sindicatotv

Miércoles, 03 Junio 2020 15:00

Covid-19: dura carta de un científico entrerriano a Lanata por sus dichos en la vuelta de PPT

Escrito por Santiago Mac Yntyre
Fernando Sassetti, bioingeniero al frente de uno de los proyectos adjudicados para el financiamiento de la agencia A+D+i. Fernando Sassetti, bioingeniero al frente de uno de los proyectos adjudicados para el financiamiento de la agencia A+D+i. Foto: www.noticias.uner.edu.ar

A principios de mayo, el proyecto de investigación “Implementación de un sistema de información sanitario basado en software libre para la gestión local de epidemias en municipios”, dirigido por el bioingeniero Fernando Sassetti (UNER), fue uno de los 64 seleccionados entre más de 900 propuestas para recibir financiamiento para investigaciones sobre el Covid 19. Fue en el marco de una convocatoria de la agencia nacional de Promoción de la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación (Agencia I+D+i). Para el fundador de Página 12 “los beneficiados o son funcionarios o son muy afines y militantes del gobierno”. Aunque apuntó principalmente a la figura de Diego Golombek (actual director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica), involucró con la información difundida al investigador entrerriano, que hizo su descargo con una extensa carta.

Abundantes acusaciones, escasas precisiones. Con esa fórmula, en sólo tres minutos y 51 segundos, Jorge Lanata se encargó de sembrar un manto de sospechas sobre el trabajo y la capacidad de decenas de investigadores. Así comenzó un nuevo ciclo de Periodismo Para Todos (PPT). Los principales apuntados fueron el actual director del INET, Diego Golombek, ex director de uno de los proyectos seleccionados y la Agencia I+D+i, aunque tanto el biólogo como el organismo refutaron las expresiones del conductor (ver "La desmentida de Golombek...").

PlacaProyectosCovd19SassettiPero no fueron los únicos involucrados. Durante su monólogo, Lanata mostró en pantalla una planilla en la que, además del actual funcionario nacional, aparece mencionado Sassetti, junto con los municipios de Oro Verde y de Diamante y la referencia al proyecto desarrollado. Y vale decir, aunque no aparezca directamente mencionado, que hay otro proyecto surgido de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) entre los 64 seleccionados: “Predicción del impacto del clima, los confinamientos sociales y las distintas estrategias de salud pública sobre la pandemia”, encabezado por el ingeniero Carlos Pais.

Con humildad y hasta diplomacia, Sassetti se tomó cinco páginas, 2.223 palabras, para intentar hacer conocer y valorar el camino transitado por él y su equipo que –le consta a este cronista– nada tienen que ver con la búsqueda de la gloria o el beneficio personal: "Sus palabras vertidas en su programa PPT del domingo pasado, ponen en duda mi honor y nuestros méritos para estar entre los sesenta y cuatro proyectos seleccionados por la Agencia. Lamento mucho que sin conocer nuestro trabajo y propuesta publique mi nombre y el de los Municipios Oro Verde y Diamante diciendo que estamos en ese lugar por ser 'amigos' del gobierno", afirmó el investigador.

En una extensa introducción, Sasseti dio cuenta de las difíciles condiciones en que realizó sus estudios universitarios (sus padres quedaron sin trabajo como producto de las privatizaciones del menemismo) y de todo su desarrollo científico desde su egreso como Bioingeniero en 2001, orientado principalmente a contribuir desde sus conocimientos y formación a la salud pública: “Pude cumplir mi anhelo de llegar a estudiar una carrera científica e intentar desarrollar tecnología para el cuidado de la salud en nuestro país”, destacó, resumiendo en pocas palabras los objetivos con que encaró su profesión.

Docente de las carreras de Bioingeniería y Bioinformática, en cátedras como Organización de los sistemas de salud y de Modelos para políticas de salud, Sassetti –junto con otros profesionales y sus equipos de trabajo– dedicó una parte importante de su investigación y desarrollo científico a la incorporación de herramientas de software libre en hospitales y centros de salud, afirmando que se trata de sistemas que “pueden usarse, mejorarse y distribuirse sin tener que pagar licencias” y permiten “mejorar la gestión de los recursos con los que cuentan los efectores de salud”, como también “abordar las necesidades de los efectores y la normativa vigente con inversiones reducidas”, algo que seguramente no será de simpatía de las grandes compañías informáticas que suelen tejer suculentos negocios con los ministerios y organismos de salud de todo el país.

