Miércoles, 22 Enero 2020 11:00

El crimen de Fernando Báez Sosa y la hipocresía de Villa Gesell: "La temporada nos va a salvar"

Escrito por Guilllermo Saccomanno (*)

Hay que ser muy hipócrita para sorprenderse por el asesinato de un pibe en el verano de Villa Gesell . Cualquier habitante de Villa Gesell sabe que el verano y los jóvenes son una bomba de tiempo lista para estallar cuando menos se lo espera. Basta con caminar las playas del centro en el mes de enero y perderse en la masa inabarcable de piberío en curda para darse cuenta que un mínimo cruce puede desatar una batalla campal. De nada sirven los refuerzos policiales. Por lo general, los policías esperan que los pibes se revienten a golpes para caerles encima. No se trata de aumentar la represión, como plantean algunos, sino de pensar la contención. Pero a quién puede importarle la contención en una ciudad que espera el verano y el explosivo turismo joven para compensar la malaria de los meses largos del frío. No hay verano que no ocurran grescas, violaciones y colapsos alcohólicos. Suelo escuchar las críticas a los boliches. Se los responsabiliza, pero ninguna gestión se anima a clausurarlos porque, se sabe, los boliches son el imán que magnetiza los pibes. Además, ¿el problema son los boliches?

Cuando publiqué Cámara Gesell fui puteado y amenazado. Las fuerzas vivas me la tuvieron jurada durante un tiempo largo, que atentaba contra el turismo, me acusaban, hasta que se dieron cuenta de que era mejor quedarse en el molde. Porque si bien lo mío era la ficción de una ciudad balnearia conurbanizada, la misma se basaba en datos indiscutibles de la realidad: la especulación estaba ahí. La especulación que proviene, históricamente, desde el fordista Carlos Gesell, el fundador. Un poco de historia: Carlos Gesell forestó estos médanos para obtener madera más económica para la fabricación de cunitas y al fracasar su negocio inició un ingenioso plan de loteos. Parece una broma macabra: muchos de los chicos que durmieron en las cunitas de la legendaria Casa Gesell fueron padres y sus hijos y nietos luego llegan a este balneario donde hoy mueren sus chicos. Cuando se lo presenta al Viejo Gesell como ecologista me causa gracia. A ningún ecologista se le ocurre crear una ciudad en los médanos. Que es lo que hizo el venerable Don Carlos. Paradojalmente, este hábil comerciante, considerado curiosamente un hippie pionero, era hijo de Silvio Gesell, un economista radical que despotricó contra la usura y fue citado por Ezra Pound. Nada que ver con su padre, aquí está su invento. También se ha dicho que la Villa fue la cuna del rock nacional. Es curioso este mito: es sabido que el Viejo se paraba ante los micros que llegaban cargados de jóvenes y fiscalizaba a ver cuánto dinero traían para sus vacaciones. Me animo a una hipótesis: el interés, el dinero, está enraizado fuertemente en la historia de este balneario que se planteaba como un Woodstock de cuarta.

