Lunes, 14 Diciembre 2015 19:04

El barco del exministro Pedro Báez

Escrito por Río Bravo

El sitio digital Entre Ríos Ahora descubrió que el ex ministro de Cultura y Comunicación del gobierno de Urribarri es poseedor de un lujoso buque que tiene un costo de unos 50 mil dólares. A continuación reproducimos la nota periodística donde dan cuenta de las características del navío que el ahora legislador pilotea a contrapelo de su discurso "nacional y popular".

 

Fue uno de los funcionarios del exgobernador Sergio Urribarri con discurso más afín al kirchnerismo. Estuvo a cargo del Ministerio de Cultura y Comunicación en la segunda gestión de Urribarri, y ahora acaba de asumir como diputado provincial por el oficialismo.

 

Pedro Ángel Báez, de él se trata, cuando habla, defiende con fervor y notable desdén por el resto del espectro político, el proyecto nacional y popular. Sin embargo, su estilo de vida, se aleja del discurso y evoluciona en propiedades: ahora tripula un crucero modelo Mamba 25, a un costo de mercado de unos 50 mil dólares.

 

Antes de irse del ya extinto Ministerio de Cultura y Comunicación, Pedro Báez, flamante diputado provincial por el oficialismo, se dio un gusto personal: el barco propio.

 

El funcionario urribarrista, uno de los más agresivos oradores a favor del campo nacional y popular, en contrapartida a los intereses de las corporaciones y la oligarquía, sale a pasear en crucero por las amarronadas aguas del Paraná. Sin ir más lejos, Báez se toma algunos fines de semana para tripular el Mamba 25, valuado en unos 50 mil dólares en el mercado, para despuntar el vicio de su más reciente afición.

 

La embarcación es un crucero, inscripto en Prefectura Naval en 2011 y aún a nombre de Héctor Giocondo, de la Provincia de Buenos Aires. El exministro hizo llegar la Mamba 25 a Paraná para, finalmente, atracar en el predio del Club Náutico Paraná. En la institución local, el barco de Báez figura a cargo de un socio muy conocido en el medio.


El Mamba 25 lleva por nombre Petit Pois –que traducido vendría a ser “arvejas”–, tiene el casco pintado de verde y un cobertor del mismo color que se hace visible entre las embarcaciones que se codean en los pontones del Náutico.

 

Ex empleado del IAPV, del Senado provincial y la comuna de Concordia, Báez trabaja en la Administración Pública desde hace más de 25 años. En 2007, asumió al frente de la Dirección General de Información Pública y en 2011 se hizo cargo del Ministerio de Cultura y Comunicación de la provincia de Entre Ríos.

 

“En la provincia hay absoluta libertad de expresión y este Gobierno está dispuesto a defenderla como un derecho humano esencial”, dijo durante su asunción el 19 de diciembre de 2011. Sin embargo, en su gestión, el Gobierno avanzó -de modo inédito durante un período democrático- con toda su artillería en la agenda de los medios de la provincia.

 

A través de empresarios amigos del Gobernador y propios, Báez manejó la línea editorial de “El Diario” de Paraná, compró medios como FM Litoral –que tuvo que devolver por falta de pago- y también su propia radio: la ex “Nac and Pop”. Además, haciendo uso de la pauta publicitaria a discreción, el ministro se encargó de marcar la cancha en la mayoría de los medios de la provincia con mano de hierro.

 

Al mismo tiempo, desde su Ministerio Báez se caracterizó por la contratación de servicios comunicaciones de modo directo, como fue el caso paradigmático de los casi 30 millones que la provincia le pagó a Nelly Entertainment, (de Jorge “Corcho” Rodríguez y Facundo De Vido –hijo del exministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, Julio De Vido), para dar a conocer cuatro videos, de los cuales, tres no tenían absolutamente nada que ver con su justificación: la visita de los presidentes del Mercosur. En realidad, como en otras ocasiones, la pauta era en función de la fallida campaña presidencial de Urribarri.

 

Con clase

 

Desde el ingreso al Ministerio de Cultura y Comunicación, Báez se caracterizó, además, por manejar material de primera clase: en septiembre de 2012 fue noticia la adquisición de una camioneta VW Tiguan, en unos 280 mil pesos, para uso de su cartera.

 

“Es un vehículo que se necesita para viajar y trasladarnos porque cuando andamos en las rutas, se anda rápido”, explicó Báez, muy a su modo y, parafraeseando a otro funcionario, dijo: “¿Qué quieren, que nos movamos en un AMI 8?”.

 

En la esfera de sus bienes patrimoniales, el ministro ha tenido, también un importante avance: vive en una casona en plena centro de Paraná, en Cervantes al 400 y descansa en una casa quinta de dimensiones muy importantes, con gran parque, pileta y ecológicos paneles solares, en calle Jozami, camino a la Toma Vieja. Es más, calle Jozami, fue beneficiada con el pavimento mucho antes que otras arterias paralelas del sector, de mayor concentración de viviendas, gracias a la llegada del ministro al barrio.

 

Para cerrar su temporada ministerial, Báez se subió al barco.

 

Ahora tiene cuatro años por delante, de fuertes discursos, defensa de lo realizado y muchas peleas internas luego de los magros resultados electorales. Lo bueno para él, es que tras la desgastante función podrá tomar los fines de semana para salir al río con su flamante embarcación: Petit Pois.

 

Publicado por Río Bravo el 14 de diciembre de 2015

 

Tomado de Entre Ríos Ahora