Frente a las acusaciones lanzadas por Lanata, con el nivel de profundidad y respaldo informativo que los pocos segundos que dedicó al tema pueden permitir, el docente entrerriano resaltó que “en ninguno de esos proyectos” tienen financiamiento: “Lo hacemos porque creemos que es necesario articular las actividades que se realizan desde la universidad con lo que sucede en nuestros hospitales”, destacó.

"El proyecto (...) lo realizamos desde nuestras casas, empleando hasta los días sábados y domingos como es habitual en la vida de los investigadores que en la mayoría de las oportunidades carecemos de recursos para hacer que nuestros proyectos puedan avanzar", contó el bioingeniero, que no obvió dar detalles sobre los investigadores, trabajadores y estudiantes involucrados y los recursos con que contará proyecto: son 26 personas entre quienes realizan tareas administrativas, investigadores, asesores y becarios. El monto del presupuesto para llevar adelante el proyecto es de 2.681.180 pesos, de los cuales 1.670.000 pesos está destinado a la remuneración de los seis becarios que trabajarán en el proyecto durante un año.

Y enseguida, realizó una aclaración respecto de la confusión principal generada por el monólogo del conductor de PPT: "Ni mi persona ni los investigadores que participan del proyecto recibiremos dinero del financiamiento de la Agencia por hacerlo".

Por último sugirió al periodista que  "debería interesarse seriamente por los proyectos científicos sobre los que va a hablar y conocer muchos de los problemas que nos movilizan" y consideró que es "posible y necesario" que en nuestro país se diseñe y desarrollen tecnologías que permitan "mejorar el cuidado de la salud de nuestro pueblo, en especial en este grave problema de la pandemia del coronavirus que afecta la salud de nuestra población, muy especialmente de los sectores más postergados. Seguiremos estudiando, investigando y trabajando para que la ciencia y tecnología sean herramientas al servicio de las grandes mayorías populares de nuestro país y no el privilegio de una elite", concluyó el investigador.

La desmentida de Golombek y la agencia A+D+i

Cuando aún no había terminado el primer programa de PPT en su retorno a la pantalla chica, Golombek salió a dar precisiones en la red social Twitter y a aclarar que no se trata de una suma para uso personal sino para el desarrollo de la investigación y que, a su vez, ya no se encuentra al frente del proyecto.

Por su parte, desde la Agencia salieron rápidamente con un comunicado titulado "Sobre el proceso de evaluación y adjudicación de subvenciones IP COVID 19", en el que aseguran que "el carácter extraordinario de la pandemia no implicó que la Agencia I+D+i dejara de lado ninguno de los pasos necesarios para garantizar la rigurosidad y apego a las normas en los procesos de evaluación y adjudicación de fondos". "Contamos con procedimientos complejos y controles cruzados para garantizarlos", resaltaron.

Asimismo, manifestaron que los fondos recibidos "no pueden utilizarse como sueldos de los investigadores, sino que tienen como destino atender los gastos derivados de la generación de información científica, la relación de ensayos de laboratorio y la producción de material académico".

Por otro lado, dejaron en claro que hay proyectos, que pueden sufrir modificaciones para ajustarse a los requisitos. Es el caso del proyecto 679, presentado desde la Universidad Nacional de Quilmes, "al cual Diego Golombek renunció a integrar el equipo de investigación", quedando a cargo a cargo del mismo María Juliana Leone, investigadora de dicha universidad y del CONICET. "Eso es posible porque la adjudicación se realiza a Instituciones beneficiarias y no a individuos. Como consecuencia, Diego Golombek no se encuentra de manera directa ni indirecta en la nómina de los equipos de investigación que recibirán fondos", resaltaron, con un enlace desde el cual se puede acceder a los proyectos a los que efectivamente se adjudicaron los fondos.

Publicado en Río Bravo el 4 de junio de 2020

Modificado por última vez en Viernes, 05 Junio 2020 22:15

845x117 Prueba