Así las cosas, esto que es hoy un balneario que presume de ser territorio juvenil es un matadero. A ver: no hay verano que en Gesell no haya pibes víctimas. Ninguna novedad. Basta caminar las calles del centro y la playa en las primeras horas de la mañana para ver a los pibes dados vuelta errando por la 3, cuerpos machucados después de una pelea, tirados contra una pared, ahogados en su propio vómito, o bien en la playa inconscientes. Entonces, ¿de qué nos asombramos? ¿Acaso no es de dominio público que nuestro hospital, siempre colapsado en los meses de fuera de temporada, aún más en verano, empieza a recibir en la tarde temprano a chicas y chicos con coma alcohólico? ¿De quién es la responsabilidad? ¿Del chancho o de quién le da de comer? El chanchito, la gran alcancía del invierno, es la multitud de pibas y pibes, en su mayoría de clase media, que todos los veranos, especialmente en enero, vienen a Villa Gesell a desabrocharse como pueden la represión familiar, escolar y del sistema todo. A la hora de atender sus necesidades de esparcimiento veraniego (sic), los padres prefieren mirar para otro lado, quitárselos de encima, les alquilan por internet, y los despachan alegremente convenciéndose que los chicos son responsables. No, los chicos no son responsables. Y en este punto habría que empezar a pensar la educación, la sexual y tanta deuda pendiente. En estos días leí una profusa variedad de artículos de sociólogos, psicólogos y feministas que abordan la situación a partir de ese asesinato puntual. Acuerdo con todas estas interpretaciones. Aquí se visualizan el machismo, el patriarcado y las manadas en un territorio liberado de inhibiciones. Pero hay que sumarle también una cuestión de clase, los pibes de colegios privados que se divierten matando a patadas y ya grandulones tiran un cordero desde un helicóptero. A esta suma de violencia social, que es política, creo interesante agregarle, conociendo el terreno, la hipocresía: “En Villa Gesell vivimos del turismo. Y la temporada nos va salvar”.

En efecto, escribo estas líneas con pena, dolor y furia. No quiero abusar de la autoreferencia. Pero me cuesta. He visto, años atrás, a la Bonaerense razziar un boliche de la 3 y arrojar los pibes por la ventana. En la calle, otros policías los esperaban, los apaleaban y se los cargaban. También, es cierto, me cuesta escribir porque me lastima recordar otro verano, hace ya diez años, cuando acompañé a una piba violada a hacer su denuncia en la comisaría local. La bonaerense disponía ese verano de una cantidad considerable de denuncias de violación. Y se hablaba de un sátiro de los médanos. Las pesquisas terminaban siempre capturando como sospechoso algún perejil, al que era fácil culparlo de lo que podía haber hecho y también de lo que no.

Ahora, ante este crimen, no habría, en todo caso, que denunciar una vez más a la dirigencia geselina, toda la dirigencia, que desde hace décadas, no establece una política de turismo que contemple la contención del aluvión adolescente. Entren a cualquier supermercado y observen qué compran los pibes: botellas de vodka, tequila, ginebra, fernet, cerveza, un pan lactal y algo de fiambre. Es cierto, uno puede preguntarse, si quienes les alquilan a los pibes, por lo general departamentos de cuarta, taperas y sucuchos, no son conscientes. Es que nadie, ningún propietario, ningún supermercadista, ningún kiosquero, después de los largos meses de invierno, como dije, se quiere perder la temporada salvadora.
Leer más Promover masculinidades para la igualdad

Pero, ¿de qué hablo? Hablo de los intereses de una sociedad capitalista y eso que un sociólogo supo denominar técnicamente el ocio represivo. Aunque parezca un desvío en estas reflexiones, los jueguitos electrónicos, hay que subrayarlo, son matriz pedagógica y negocio importante de la temporada. Para los más chicos, las máquinas con batallas de superhéroes contra monstruos, batallas espaciales, la posibilidad de manejar un lanzamisiles en una pantalla que atruena. Si es en esta diversión violenta e hipermachista que los padres instruyen a sus hijos, cómo pretender que esos hijos, en la adolescencia, se comporten de otro modo.

Irrefutable, ahora mataron un pibe a la salida de un boliche. Todos estos factores enumerados buscan explicar el crimen. ¿Quiénes lo mataron? ¿Los que lo patearon? ¿O fueron sus padres? ¿Por qué no, también, como copartícipes, los especuladores que confían que la temporada los va a salvar? Conjeturas y no tanto. Hay una sociedad capitalista y patriarcal, profundamente machista, que debe hacerse cargo de su muerte. Y también de los pibes que murieron en temporadas pasadas y los que volverán a morir en las venideras.

(*) Publicado en Página12 el 22/1/2020 - Reproducido por Río Bravo