Corrientes es la provincia (y su capital la ciudad) con más pobres e indigencia del país, según el INDEC. 49%, de pobreza, para ser precisos. En esta provincia el gobierno del radical Gustavo Valdés, alineado con el nacional de Cambiemos, como única respuesta a los reclamos sociales y populares ofreció balas de goma y gases lacrimógenos contra los manifestantes (en su mayoría mujeres), además de cuchillazos contra sus banderas.

Represión como única respuesta

Ayer, jueves 9, los movimientos sociales, en el marco de una Jornada Nacional de Lucha con acampes, organizada por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos Barrios de Pie y Movimiento Evita, fueron reprimidos.

"Fue una jornada nacional de lucha contra el ajuste. Sabemos que los precios están cada vez más elevados. En Corrientes tenemos el 50% de pobreza y el gobierno de Valdés no da respuesta a los reclamos de las organizaciones sociales. Vamos a seguir intensificando nuestras medidas, con esto que hacen no nos van a amedrentar", dijo Salva Mambrin, coordinadora de la CCC correntina, al diario El Litoral.
Poco después de iniciada la protesta y pese al diálogo establecido con los encargados de la “seguridad”, efectivos de la Comisaría Tercera y equipos especiales de la Policía de Alto Riesgo arremetieron con el objetivo de dispersar a los más de 500 manifestantes. La acción de los policías carecía de orden judicial, además avanzaron sobre una zona que es de jurisdicción federal ya que se trata del corredor de la Ruta Nacional 16, dejando varios heridos a su paso.

La cuenta de Twitter de Somos Argentina (@SomosenRed), por ejemplo, publicó un video de la represión y denunció: “En el acampe de la CCC en Corrientes había niños/as y mujeres embarazadas, todo estaba tranquilo. Ahora hay heridos/as y una denuncia porque la policía se llevó objetos de los/as compañeros/as. Así llegaban a reprimir”

El comunicado que difundió la CCC, y que cuenta con adhesiones del Movimiento Evita, cuenta que incluso los policías “cortaron con cuchillos nuestras banderas.”

La lucha continua

El mismo comunicado que denuncia la represión aclara que la CCC continuará desarrollando el trabajo social que viene sosteniendo desde hace años en los barrios de la provincia, así como la lucha contra las políticas que generan hambre, inflación, despidos, suspensiones y el cierre de PYMES y fábricas. Se manifiestan por una Ley de Emergencia Alimentaria y por obras de infraestructura que además generen trabajo genuino en la provincia.

Sostienen que “Macri continúa mintiendo al conjunto de los argentinos. Pretende avanzar de manera encubierta en la reforma laboral, previsional y el endeudamiento externo a costa del hambre popular. Miente al decir que se realizan obras cuando la mayoría están paradas. Miente sobre la generación de empleo. Como consecuencia de esta política económica, vastos sectores de la población cayeron en la miseria y la indigencia. Hoy el hambre cunde en un país que tiene el potencial de alimentar a cuatrocientos millones de personas. Niños mal alimentados y sin futuro. En medio de este hundimiento social, los únicos ganadores del modelo son los bancos y la timba financiera, las empresas petroleras y energéticas, y los monopolios exportadores de granos.”

Que frente a la bronca que provoca la réplica de estas políticas a nivel provincial, en la provincia con más pobres del país, el gobierno de Valdés solo tenga a la represión como respuesta; es motivo de preocupación y una señal de alarma en la región y en todo el país.

Publicado por Río Bravo el 10 de mayo de 2019. Foto de Nova Corrientes.

Publicado en Noticias clandestinas