más dignas han sido conquistados con la lucha, la movilización, la presión. Todos, sin excepción.

Que en el marco de las feroces represiones desatadas en estos últimos tiempos contra las movilizaciones populares, infiltraciones, montajes y provocaciones incluidas, se quiera culpabilizar por la violencia al joven o al jubilado que quiere tirar abajo o correr las vallas detrás de las cuales esconden al Congreso, volviendo a instalar una ya gastada teoría de los “dos demonios” (de un lado los violentos y del otro la policía y sus excesos); es no querer entender cómo se construyó la historia de nuestro país.

La violencia aparece en el nacimiento de nuestra Argentina, en San Martín y en Belgrano, aparece en los combatientes de Malvinas, en las resistencias a las dictaduras, en el Cordobazo y en el estallido popular de 2001; y sí, también, en las movilizaciones que en democracia encuentran vallas y carros hidrantes cortándoles el paso a quienes se organizan para reclamar. 

La foto del efectivo de la federal gaseando en la cara a un paisano que termo y mate en mano caminaba en las adyacencias del congreso; el video de la moto policial que a propósito le pasa por encima a un pibe ya herido y tirado en el piso; los rostros y cuerpos baleados de ancianos y adolescentes; pegan tanto como la noticia de los docentes villaguayenses golpeados y atacados por la espalda.

Entender que lo que Macri y Bordet defendían con tanta saña es un robo a nuestros/as jubilados/as, duele el doble. Entender que la victoria pírrica que consiguió el gobierno de Cambiemos y sus aliados le costó, gracias a la movilización popular, un desgaste político inaudito, que le resta fuerzas para las contra reformas antipueblo que aún tiene en agenda (principalmente la laboral), suma aliento y cambia el panorama. En la provincia de Entre Ríos, de hecho, la marcha del lunes por la mañana reunió en repudio a las decisiones de Bordet a sindicatos, fuerzas y organizaciones que hace décadas no se juntaban de un modo tan unitario, al menos desde 2001/2003. 

Poder ver y mostrar el bosque y no quedarnos en el árbol que el coro mediático nos suele poner por delante; es, por estos tiempos, un deber inexcusable. 

Publicado por Río Bravo el 19 de diciembre de 2017.

Modificado por última vez en Martes, 19 Diciembre 2017 22:50